Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La CIG se moviliza por sueldos dignos y contra el empobrecimiento de la clase obrera

El sindicato nacionalista acudirá en solitario a la manifestación del 1 de Mayo en Vilagarcía

Concentración de la CIG a las puertas de la Seguridad Social en Vilagarcía. Noé Parga

Medio centenar de delegados del sindicato Confederación Intersindical Galega (CIG) se concentraron ayer a las puertas de la sede de la Seguridad Social en Vilagarcía para reclamar salarios dignos y en contra del empobrecimiento al que está siendo sometida la clase obrera gallega. Vilagarcía fue uno de los escenarios que eligió el sindicato para manifestarse y una preparación de lo que ocurrirá el 1 de Mayo, cuando vuelvan a salir a la calle todos los sindicatos. Xoán Xosé Bouzas “Tupi”, responsable de la fuerza sindical, anunció que ese día no habrá una manifestación unitaria, sino que la CIG impulsará la suya, que saldrá a las 12.00 horas de las inmediaciones de la Casa do Mar y recorrerá las principales calles de la ciudad hasta finalizar en la plaza de Galicia.

Tupi insistía en que “todos pensábamos que, después de la crisis provocada por la pandemia, que íbamos a recuperarnos, pero no ha sido así; ha llegado la crisis energética que, como siempre, a quien más está afectando es a los trabajadores y beneficiando al gran capital”. Además, el sindicalista también hace hincapié en que las medidas adoptadas por el gobierno “no dejan de ser un parche insuficiente para los trabajadores mientras no se establezca un tope máximo en el precio de combustibles y energía”. De hecho, volvió a insistir en la necesidad de crear una tarifa eléctrica gallega, como región que “más energía produce y donde la pagamos más cara que los demás”. Tupi insiste en que “se está condenando a los trabajadores a la pobreza si no se igualan los salarios al IPC real y aplicar políticas públicas que beneficien realmente a la clase obrera en lugar de obligarla a que sea la que pague las sucesivas crisis mientras las multinacionales continúan forrándose”.

La concentración de ayer exigiendo salarios dignos, contra la carestía de la vida y denunciando la pobreza a la que se está condenando a la clase obrera no fue la única que protagonizó la CIG en la comarca de O Salnés.

Sobre las 14.15 horas, delegados sindicales se concentraron a las puertas de la fábrica de Atunlo de O Grove para denunciar el despido de 14 trabajadores “sin previo aviso”. La firma lo justifica en un descenso en la demanda del mercado que ha obligado a adaptar la capacidad productiva y garantizar la viabilidad de la empresa.

Compartir el artículo

stats