Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los perros también quieren divertirse

Aumenta la demanda de zonas de ocio y baño para las mascotas

Una joven vilagarciana abandona con su perro la zona habilitada para mascotas de Vilaxoán. | // M. MÉNDEZ

Los arousanos, y no pocos turistas que disfrutaron de la Semana Santa en la comarca, reivindican en diferentes ayuntamientos la puesta en marcha de más zonas exclusivas y debidamente acondicionadas para el disfrute de sus mascotas.

Más exactamente, reclaman espacios “dotados de los servicios que sean necesarios y habilitados para poder pasear tranquilamente a nuestros animales, soltarlos con tranquilidad o permitirles darse un chapuzón”.

O Portiño

Aluden así a la necesidad de crear parques o zonas de juego caninas “en lugares próximos a la costa” , y algunos de los demandantes ponen como ejemplo la existencia de playas como las de O Espiño y O Portiño, en San Vicente do Mar (O Grove) y el espacio reservado para mascotas existente en Vilaxoán (Vilagarcía), también con playa propia.

La playa canina de O Espiño. FdV

Otros aluden al parque canino habilitado hace unos años por el Concello de O Grove en la isla de A Toxa y, en definitiva, los dueños de los animales citan y agradecen la existencia de diferentes lugares aptos para mascotas, aunque bien es cierto, en cualquier caso, que los consideran “claramente insuficientes”.

La demanda de estos espacios parece aumentar “porque cada vez hay más gente que tiene mascota”, aseguran.

Una joven pasea a su perro en una zona acotada para ello, en Vilagarcía.

Una joven pasea a su perro en una zona acotada para ello, en Vilagarcía. M. MÉNDEZ

Pero también crece la necesidad, aseguran, porque hay playas como A Lanzada, Mexilloeira, Area da Cruz, Major, Montalvo y alguna más, en los Concellos de O Grove y Sanxenxo, donde está expresamente prohibido el acceso de perros desde el 15 de marzo, por tratarse de zonas de cría de una especie protegida y vulnerable como el chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus).

Lo que sucede, como se informaba ayer, y como ya se hizo en numerosas ocasiones anteriores, es que son muchos los perros que campan sus anchas por esas zonas de baño restringidas para animales, de tal manera que sus propietarios se arriesgan a ser sancionados.

Un perro en A Lanzada. M. MÉNDEZ

Es por ello que, para evitar las multas y compatibilizar la protección del chorlitejo con el disfrute de los canes, muchos de sus dueños apuntan a la necesidad de “ampliar las zonas acotadas para que podamos disfrutar al lado de nuestras mascotas”.

Una petición que formulan con la mirada puesta en la próxima temporada estival y, también, apelando a “la sensibilidad y comprensión” de los dirigentes de los diferentes gobiernos locales.

Compartir el artículo

stats