Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cabalgando las olas de A Lanzada

El surf gana adeptos en O Grove

Alumnos y monitores del Grove Surf Club, que cumple diez años, a punto de entrar al agua. | // M. MÉNDEZ

A Lanzada, paraíso de surf. Ese podría ser el titular de esta noticia en la que, una vez más, se incide en la gran cantidad de aficionados a este deporte y cualquier de sus variantes que se acercan a la emblemática playa.

Tanto a la parte correspondiente al Concello de O Grove –la más amplia– como al trozo de arena asignado al municipio vecino de Sanxenxo.

Algunos de los protagonistas de los cursos del club grovense. M. Méndez

Son cada vez más los ciudadanos, de diferentes puntos de España y de todas las edades, que quieren cabalgar las famosas olas de A Lanzada, aunque en este caso no por cuestiones relacionadas con la fertilidad u otras creencias o leyendas, sino por la adrenalina que puede provocar subirse a la tabla y dejarse llevar por el mar.

Una pasión especialmente intensa esta Semana Santa gracias al trabajo que despliegan entidades como la antigua Waipia Surf, que hace un par de años cambió su denominación oficial a O Grove Surf Club.

Sea cual sea su nombre, es un colectivo conocido y de sobrada experiencia, pues para eso cumple este año una década de intensa actividad.

Así transcurrió el Viernes Santo en uno de los principales reclamos turísticos de Galicia: O Grove

Así transcurrió el Viernes Santo en uno de los principales reclamos turísticos de Galicia: O Grove Manuel Méndez

Por aquel entonces se fundó con un objetivo claro que, según dicen sus responsables, sigue siendo el mismo en la actualidad: “Construir una relación emocional con el mar y la naturaleza partiendo de los valores que ofrece el surf, como son el compañerismo, el respeto y la concienciación de los participantes en relación con el medio ambiente”.

Usuarios de la playa y participantes en los cursos de surf, el viernes. M. MÉNDEZ

Y ahí siguen los surferos, animando la extensa playa –unos 3 kilómetros de largo– y contribuyendo a consolidarla como una de las más populares y versátiles de toda España.

Así pudieron constatarlo, durante todo este largo puente festivo, los miles de ciudadanos que pasearon por la orilla del arenal o disfrutaron de las vistas y el contacto con la naturaleza usando la red de senderos de madera que serpentean a lo largo del istmo de A Lanzada.

Compartir el artículo

stats