Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miles de cangrejos en la arena de A Lanzada

Los “patexos” o “pateiros” acostumbran a protagonizar mortandades masivas

Los cangrejos muertos se cuentan por decenas de miles. | // R. GROBAS

Hace unas semanas las intensas corrientes y el viento empujaron sobre la orilla de A Lanzada una red de considerables dimensiones repleta de centollos, muchos de ellos todavía vivos. En días pasados se vivió otro extraño episodio en ese arenal, esta vez protagonizado por pequeños cangrejos.

La playa amaneció cubierta de un manto de crustáceos que parecían conchas amontonadas. Pero, en realidad, eran ejemplares ya muertos de una especie conocida como “patudos”, “patexos” o “pateiros”.

Pueden verse con cierta frecuencia nadando entre aguas en grupos formados por miles de individuos. Incluso pueden ser decenas de miles, cuando llega el momento de sus desplazamientos migratorios.

Los centollos atrapados en una red que aparecieron en A Lanzada. FdV

En otras ocasiones, como sucedió esta vez, se les ve ya muertos, también a millares, esparcidos sobre el litoral de la costa atlántica.

Sucedió hace unos meses en Valdoviño (A Coruña) y también hace justamente tres años en la playa de O Mende, en Teis, donde había sucedido igualmente en noviembre de 2018, aquella vez en la playa de A Punta.

Volvió a ocurrir la semana pasada en el emblemático arenal de A Lanzada, entre Sanxenxo y O Grove, tal y como confirman diferentes testigos, que reconocen lo llamativo e incluso espectacular de la escena.

Alimento de lubinas y pulpo

Hace unos años, a raíz de un episodio similar, el biólogo Manuel Enrique Garci explicaba en FARO que los “patexos” forman parte de las reservas alimenticias de la lubina, el choco y el pulpo.

“Son todo un recurso para las especies que tienen este cangrejo como parte fundamental de su menú”, comentaba.

También aclaraba que los “patexos” realizan grandes migraciones y no es extraño toparse con arribadas masivas a los arenales en las rías durante los meses de verano, siendo mayor el número de machos que el de hembras.

En cualquier caso, no parecen existir motivos de alarma, ya que se trataría de un episodio totalmente natural que está relacionado con cambios bruscos o notables en las condiciones oceanográficas y meteorológicas.

A modo de ejemplo, los vientos de componente norte intensos, como los registrados en los últimos días, junto con una subida brusca de las temperaturas, como también sucedió la semana pasada, pueden considerarse factores suficientes para explicar la mortandad masiva de esta especie.

Así son los pateiros. RICARDO GROBAS

Esto es tanto como decir que lo que sucede a los “pateiros” o “patexos” también está relacionado con el conocido afloramiento costero; el proceso natural mediante el que se renuevan las aguas del interior de las rías, dando entrada en las mismas a ingentes cantidades de nutrientes que, casi siempre, suelen ir acompañados de fitoplancton portador de biotoxinas.

El mismo que, cuando supera los límites tolerables, obliga a cerrar bateas de cultivo de mejillón y bancos marisqueros.

Muerte tras la reproducción

Preguntado por lo sucedido en A Lanzada, el director del Instituto para el Estudio de los Delfines Mulares (BDRI), Bruno Díaz, dijo desconocer este caso en concreto.

Pero entiende que se trataría de “un episodio similar al vivido otros años, protagonizado por una especie de pequeño cangrejo cuyos machos mueren al final del periodo reproductivo, al estar muy débiles”.

Compartir el artículo

stats