Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las toxinas vuelven a llamar a la puerta

El avance de las células provoca un nuevo cierre de bateas

Las instalaciones del Intecmar, en Vilaxoán (Vilagarcía). | // IÑAKI ABELLA

Hace apenas un mes daba comienzo un episodio de afloramiento primaveral que traía consigo una buena cantidad de fitoplancton portador de biotoxinas, lo cual provocó el cierre de las primeras bateas de mejillón de la temporada.

Aquel aumento de células tóxicas asociado a la llegada de nutrientes a las rías remitió pronto gracias al cambio experimentado en las condiciones meteorológicas y oceanográficas, de ahí que las prohibiciones de extracción no fueran a más.

Ahora las toxinas lipofílicas están de vuelta, tal y como confirman los análisis realizados por el Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino (Intecmar) de Vilaxoán (Vilagarcía).

De ahí que el martes se cerraran los polígonos Muros A y Noia A, que se sumaban a los Bueu A1 y Cangas B, donde se prohibía la extracción el lunes.

Dado que en el Muros C ya estaba prohibido extraer mejillón desde el 16 de febrero, puede decirse que a media tarde de ayer eran cinco los polígonos inoperativos en toda la comunidad.

El mejillón de Francia e Italia se descarga en Arousa

El mejillón de Francia e Italia se descarga en Arousa MANUEL MÉNDEZ

No es, ni mucho menos, una situación preocupante. Incluso puede considerarse poca cosa, ya que quedan más de cuarenta polígonos abiertos, con unas 3.000 bateas.

Además, en esta época las descargas están bajo mínimos, ya que el molusco no está aún “en carne”.

Pero no es menos cierto que se trata de un aviso, ya que las mediciones efectuadas por los técnicos del Intecmar dejan entrever que el nivel de células tóxicas irá en aumento en la próximas jornadas y que los cierres afectarán a nuevas zonas de cultivo.

Influencia de la diarreica, la paralizante y la amnésica

El informe técnico sobre identificación y cuantificación de fitoplancton tóxico en agua de mar emitido por el Intecmar ayer confirma un “incremento significativo” de toxinas diarreicas (DSP) en prácticamente todas las rías, con especial incidencia en las estaciones de medición de Ons (Pontevedra), Boca da Ría (Arousa) y todas las de Muros-Noia, entre las que se encuentran las de Esteiro, A Creba, Freixo y As Basoñas.

También hay incremento de células lipofílicas en Arnela (Ares-Betanzos) y Xidoiros (Arousa). Al igual que se aprecian “incrementos” de amnésica (ASP) en Muros, Esteiro y Vilagarcía, junto a una presencia notable de paralizante (PSP) en la estación arousana de Boca da Ría y en Ares.

En las estaciones costeras de medición empleadas por el Intecmar también se constatan variaciones a tener en cuenta. Por ejemplo con incremento de diarreica en Camariñas, Baiona y Barallobre.

Compartir el artículo

stats