Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Peligran aulas en Vilagarcía debido a la caída de la natalidad

El Vagalume pierde una unidad y A Lomba confía en las inscripciones de última hora para mantener las dos de los niños de 3 años | O Piñeiriño espera recuperar la doble línea

Alumnos del CEIP de Rubiáns, durante el desfile de Carnaval por la parroquia. Iñaki Abella

En 2019 nacieron en Vilagarcía 243 bebés, quince más que el año anterior. Pero este ligero repunte de la natalidad no es suficiente para elevar la matrícula en los colegios, ya que la mayoría mantendrán o experimentarán un descenso del número de niños de 3 años, es decir, los que inician su etapa de escolarización. De los centros educativos preguntados en la ciudad, solo tres ganarán alumnado el próximo curso. Son el San Francisco, el CEIP de Vilaxoán y el de A Escardia.

Desde este último colegio comentan que hasta ayer (último día de reserva de plaza) se habían inscrito quince alumnos en cuarto de Infantil (3 años). “Nos mantenemos más o menos como el año pasado, con un aumento de un par de matrículas”, observan desde este centro de una línea.

El de Vilaxoán también ha registrado un incremento, en este caso de tres alumnos, ya que el curso pasado entraron trece de 3 años y ahora han solicitado plaza dieciséis.

El tercer centro educativo de Vilagarcía que gana escolares es uno de los concertados, concretamente el San Francisco. Según los datos facilitados por el propio colegio, ha recibido 21 reservas para comenzar en Infantil, cuatro más que hace un año.

Una reciente concentración del colegio San Francisco contra la invesión de Rusia en Ucrania. | // IÑAKI ABELLA

Estos mínimos incrementos no supondrán la apertura de nuevas unidades. No obstante en el CEIP O Piñeiriño están expectantes ante la posibilidad de recuperar la segunda aula de cuarto de Infantil perdida el año pasado, aunque ayer todavía no estaba claro. “Tenemos unas 22 o 23 solicitudes. A ver si llegamos a las 26 para abrir una nueva línea”, confiaba ayer a mediodía el director.

El Vagalume perderá un aula

La que seguro disminuirá una unidad es la Escola de Educación Infantil (EEI) Vagalume. “Teníamos pensado dos aulas para 3 años pero hemos recibido 20 reservas de plaza”, lamenta la responsable del centro. Son cuatro menos que el curso pasado.

Actualmente funcionan cinco grupos: uno de 3 años, dos de 4 y otros dos de 5. Pero a partir de septiembre habrá uno menos de 4.

Este colegio de la zona escolar de A Lomba llegó a tener siete aulas. La caída de la natalidad mermó la matrícula y se cerró una de ellas. El año pasado se clausuró otra, quedándose en cinco, y previsiblemente para el siguiente funcionará otra menos.

En las inmediaciones también ofrece plazas de Infantil el CEIP Arealonga, con una decena de niños de 3 años que comenzarán el cole en septiembre. “En Infantil tenemos una línea y la demanda es similar a la del año pasado”, sostienen desde el equipo directivo.

Este colegio era de línea tres en Primaria pero ya solo quedan dos aulas en la mayoría de cursos. Resisten con tres quinto y sexto. “En primero tenemos sobre cuarenta solicitudes, que se reparten en veinte en cada clase. Ahora las ratios son más altas al pasar de línea tres a dos en casi todos los niveles”, añaden.

Con respecto a A Lomba, cabe la posibilidad de que pierda una unidad de cuarto de Infantil, puesto que ha recibido 19 solicitudes de reserva de plaza para el edificio principal. De mantenerse estas cifras, el colegio pasaría de dos aulas a una.

En el caso del Anexo, centro de una línea, se mantiene como estaba al computar doce peticiones para 3 años.

También en el centro de la ciudad, el Sagrada Familia conserva una demanda muy similar a la del curso pasado. La directora explica que el proceso de admisión ha transcurrido “relativamente bien”, ya que ha finalizado con veinte alumnos en cada una de las dos unidades de cuarto de Infantil. Añade que se han registrado matrículas sueltas en Primaria y Secundaria, como ocurre en la mayoría de colegios sondeados.

En cuanto al alumnado de ESO de las Filipenses, la mayoría suele cursar Bachillerato en el Castro Alobre. No obstante ha habido algún estudiante “que se matriculó en el Bouza Brey” y ha tenido que cambiarse con motivo de su transformación en un centro exclusivo de FP, un proyecto que será una realidad en septiembre.

Fuera del casco urbano de Vilagarcía funcionan, además del CEIP de Vilaxoán ya mencionado al inicio de este artículo, el de Carril y el de Rubiáns. Este último ha recibido una docena de matrículas para el grupo de 3 años, una cifra similar a la del año anterior. Donde sí se ha incrementado el alumnado es en el aula de 5 años.

Por último, en el CEIP Rosalía de Castro la tendencia es la misma, con quince niños inscritos en cuarto de Infantil. “El año pasado nos llegaron estas mismas solicitudes, aunque después fuera de plazo entraron más”, comentan desde el colegio carrilexo.

Más demanda de plazas de necesidades especiales

Desde el colegio público de Vilaxoán advierten del incremento de la demanda de plazas para niños con necesidades educativas especiales. Apuntan que cada curso esta cifra va en aumento. Sin embargo se trata de un incremento que no afecta a todos los centros educativos por igual. Por ejemplo en el CEIP Rosalía de Castro, en Carril, indican que este año las familias no han solicitado ninguna plaza de este tipo, mientras que el año pasado sí que fueron necesarias varias. De hecho un grupo de padres y madres se movilizó para lograr más profesionales especializados con el objetivo de que sus hijos recibiesen una mejor atención.

Se mantienen los comedores escolares y los Planes Madruga

En Vilagarcía disponen de comedor escolar los colegios públicos de A Lomba, Rubiáns, Carril y Vilaxoán, así como los dos concertados de la ciudad: San Francisco y Sagrada Familia. El próximo curso se mantendrán operativos todos los comedores, pues se trata de un servicio que cada vez tiene más demanda. También están muy solicitados los Planes Madruga, destinados a las familias que deben entrar a trabajar antes de la hora de inicio de las clases. “Empezamos este año y funciona muy bien, por lo que repetiremos”, dicen desde el CEIP de Vilaxoán.

Compartir el artículo

stats