Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una "tormenta perfecta" acecha la ría

El precio de la luz y el gasóleo, la huelga del transporte y la guerra sitúan a la comarca contra las cuerdas

La flota arousana , depuradores, conserveras y demás elementos del sector mar-industria viven momentos difíciles. Iñaki Abella

Las rías gallegas se enfrentan a una “tormenta perfecta” que amenaza la estabilidad económica de sus municipios, especialmente en el caso de los costeros. Está mucho en juego en las localidades bañadas por la ría de Arousa, que por ser la más productiva de todas es, también, la más amenazada por la crisis económica mundial que se vive actualmente.

Una crisis que amenaza y ya empieza a afectar al sector mar-industria, que puede ser el más afectado de todos. Aunque no es, ni mucho menos, el único que sufre los efectos, ya que también castiga al tejido industrial de O Salnés –todo tipo de empresas–, al comercio, los autónomos y, en definitiva, al conjunto de la comarca.

Baste como ejemplo decir que al desabastecimiento provocado por la disminución de la productividad, en bancos como los de libre marisqueo, se suma el paro convocado en el sector del transporte, el encarecimiento del combustible, unos precios de la energía eléctrica “de escándalo” y todo cuanto se deriva de la invasión rusa en Ucrania.

Barcos amarrados en el puerto cambadés de Tragove.

Barcos amarrados en el puerto cambadés de Tragove. Iñaki Abella

Con todos estos ingredientes es fácil de entender por qué cerraron ya las primeras empresas y por qué las cofradías de pescadores barajan parar por completo su actividad.

Y esto, quiérase o no, es solo el principio, sobre todo porque ayer se vivieron los primeros problemas con el paro del transporte y todo parece indicar que el seguimiento de esta convocatoria irá a más, por lo que cada día que pase “cerrarán nuevas empresas”, pronostican en el sector mar-industria.


Envío de mejillón a Francia e Italia

Es cierto que esta época del año no es la mejor para este producto, y que la llegada de las biotoxinas va a paralizar de manera abrupta la actividad extractiva. Pero también lo es que el envío de mejillón a países como Francia e Italia puede verse sensiblemente afectado por la crisis actual.

Puede recordarse que, convocados por la Plataforma para la Defensa del Sector de Transporte de Mercancías por Carretera Nacional e Internacional, que carece de representación en el órgano de diálogo con el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), los transportistas iniciaban un paro indefinido.

Los costes estructurales se multiplicaron por diez, haciendo que nuestra actividad sea inviable; a lo que se añade la escasez de materia prima, un coste del combustible que no deja de subir, un alarmante encarecimiento energético y la huelga del transporte

decoration

A esto se suma, como se explicaba anteriormente, que las cofradías de pescadores gallegas pretenden cesar también su actividad –desde el lunes que viene–, lo cual genera una creciente tensión y enorme preocupación en todo cuanto rodea al sector mar-industria en Galicia.

Nerviosismo en aumento

Aunque el Comité Gallego de Transporte ha acordado por mayoría “no secundar el paro promovido por esa autodenominada plataforma”, no cabe duda de que el nerviosismo va en aumento, al igual que el riesgo de desabastecimiento de todo tipo de productos, incluidos los derivados de la pesca, el marisqueo y la acuicultura.

Puede haber un desabastecimiento que afectará a depuradoras, cocederos y al consumidor

Juan Carlos Maneiro - Secretario general de Agade

decoration

Temor al que no es ajena la Asociación Gallega de Depuradores de Moluscos (Agade), que ha convocado reuniones con el sector productor, entre ellas un encuentro con el presidente de la Federación Gallega de Cofradías, y una asamblea general en la que sus socios puedan pronunciarse y decidir qué hacer ante esta crisis.

Compartir planeadoras o barcos también se pone de moda

Compartir coche en desplazamientos por carretera es algo cada vez más habitual. Incluso hay aplicaciones para ello.

De un tiempo a esta parte, los altos costes del combustible hacen que también se compartan planeadoras o barcos para recolectar cría de mejillón o extraer otros recursos.

Se celebrará mañana y servirá “para tomar las medidas que se consideren adecuadas frente a los problemas que tenemos y parecen ir a más”, explica Juan Maneiro, el secretario general de Agade.

Se refiere a que, por un lado, “las empresas tienen enormes dificultades a causa de la escasez de producto y el encarecimiento energético”.

Y, por otro, habla de “la posibilidad de que las cofradías cesen su actividad a partir del lunes próximo”, ya que esto “puede provocar un desabastecimiento notable de materia prima que afectará a depuradoras, cocederos y al consumidor”.

Transporte de mercancías por carretera, ayer.

Transporte de mercancías por carretera, ayer. Iñaki Abella

Algunas ya cerraron

Entre los socios depuradores participantes en esa asamblea general de Agade estarán representadas algunas de las empresas que ya cerraron sus puertas o pretenden hacerlo a corto plazo.

Entre ellas una asentada en A Illa de Arousa, cuyos responsables manifiestan que “en las condiciones actuales es imposible trabajar”.

Lo que quieren decir es que “los costes estructurales se multiplicaron por diez, haciendo que nuestra actividad sea del todo inviable; a lo que se añade el hecho de la escasez de materia prima, un coste del combustible que no deja de subir, un alarmante encarecimiento energético y, por si fuera poco, la huelga del transporte”.

La subida de los costes es brutal, casi prohibitiva, porque se triplicó la factura eléctrica y ahora nos llegan recibos de electricidad de 20.000 euros

decoration

Todo ello “genera unos costes brutales que nos llevarían a repercutirlos en el precio de un producto como el mejillón, y es imposible hacerlo, de ahí que nos veamos obligados a cerrar o a producir con pérdidas”.

“Un paréntesis”

De ahí que empresas como la isleña decidieran “hacer un paréntesis, a la espera de que mejore un poco las cosas, aunque a este ritmo, cuando nos demos cuenta estaremos fuera de juego”.

Otros empresarios de la depuración sugieren que tanto su futuro como el de los mariscadores y bateeiros depende ahora “de cómo evolucionen los costes energéticos, porque si cada día de guerra se multiplican por dos nos vemos afectados tanto nosotros como los frigoríficos, conserveras, los transportistas y todos los que directa o indirectamente vivimos del mar en Galicia”.

Nuestra intención es parar, y ya teníamos que haberlo hecho hace tiempo

Antonio Otero - Patrón mayor de la cofradía de pescadores San Martiño

decoration

En definitiva, que “vamos a esperar acontecimientos, pero continuar como estamos es inviable para nuestro sector y otros muchos, ya que pocos sectores puede haber que no dependan de la energía”, explican en la depuradora isleña aludida, donde por el momento no han prescindido de personal “porque lo tenemos centrado en labores de mantenimiento”.

La flota no aguanta más

En cualquier caso, “no sabemos cuánto tiempo podremos soportar esto antes de tomar otro tipo de medidas, pues tampoco sabemos si este cierre es provisional o tiene que ser definitivo”.

"Necesitamos agua de mar las 24 horas del día, los 365 días del año"

Lo que sí sabe la industria depuradora de moluscos es que en estas empresas “necesitamos agua de mar las 24 horas del día, los 365 días del año, y con estos precios en la electricidad es inviable seguir funcionando, sobre todo si también se dispara el combustible que necesitamos para nuestras carretillas y camiones”.

Las empresas tienen enormes dificultades a causa de la escasez de producto y el encarecimiento energético

Juan Carlos Maneiro - Agade

decoration

En otras depuradoras consultadas ayer reconocen tener ya “importantes problemas para mover la mercancía”, aunque sostiene que “no es algo de ahora, cuando se convoca la huelga del transporte, sino que lo padecemos desde hace un mes, pues tampoco hay producción suficiente y las ventas parecen haberse congelado”.

Galicia despacha cientos de toneladas de mejillón e incrementa su precio en origen

Galicia despacha cientos de toneladas de mejillón e incrementa su precio en origen Manuel Méndez

“Claro que los precios del combustible nos castigan, y además ahora dependemos de los piquetes que puedan encontrar los camioneros a causa de la huelga del transporte, ya que aún estando convocada por una plataforma minoritaria, sin el apoyo de la central nacional, puede causar enormes trastornos”, manifestaban ayer en una depuradora asentada en Vilagarcía.

La misma en la que recalcaban que “la subida de los costes es brutal, casi prohibitiva, porque se triplicó la factura eléctrica y ahora nos llegan recibos de electricidad de 20.000 euros que, además de ser ya inasumibles, se ven agravados por el precio del gasóleo, lo cual supone un castigo enorme para los depuradores”.

No subió tanto el petróleo como para que tengamos que pagar esta barbaridad por el combustible

decoration

La flota no aguanta más

Resulta evidente que la preocupación de los depuradores de moluscos es máxima, como lo es la existente entre pescadores y mariscadores. 

Subasta en la lonja de O Grove, ayer. FdV

“Estamos pendientes de ver cómo evolucionan las cosas y del resultado de las reuniones a mantener con los representantes del Gobierno de España, pero si no hay acuerdo, nuestra intención es parar, y ya teníamos que haberlo hecho hace tiempo”, manifiesta Antonio Otero, el patrón mayor de la cofradía de pescadores San Martiño, con socios de O Grove, Cambados, Meaño, Sanxenxo y Ribadumia.

“No subió tanto el petróleo como para que tengamos que pagar esta barbaridad por el combustible, y si lo estamos haciendo es debido a que hay demasiada especulación y no hay un gobierno que frene los propósitos de las grandes petroleras”, reflexiona el representante del cabildo asentado en la villa grovense.

El mejillón de Francia e Italia se descarga en Arousa

El mejillón de Francia e Italia se descarga en Arousa MANUEL MÉNDEZ

“No compensa”

Tras insistir en que “con estos precios no compensa salir a trabajar”, Antonio Otero señala que si se hizo hasta ahora fue “por hacer algo, y a la espera de que nos pongamos todos de acuerdo para parar, pero insisto en que esta situación no se puede soportar por más tiempo”.

Tanto este patrón como los demás se encuentran a la espera de que la federación nacional de cofradías abandere al sector y se adopten “cuantas medidas sean necesarias" en defensa del mismo. Y la mayoría apuesta por el cese de actividad.

"Clama al cielo"

Los que no lo harán, al menos de momento, son los parquistas de Carril, cuyo presidente, José Luis Villanueva, no oculta su preocupación por la huelga del transporte ni por el precio del combustible, ya que “clama al cielo”. 

“Estamos pendientes de ver cómo evoluciona la huelga del transporte porque tenemos una lonja importante y el marisco hay que distribuirlo, lo cual quiere decir que tanto esa huelga como el precio del combustible nos afectan considerablemente”, asevera el máximo responsable de la OPP-89 Parquistas de Carril.

Compartir el artículo

stats