Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los puertos arousanos, uno a uno

Vilagarcía, puerto de pesca, marisqueo y acuicultura

Con 140 millones de euros se sitúa al nivel de las principales sedes de la bajura gallega

Marisqueo en Carril. INAKI ABELLA DIEGUEZ

Aunque a veces no lo parezca, Vilagarcía también es un puerto de mar en el que priman la pesca, el marisqueo y la acuicultura. Y esto, que a algunos puede pasar desapercibido, es algo a tener muy en cuenta, ya que con 140 millones de euros facturados en dos décadas, esta localidad se sitúa al nivel de villas tradicionalmente ligadas a la flota de bajura.

O Grove tiene los puertos de O Corgo, Pedras Negras y Meloxo; A Illa, los de O Xufre y O Cabodeiro; Boiro, los de Escarabote y Cabo; Ribeira dispone de los de Santa Uxía, Aguiño, Palmeira... A Vilagarcía pertenecen los de Carril y Vilaxoán.

El repaso a la actividad pesquera, marisquera y acuícola de la ría de Arousa que realiza FARO desde hace días se detiene esta vez en Vilagarcía, un puerto en el que se ingresaron 140 millones de euros en las dos últimas décadas por la venta de 20.000 toneladas de productos del mar, en su práctica totalidad bivalvos.

Mariscadoras eliminando algas en la playa de Compostela. Noe Parga

De este modo Vilagarcía se sitúa a la altura de puertos como A Illa, que subastó 16.000 toneladas (142 millones de euros) y muy cerca de O Grove, que en el mismo periodo vendió 17.000 toneladas, aunque por un importe muy superior (152 millones).

También se codea con Cambados, que desde 2001 despachó 33.000 toneladas (144 millones de euros) y, desde luego, está muy por encima de Rianxo, que se quedó en 12.516 toneladas (76 millones de euros).

La localidad vilagarciana supera, asimismo, a la de A Pobra, que se limita a 3.870 toneladas (33 millones de euros) y a Boiro, que en la lonja de Cabo de Cruz vendió 5.845 toneladas, por valor de 57 millones de euros.

“Top ten” de Carril: Almeja, berberecho y anguilas. En Carril son cinco las especies dominantes, con la japónica como referencia indiscutible: 8.172 toneladas des de 2001. Le siguen el berberecho (7.019), la babosa (1.444), la fina (951) y la anguila (164). Testimoniales son las ventas de birollo, lamprea de mar, navaja, relojito y nécora. Pesca de Galicia

Dicho de otro modo, que Vilagarcía ocupa un lugar destacado en el pelotón de cabeza de las lonjas arousanas, entre las que se encuentra Ribeira, que gracias a las descargas de la pesca de altura “juega en otra liga” y se sitúa en unos inalcanzables 739 millones de euros, tras la venta de 579.400 toneladas de mercancía desde 2001.

Lo que sucede es que, en ocasiones, la importancia de Vilagarcía para la pesca, el marisqueo y la acuicultura pasa absolutamente desapercibida porque de lo que se habla es de sus dos puertos de cabecera: Carril y Vilaxoán.

Entre ambos suman los 140 millones de euros antes aludidos, a pesar de que sus operaciones en lonja se limitan a un puñado de especies, mientras que en los demás puntos de primera venta de la ría suelen ser varias decenas.

OPP-89 Parquistas de Carril

La referencia indiscutible es la de Carril, ya que gracias a la cofradía de pescadores y la agrupación de parquistas OPP-89 ha conseguido, en el periodo histórico referenciado, nada menos que 124 millones de euros, gracias a la venta de 18.000 toneladas.

Esto quiere decir que, por sí solo, el puerto carrilexo tira del carro vilagarciano y su papel resulta crucial en el conjunto de la actividad marisquera de la ría, correspondiendo a Vilaxoán las 2.017 toneladas y los 16 millones de euros con los que se completa el balance global de Vilagarcía.

Entre ocho y diez millones al año con un puñado de especies

Desde hace un lustro, la lonja de Carril factura entre 8 y 10 millones de euros anuales. Ni siquiera la pandemia causó daños significativos en su capacidad productora, sin duda gracias al trabajo desplegado por la agrupación de parquistas.

Si se analizan los datos de esta lonja vilagarciana se comprueba que el mejor año de la historia fue 2019, cuando 1.210 toneladas de producto permitieron ingresar más de 10 millones de euros.

“Top ten” de Vilaxoán: Un hueco para la sardina. Las ventas en la lonja de Vilaxoán están dominadas por la almeja japónica, con 794 toneladas desde 2001. Tras ella se cuela la sardina, con casi 429 toneladas, por delante de berberecho (363), babosa (132), choco (39 toneladas), conguito (29), bocarte (23), nécora (23) y camarón (21).

Y en 2020 llegó el COVID, pero aún así Carril lo cerró con 898 toneladas y más de 9 millones de euros, para situarse en 896 toneladas y 8,5 millones de euros al cierre del pasado ejercicio.

Tomando este último año como referencia, procede indicar que se vendieron 380 toneladas de almeja japónica (casi 5 millones de euros) y 476 toneladas de berberecho (cerca de tres millones de euros).

También puede explicarse que desde 2001 la almeja japónica generó 62 millones de euros en la lonja carrilexa, mientras que la fina rozó en el mismo periodo los 20 millones.

35

Las mariscadoras de Carril, al rescate de bivalvos en la playa de Compostela Iñaki Abella

De Vilaxoán puede decirse que sus mejores años fueron 2007 y 2008, con 1,2 millones de euros. El pasado ejercicio fueron 772.000 euros (51 toneladas).

Marisqueo a pie: 90 “carrilexos” autorizados y 240 días de labor

Para seguir adelante con esta actividad, la cofradía de pescadores de Carril tiene autorizado un plan de explotación de moluscos bivalvos en la modalidad de marisqueo a pie a desplegar en las autorizaciones del pósito que se centra en la almeja fina, la babosa, japónica y berberecho.

Del mismo pueden beneficiarse este año y el que viene 90 mariscadores de la agrupación carrilexa, en su inmensa mayoría, mujeres.

Tienen autorizados 60 días de faena en la zona de A Fangueira, comprometiéndose a realizar rareos y traslados para mejora la producción, así como al arado del substrato y a la siembra de especies como la almeja fina y la japónica.

También afrontan actividades de semicultivo como el aporte de áridos y planes de lucha contra especies depredadoras y el furtivismo.

La lonja de Vilaxoán.

La lonja de Vilaxoán. Noe Parga

A mayores, esta misma agrupación tiene permiso para un plan de trabajo en régimen de libre marisqueo, en este caso con 180 días probables de extracción a desplegar en Os Lombos do Ulla y la zona AR-036 de la playa de Compostela y A Concha.

Pueden emplear artes como el “sacho”, rastrillo o “angazo”, la “forquita” y el raño o “gancha a pé”.

Marisqueo a flote: A Fangueira, O Con, As Malveiras, As Briñas y Corbeiro

A esto hay que añadir que Carril tiene treinta embarcaciones y 58 tripulantes con derecho a cota entre los beneficiarios de dos planes de explotación de bivalvos en la modalidad de marisqueo desde embarcación , uno para sus autorizaciones y el otro, en régimen de libre marisqueo.

El primero de ellos , referido a la almeja fina, babosa, japónica, berberecho y almeja bicuda, tiene autorizados 60 días de faena en A Fangueira.

El segundo tiene validez para 150 jornadas, en este caso en zonas de explotación como la de O Corbeiro y la que conforman As Malveiras, As Briñas y O Con.

Como se hace en el marisqueo a pie, los rañeiros de la cofradía carrilexa se comprometen a realizar tareas complementarias para mejorar sus bancos, tales como limpieza de algas, arados, siembras, aportación de áridos y lucha contra la pesca ilegal.

Vilaxoán: setenta mariscadores de a pie y medio centenar de rañeiros

La cofradía de pescadores de Vilaxoán desarrolla un plan de gestión de moluscos en la modalidad de marisqueo a pie y en régimen de autorización participado por setenta personas. Así como uno de marisqueo desde embarcación, en régimen de libre marisqueo, para el que tienen permiso 51 tripulantes, a bordo de 19 naves.

Galicia despacha cientos de toneladas de mejillón e incrementa su precio en origen

Galicia despacha cientos de toneladas de mejillón e incrementa su precio en origen Manuel Méndez

El primero puede desarrollarse durante 175 jornadas entre Punta Ferrazo y Regato Aduana, con subzonas de explotación como las de Borreiros, Corón, Rial, Saíñas, Preguntoiro, Canelas y Castelete. Las especies objetivo son la almeja fina, babosa, japónica, bicuda, berberecho, navaja, longueirón viejo y caramujo.

Los rañeiros disponen de 160 días de faena en la zona sublitoral entre la línea que une Regato Aduana con el islote Gorma y Punta Borreiros, de allí al puerto vilaxoanés y de Punta Castelete a Punta Ferrazo.

Barcos bateeiros en Vilaxoán. M.M.

Acuicultura

Al margen de aludir a esos resultados en lonja, resumir la actividad del sector del mar en Vilagarcía obliga, necesariamente, a hacer una clara referencia a la acuicultura, tanto a la que se practica en los parques de cultivo de Carril como en las bateas de mejillón de la ría.

De ahí que en el puerto carrilexo estén censadas 78 embarcaciones auxiliares de acuicultura, para un total de 121 naves. También destacan las 32 autorizadas para marisqueo y las trece que puede despachar nasa butrón, con la que se pescan, por ejemplo, la anguila y la lamprea del río Ulla.

En el muelle vilaxoanés están censados 65 barcos, 42 de ellos, auxiliares de acuicultura.

La producción acuícola es destacada en Vilagarcía y su ámbito de influencia.

En relación con la acuicultura del mejillón puede recordarse que Galicia fue capaz de comercializar en 2020 casi 233.000 toneladas, por importe de 101 millones de euros. Y la mayor producción correspondió a la provincia marítima de Vilagarcía, con 161.478 toneladas y 67 millones de euros.

Dentro de ella aparece el distrito marítimo de Vilagarcía, con 36.266 toneladas en todo 2020, por valor de 13 millones de euros.

Compartir el artículo

stats