Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los puertos arousanos, uno a uno

A Illa, donde las algas compiten con la almeja y el camarón

Es un puerto con medio millar de naves de cuya lonja salieron 16.000 toneladas de producto desde 2001

Una vista de A Illa y su flota pesquera. Noe Parga

A Illa de Arousa posee uno de los puertos de bajura más importantes de la ría y de Galicia. Al igual que uno de los más destacados en cuanto a descargas de mejillón.

El marisqueo constituye la principal fuente de ingresos, siendo la almeja babosa, la rubia, el relojito, la japónica y el berberecho las cinco especies más importantes en su lonja durante la dos últimas décadas.

Desde 2001 ingresó más de 140 millones de euros por la venta de 16.000 toneladas de producto. En sus autorizaciones marisqueras pueden faenar 375 embarcaciones y 215 mariscadores de a pie.

FARO DE VIGO inicia en A Illa de Arousa un análisis de la actividad pesquera, marisquera y acuícola que sirve para constatar la recuperación del sector del mar tras la pandemia. Al tiempo que pone de manifiesto que, a pesar de la progresiva pérdida de productividad en la ría, sigue siendo uno de los motores económicos esenciales en la comarca.

En el caso del municipio isleño, no cabe duda de que problemas como los vividos en los últimos años en los bancos de libre marisqueo, han lastrado la producción y facturación. A pesar de lo cual, los bivalvos siguen siendo la principal fuente de ingresos de esta rula.

A continuación se resume la actividad en la misma y en el puerto, así como las características de los diferentes planes de explotación autorizados por la Consellería do Mar a la cofradía isleña:

LA LONJA

  • Dos décadas de actividad.

En algo más de dos décadas, desde el año 2001 hasta ahora, la lonja isleña consiguió ingresar más de 142 millones de euros después de vender 16.000 toneladas de producto.

  • Los mejores años.

Los mayores ingresos de la historia fueron los de 2007 y 2008, cuando se despacharon 829 y 902 toneladas de producto, respectivamente, para facturar más nueve millones de euros, en cada anualidad.

Mariscadoras isleñas en plena actividad.

Mariscadoras isleñas en plena actividad. Noé Parga

  • Las peores campañas.

Las facturaciones más bajas están directamente relacionadas con la aparición en escena de la pandemia y la debacle del libre marisqueo en Arousa, ya que tanto 2020 como 2021 se quedaron por debajo de los 5 millones de euros después de vender 640 y 650 toneladas de producto, respectivamente. En 2019, antes de la llegada del COVID, habían sido 757 toneladas (6 millones de euros).

  • Lo más reciente.

De lo que va de año no pueden extraerse demasiadas conclusiones, ya que con el libre marisqueo parado y solo un par de meses de actividad, los registros se limitan a apenas 50 toneladas de mercancía que generaron 304.000 euros.

La referencia más reciente es, por tanto, 2021, que como se explicaba anteriormente fue uno de los peores años.

Del mismo pueden destacarse, como mucho, la venta de babosa y rubia, con 48 y 80 toneladas, respectivamente, que generaron 1,2 millones de euros.

Marisqueo a pie en A Illa. Noé Parga

MARISQUEO A FLOTE

  • Autorizaciones.

El plan de gestión aprobado por la Consellería do Mar para la cofradía de A Illa referido al marisqueo desde embarcación establece la participación de 375 embarcaciones que, con un máximo de tres tripulantes enrolados en cada una de ellas, disponen de 119 días de actividad, a repartir en enero, de abril a septiembre y en diciembre.

Hasta el 31 de mayo podrán faenar de 8.00 a 14.00 horas. A partir de entonces se les autoriza una hora más, desde las siete de la mañana.

  • Zonas de trabajo.

Este plan establece como zona de actuación la que va de O Aguiúncho a Punta Furado y el submareal desde As Sapeiras de Terra hasta Punta Quilme, excluyendo As Aceñas. Esto incluye subzonas como A Canteira, O Bao, Camaxe-Salinas, Xastelas y una parte de la playa de Arnela.

¿Quieres ver cómo se recoge la basura marina?

¿Quieres ver cómo se recoge la basura marina? Manuel Méndez

  • Medidas complementarias.

La cofradía isleña se compromete a que sus mariscadores de a flote realicen rareos, limpieza de algas y basura marina, tareas de acondicionamiento del sustrato mediante el arado del mismo y siembra de almeja babosa y japónica.

Además de desplegar un plan de control de depredadores y adoptar medidas contra el furtivismo.

  • Libre marisqueo.

Todo lo anterior se refiere al trabajo de los rañeiros en las autorizaciones de la cofradía isleña. Pero también disponen de un plan para trabajar en régimen de libre marisqueo, con 102 días de actividad permitida, entre abril y septiembre. Se lleva a cabo entre las líneas imaginarias que unen Punta Arruda con Punta Laño y Punta Carreirón con Punta Cuña Alta y Areoso, así como de Punta Quilme a Punta Aguiuncho.

Descarga de mejillón en O Xufre. Noé Parga

MARISQUEO A PIE

  • Participantes.

El plan de gestión de moluscos para las autorizaciones de A Illa reservada a la modalidad de marisqueo a pie beneficia a 215 mariscadores, la inmensa mayoría, mujeres.

Gráfico de Pesca de Galicia sobre el top ten de las especies en A Illa desde 2001.

Gráfico de Pesca de Galicia sobre el top ten de las especies en A Illa desde 2001.

  • Artes a emplear.

Según la misma autorización, pueden emplear artes como el “sacho, angazo, ganchelo, gancha, forquilla”, cuchillo y raspeta.

  • Especies objetivo.

Mar autoriza la extracción de almeja fina, babosa, bicuda, japónica, berberecho, relojito, caramujo, longueirón viejo, navaja, lapa y el caracol marino "Crepipatella dilatata".

  • Plan de trabajo.

Los mariscadores de a pie isleños tienen 160 días de actividad permitidos durante todo el año para trabajar en el intermareal de Sapeiras de Terra hasta Punta Quilme.

En esa zona se incorporan espacios como Canteira, O Bao, Camaxe, Xastelas, una parte de Arnela, Os Espiños, la playa de O Barco, Punta Revello, Quilme y As Aceñas.

Embarcaciones dedicadas al marisqueo y la acuicultura, amarradas en O Xufre. Noé Parga

  • Medidas complementarias.

Como los mariscadores de a flote, los de a pie deben programar rareos y limpiezas de algas y basura, además de acondicionar el substrato, sembrar almeja babosa y japónica y establecer planes de control de especies depredadoras, exóticas e invasoras.

  • Libre marisqueo.

Como sucede con los rañeiros, los mariscadores de a pie suman a su plan de trabajo en autorizaciones el referido al régimen de libre marisqueo, con ámbito de actuación entre Punta Quilme y Sapeiras de Terra.

28

"Plancton": Así se lucha contra la basura marina en A Illa Manuel Méndez

SOLÉNIDOS

  • Navaja y longueirón.

A los planes de explotación habituales en cualquier cofradía, referidos al marisqueo a pie y a flote, la de A Illa suma varios centrados en los considerados recursos específicos. Uno de ellos se centra en los solénidos, y más concretamente, la navaja y el longueirón viejo.

  • Participantes.

Este plan está reservado a un máximo de 18 embarcaciones con cuarenta buzos enrolados a bordo, quienes deben capturar los recursos aludidos mediante buceo en apnea y con suministro de aire desde superficie.

  • Calendario.

Los submarinistas disponen de 230 días de actividad, con una veda de dos meses consecutivos, entre febrero y junio, en el caso de la navaja, y de un mes para el longueirón entre abril y junio.

  • Zona de extracción.

Los solénidos pueden recogerse desde Sapeiras de Terra hasta Punta Quilme, Areoso, Camallón, Roncadeiras, Punta Testos, Punta Niño do Corvo, Area Secada y de Punta Cabalo hasta O Cantiño.

Descarga de algas en A Illa para su comercialización. Noé Parga

ALGAS

  • Un recurso en alza.

Para seguir haciendo de las algas un recurso emergente, los submarinistas isleños disponen de un plan de trabajo anual a desarrollar entre Punta Salinas y Punta Quilma, Areoso, Camallón, de Punta Testos a Punta Campelo y de Punta Aguiuncho a Punta Furado. Las condiciones de extracción, topes y demás aspectos varían dependiendo de la especie objetivo de que se trate.

Una flota dominada por las naves de marisqueo y las auxiliares de acuicultura

Con 159 barcos auxiliares de acuicultura censados, el de A Illa de Arousa sigue siendo el puerto más importante de Galicia para esta flota, por delante de los de O Grove (145), el boirense de Cabo de Cruz (132), Rianxo (115), Vilanova (81), Carril (78), A Pobra do Caramiñal (76), Ferrol (68), Moaña (58) y Cambados (48).

Esas 159 naves isleñas que, en su práctica totalidad, están relacionadas con el cultivo de mejillón en batea, son parte esencial de su flota, formada por un total de 555 naves.

Aunque las auxiliares de acuicultura no constituyen el segmento más abundante. Las que se llevan la palma son las embarcaciones autorizadas para la práctica del marisqueo, que según el Registro de Buques de Galicia rondan actualmente las 370.

De entre esas pequeñas embarcaciones que amarran en A Illa, sobre todo en el muelle de O Xufre, pueden citarse, por lo mucho que representan, las 16 que se emplean para la extracción de recursos específicos tan importantes en este puerto como las algas, además de la navaja y el longueirón.

ANÉMONAS

  • Nueva experiencia.

La extracción de “Anemonia viridis”, es decir, anémona común, ortiguilla u ortiga de mar, constituye un nuevo reto para los isleños.

  • Participantes.

Están autorizados catorce buzos para trabajar a bordo de siete embarcaciones.

  • Zonas de faena.

La anémona puede recogerse entre Sapeiras de Terra y Punta Carreirón, Areoso, Camallón, Punta Testos, Punta Niño do Corvo, Area Secada y Punta Cabalo.

Esto incluye espacios como Testos-Punta Barbafeita, Canteira 2, O Bao y Arnela.

  • Época y topes.

La ortiguilla de mar puede recolectarse en A Illa mediante buceo en apnea y con suministro de aire desde superficie durante un máximo de 44 días, a repartir entre enero y febrero y desde julio a diciembre.

Se establecen topes de 35 kilos por embarcación y 17,5 más por tripulante a bordo y día de faena.

Clasificación de los bivalvos a su llegada a la lonja isleña.

Clasificación de los bivalvos a su llegada a la lonja isleña. Noe Parga

Un puerto en el que las algas se cuelan entre los principales bivalvos

El puerto de A Illa resulta peculiar porque entre las principales operaciones comerciales de marisco, con la almeja babosa como gran referencia –en cuanto a volumen–, se cuelan también las algas, con hasta tres especies en el top ten de las dos últimas décadas .

Y eso que empezaron a explotarse comercialmente hace relativamente poco. Si se analizan los datos remitidos por la cofradía a la plataforma Pesca de Galicia se constata que, desde 2001, se despacharon en el puerto isleño 3.188 toneladas de babosa, 2.904 de rubia y 2.688 toneladas de relojito.

Siguen a estas especies la almeja japónica, con 1.534 toneladas, el berberecho, con 1.284 y la almeja fina, con 1.076 toneladas.

A continuación, en los puestos 7 y 8 del ranking, aparecen ya las primera especies vegetales, como son el golfo, que superó las 1.005 toneladas, y las algas verdes, con 420.

Incluso superan a una especie “estrella” de la lonja isleña como el camarón común (379 toneladas), cerrando este top ten otra alga, el llamado argazo (328 toneladas).

La diferencia, lógicamente, está en las cotizaciones y, en consecuencia, en los ingresos obtenidos por cada especie. Baste como ejemplo que las tres especies de algas citadas apenas superaron juntas 1,4 millones de euros, mientras que el camarón generó por sí solo desde 2001 unos ingresos que rebasan los 15 millones de euros.

En ese mismo periodo la lonja isleña facturó más de 46 millones de euros con la babosa, 23 millones con la rubia, 5 con el relojito y 12 millones de euros con la almeja japónica.

La que mejor cotiza siempre es la fina, de ahí que con apenas una tonelada se alcanzaran los 29 millones de euros, completándose esta lista con los 3,8 millones obtenidos por el berberecho.

Compartir el artículo

stats