Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rescatan decenas de centollos atrapados en una gigantesca red en A Lanzada

Emerxencias, Policías y ecologistas evitan el saqueo en la playa

Operativo de rescate de los centollos atrapados en la red. | // FDV

Varias docenas de crías inmaduras de centollo fueron salvadas gracias a un operativo en el que participaron efectivos de Emerxencias de O Grove, guardias rurales, Policía Local y ecologistas que no solo devolvieron los ejemplares atrapados en una kilométrica red perdida que llegó a orillas de la playa de A Lanzada sino que impidieron que algunos particulares los sustrajeran para cocinarlos tranquilamente en su casa.

Bruno Díaz, del BDRI de O Grove, señala que gracias a esta rápida actuación llevada a cabo en A Lanzada pudieron recuperarse “más de 250 centollos todavía vivos”, una acción que contó también con la colaboración de “surfistas” que se encontraban en A Lanzada y del propietario del aparejo extraviado, quien se sumó a las labores.

Fueron los ecologistas quienes se pusieron en contacto con los servicios de Emerxencias de O Grove pues la enorme red abandonada suponía un grave problema medioambiental, pero también un riesgo para la navegación si permanece a merced de las corrientes marinas, por lo que había que retirarla.

El descubrimiento se produjo a mediodía de ayer en plena playa de A Lanzada, bastante concurrida para esta época del año debido al ascenso de las temperaturas diurnas. De ahí que no extrañe la picaresca de algunas personas que incluso tuvieron que ser advertidas de que esos ejemplares de centollo atrapados en las redes tenían que ser devueltas al mar cuanto antes y que, por tanto, no podían llevárselos para consumir siquiera, como pretendían algunos de ellos.

Es más, integrantes del BDRI tuvieron que encararse con alguna de estas personas y advertirles de que les denunciarían por sustraer los crustáceos inmaduros en vez de devolverlos al mar para que continúen con su ciclo natural.

Pérdidas económicas

Los ecologistas también han puesto de relieve el peligro medioambiental que supone la pérdida o abandono de redes y otros aperos en el mar pues afectan directamente a la fauna existente.

Y por tanto también supone una enorme pérdida económica para los sectores que cada año se dedican a la captura legal de este tipo de mariscos en la ría, una vez que alcanzan el tamaño comercial. Un cálculo aproximado de casi mil kilos implicaría en unos meses una facturación de en torno a 20.000 euros que se perderían si la red cargada con estos centollos inmaduros terminase ayer sobre la arena de la playa de A Lanzada.

El operativo llevó varias horas a los participantes en la liberación de los crustáceos atrapados, pero también cabe subrayar que varios ejemplares ya estaban muertos o mutilados por lo que deben tenerse en cuenta dichas pérdidas inevitables causada por la basura marina.

Compartir el artículo

stats