Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pintura al óleo, el otro don de Fernando Cobo

El exdirector de la Estación de Hidrobioloxía Encoro do Con expone en Vilagarcía

Dos de las obras de Fernando Cobo expuestas en el Stocolmo 2.0, entre las calles Valentín Viqueira y A Baldosa, Vilagarcía. M. Méndez

Muchos se acordarán de él como fundador y director de la Estación de Hidrobioloxía Encoro do Con, donde desplegó importantes estudios ligados a la calidad de las aguas y embalses como el de Castroagudín, del que se abastece Vilagarcía y donde tiene su sede dicho centro, dependiente de la Universidade de Santiago de Compostela.

Al igual que realizó, dirigió o coordinó innumerables trabajos científicos, como los relacionados con especies como la lamprea y los bivalvos. Pero Fernando Cobo Gradín tiene otra faceta en la que sobresale, la de artista. Ahora algunos de sus cuadros se exponen y venden en la vermutería vilagarciana Stocolmo 2.0.

Fernando Cobo Gradín (Santiago, 1960) es profesor titular de Zoología, Genética y Antropología en la Universidade de Santiago (USC) y doctor en Biología. Se ha convertido en una eminencia en la materia gracias a sus contrastados y solventes trabajos como docente e investigador, de los cuales ha surgido una prolífica obra centrada en el dibujo científico y las ilustraciones de divulgación sobre el medio natural.

Pero este artista, que se inició en la pintura siendo niño, de la mano del pintor santiagués Celso López Octavio, también destaca por una buena cantidad de óleos, que abarcan tanto la figuración como la abstracción.

Las obras de Fernando Cobo Gradín cuelgan hasta finales de marzo en las paredes del Stocolmo. | // M.M.

En sus cuadros se dan la mano el paisajismo y aquel estilo artístico que surgía durante los años 1880 cuando artistas estadounidenses empezaron a pintar paisajes con un tono de atmósfera o neblina, el llamado tonalismo.

El profesor, investigador y pintor Fernando Cobo Gradín, en su taller. FdV

En diferentes páginas especializadas en la vida y obra de los artistas plásticos dicen de él que “en la abstracción, la composición es sólida y dinámica, con un dibujo geométrico próximo a la concepción del arte cinético como un acto de imaginación”.

Y añaden que “en escultura ha realizado modelos micológicos para exposiciones en museos de ciencias naturales”, y también que “ha participado siempre en exposiciones colectivas”.

Esto último ya no es cierto, puesto que cuantos quieran disfrutar de las obras de Fernando Cobo pueden verlas colgadas de las paredes de piedra de la cafetería vermutería Stocolmo 2.0 hasta finales de marzo.

Un cuadro del que fue director de la Estación de Hidrobioloxía. M.M.

Más concretamente, en este local que hace las veces de museo y galería de arte pueden disfrutarse media docena de cuadros de tintes abstractos hechos realidad por el profesor Cobo.

E incluso pueden adquirirse “a precios muy asequibles”, ya que, como él mismo indica, “debemos dar la oportunidad de que el arte pueda llegar a todos”.

El interior de la cafetería vermutería convertida en espacio museístico. M. MÉNDEZ

En cierto modo, esta exposición pictórica constituye una forma diferente de conocer al profesor Cobo, que durante décadas centró sus trabajos de investigación en la hidrobiología, la biodiversidad y la conservación de macroinvertebrados, al igual que en los peces de agua dulce, la biomonitorización de la calidad del agua, la rehabilitación y restauración de ecosistemas acuáticos continentales, invasiones biológicas y el control de cianobacterias.

Compartir el artículo

stats