Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fuego arruína un barco bateeiro tras un cortocircuito por la bomba de achique

El suceso tuvo lugar en la noche del jueves en el puerto vilanovés donde se precisó la intervención de bomberos y otros servicios

El “Constante” terminará en un desgüace en los próximos días. | // I. ABELLA

El incendio de un barco bateeiro sobresaltó la normalidad en la noche del pasado jueves en el puerto de Vilanova. El hecho sucedió alrededor de las 22.00 horas y necesitó de la rápida intervención de los bomberos para evitar males mayores.

El origen del fuego fue un cortocircuito generado a partir del funcionamiento de una bomba eléctrica de achique. José Luis Iglesias, propietario de la embarcación, relata lo sucedido destacando que “me acerqué al barco porque quería achicarle agua y enchufé la bomba. A los cinco minutos noté como un chispazo muy fuerte y cuando me di cuenta ya había mucha llama a mi alrededor”.

A los cinco minutos noté como un chispazo muy fuerte y cuando me di cuenta ya había mucha llama a mi alrededor

José Luis Iglesias - Propietario del "Constante"

decoration

El humo y el fuego despertó la alerta en uno de los bares próximos al puerto que ya dieron aviso de manera directa al cuerpo de bomberos que se personó rápidamente en el lugar, en menos de 15 minutos. A su llegada, el efecto del incendio ya había provocado daños evidentes en los motores y también en la cubierta”.

Afortunadamente, el barco se encontraba fuera del pantalán. Un hecho que evitó que las llamas se propagaran hacia otras embarcaciones con el consiguiente riesgo. De este modo, los daños se redujeron al pecio de la propiedad de José Luis Iglesias sin tener que lamentar tampoco cuestión alguna respecto a la integridad física del marinero.

Momento del operativo desplegado por los bomberos. INAKI ABELLA DIEGUEZ

La embarcación de nombre “Constante” había sido adquirida por el actual propietario hace algo más de cuatro años, si bien se fabricó en 1979. Con una grúa para la realización de trabajos en batea, contaba con casi 16 metros de eslora y cerca de 5 metros de ancho.

Con más de 30 años de antigüedad, su propietario reconoce que “estaba sin actividad y solo le hacía falta mantenimiento. Encendía el motor de vez en cuando y miraba que no le entrase agua. Tenía prevista una puesta a punto en condiciones para renovar todos los permisos y ahora ya queda para el desguace”.

Los daños provocados por el fuego afectaron especialmente a la zona de los motores, pero también al puente y a la cubierta. Una cuestión, que sumada al deterioro por los años, han hecho que el “Constante” haya sido retirado de manera definitiva del mar.

El operativo de los bomberos empleó cerca de una hora en dar por solucionado el incendio en un barco cuyo propietario estimaba en 10.000 euros en lo que respecta a su valor de mercado.

Compartir el artículo

stats