Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Y la costa de las Rías Baixas tembló

Tres terremotos, uno de magnitud 4.6, sacuden el litoral atlántico

Un joven de A Illa señala la zona del temblor. FdV

Asombro, cierto miedo e incredulidad. De esta manera pueden resumirse los terremotos registrados ayer en Galicia, percibidos por buena parte de la población, sobre todo la asentada en la costa atlántica.

Y es que fue ahí, tanto en el litoral coruñés como en el pontevedrés, donde se hizo notar un movimiento sísmico que a las 15.44 horas se había registrado frente a la boca de la ría de Arousa, alcanzando una magnitud de 4.6.

El epicentro se situó en el mar, a 55 kilómetros al oeste de Vilagarcía, y se sintió en también en Tui, A Guarda, Pontevedra, Vigo, las comarcas arousanas de O Salnés y Barbanza, en Muros-Noia y en diferentes puntos de la Costa da Morte.

En definitiva, que fue un sismo mucho más importante que lo que suelen serlo los que se registran en la comunidad, mucho más frecuentes de lo que parece.

Y además ese maremoto no estaba solo, sino que fue precedido por otro de magnitud 3.5, registrado poco antes de las tres de la tarde. Al igual que se producía otro temblor, este de 2.5, minutos después de las cuatro.

Un joven de A Illa señala la zona del temblor. FdV

Las redes sociales se llenaron pronto con todo tipo de referencias a este episodio.

Y los teléfonos de FARO DE VIGO no dejaron de sonar, ya que los lectores querían preguntar qué había pasado en realidad, puesto que habían sido muchos los que habían sentido el temblor, aunque no acabaran de creerlo, ni de asimilarlo.

Como se indicaba ayer en la edición digital de FARO, inmediatamente después de esos temblores, en Vigo y Nigrán la noticia corría como la pólvora a través del boca a boca y los servicios de mensajería instantánea.

Escuché el ruido y noté un movimiento brusco, pero no podía creerme que era un terremoto

decoration

En Santiago de Compostela y en algunas localidades de la parte más oeste de la provincia de Ourense varios vecinos decían haber notado como el seísmo hacía vibrar el mobiliario de sus casas.

Vilagarcía y A Illa

En diferentes localidades de la comarca de O Salnés el suelo también se movió. Cecilia, por ejemplo, es una de las vecinas de Vilagarcía de Arousa que sintieron el temblor, aunque inicialmente no supiera de qué se trataba.

Su casa está situada frente a la playa de A Concha, y fue durante la sobremesa cuando “escuché el ruido y noté un movimiento brusco, pero no podía creerme que era un terremoto”, manifestaba a FARO.

Cecilia, una de las vilagarcianas que escucharon el temblor, junto al televisor que vio moverse. FDV

Desde Vigo a Vilagarcía

Reconoce que incluso miró debajo de la mesa, “por si era mi hijo que me estaba gastando una broma, pero inmediatamente comprendí que, efectivamente, había sido un movimiento sísmico”.

Acabó de creérselo cuando observó que “el televisor empezaba a moverse; fue ahí cuando descarté por completo que pudiera haberme dado un mareo o algo parecido, ya que esa, la de estar como mareada, fue la sensación que noté, a pesar de que estaba sentada”, explicó esta vilagarciana.

Vi que el televisor empezaba a moverse; fue ahí cuando descarté por completo que pudiera haberme dado un mareo o algo parecido, ya que esa, la de estar como mareada, fue la sensación que noté

decoration

“Mejor que una bomba”

“Mejor que haya sido un movimiento sísmico y no producto de la energía liberada por una bomba”, concluyó.

Ante lo que cabe puntualizar que según diferentes fuentes consultadas, la energía liberada por el sismo de ayer fue equivalente a 120 toneladas de TNT.

Desde A Illa, O Grove, Cambados, Vilanova, el centro de Vigo, la ciudad de Pontevedra, Cangas y Combarro también llegaron a FARO testimonios sobre el modo en que los ciudadanos se habían sorprendido con este terremoto.

La estrella marca el epicentro.

La estrella marca el epicentro.

“Estaba en el sofá y se movió todo, por lo que llamé inmediatamente a mi hijo Iago, que estaba en su habitación, para preguntarle si había notado algo y qué había pasado; me respondió que la cama también se había movido”, explica una de las familias isleñas que se sobrecogieron con el temblor.

Tal y como se avanzaba ayer, este terremoto se produce menos de una semana después de que Mondariz fuese el epicentro del segundo mayor sismo de la historia de la provincia de Pontevedra y el mayor de los últimos treinta años en cuanto a magnitud: 3.4 en la escala de Richter.

Ese seísmo, de intensidad II, se llegó a sentir al menos en 23 localidades pontevedresas; entre ellas, Vigo, Ponteareas, Redondela, Sanxenxo, Gondomar y Cangas.

El terremoto de ayer, como se indicaba anteriormente, fue considerablemente más fuerte.

Mapa que muestra el epicentro y la intensidad del sismo. Instituto Geográfico Nacional

“Jamás había notado algo así”, dice un vecino de O Grove

El Instituto Geográfico Nacional daba cuenta ayer de que el terremoto registrado en el mar, frente a la costa de las Rías Baixas, había sido de magnitud de 4.7 y se había producido a un profundidad de 3 kilómetros.

Esos datos fueron revisados minutos después, concretándose que habían sido 4.6 y 0 kilómetros.

Fue, no cabe duda, uno de los movimientos sísmicos más importantes que se recuerdan en la comunidad gallega.

“Jamás había notado algo así”, explicaba un vecino de O Grove. “No es que se pase miedo, pero sí hay respeto, porque no sabes a qué te enfrentas y al principio ni siquiera acabas de creerte que se trate de un terremoto”, añade uno de A Illa.

Compartir el artículo

stats