Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sergas anuncia la colocación de difusores de calor en Fexdega para combatir el frío

Contactará con el Concello de Vilagarcía, propietario del pabellón, para modificar alguna línea eléctrica debido a la potencia de los aparatos

Ayer el mercurio no bajó tanto, aunque seguía lejos de una temperatura de confort. Noé Parga

Instalar difusores eléctricos de calor. Esta es la “previsión técnica” que el área sanitaria de Pontevedra-O Salnés maneja “a corto plazo” para combatir las bajas temperaturas en Fexdega, un punto de vacunación que el Sergas ha recuperado el pasado 15 de enero.

Desde el área sanitaria anuncian que se pondrán en contacto con el Concello de Vilagarcía, propietario de las instalaciones, porque “se requiere de la modificación de alguna línea eléctrica para que funcionen con garantía los térmicos con la potencia asumida”.

Técnicos de la EOXI visitaron esta semana el recinto vilagarciano para comprobar las bajas temperaturas que allí se están registrando y estudiar las posibles medidas a tomar. “Se instaló un equipo de calor en la máquina, pero no cubre la totalidad de zonas a caldear, dado que es muy grande la superficie”, exponen portavoces sanitarios.

Y es que el pabellón tiene unas importantes dimensiones y techos altos, pero no dispone de sistema de calefacción. El Sergas, responsable de la vacunación COVID, espera poder incrementar las bajas temperaturas que están soportando trabajadores y pacientes con los citados difusores de calor. Mientras esto no sea posible, habrá que seguir tirando de abrigo, gorro, bufanda e infusiones para entrar en calor.

Los enfermeros están todo el día en el recinto (doblan turno) a temperaturas que han llegado hasta los seis grados. Ayer por la tarde el termómetro marcaba 12 grados, un registro más alto que en días pasados pero todavía lejos de una temperatura de confort.

Bajan los ingresos por COVID con infección respiratoria

Por otra parte, el coordinador de hospitalización COVID en el área sanitaria, Juan Turnes, indicó ayer que actualmente hay 84 pacientes ingresados en el CHOP (77 en planta y 7 en UCI) y 12 en el Hospital do Salnés, cifras “significativamente mayores que la semana pasada y hace dos semanas”, admitió el médico.

Con todo, quiso aclarar varios factores que apuntan a una evolución relativamente favorable, como la UCI, sin ningún ingreso en los últimos diez días.

Además, de los 77 pacientes en planta del CHOP, casi veinte ya han negativizado y no están aislados. De los 58 restantes (los activos), de los últimos 25 ingresos, solo diez fueron por infección respiratoria (la mitad de ellos no se vacunaron).

Compartir el artículo

stats