Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Concello de Meaño amplía sus dominios

Presenta su oferta para comprar dos parcelas más en la ribera del río Chanca

Entorno del río Chanca, uno de los parajes naturales de Meaño. Iñaki Abella

El Concello de Meaño plantea su oferta para la adquisición de 2.251 metros cuadrados de terreno en Dena para la construcción de un área recreativa.

Se trata de dos parcelas enclavadas en el lugar de Os Pasales, colindantes ambas con el río Chanca, y con una superficie de 1.031 y 950 metros.

La oferta que se traslada es de una compra a razón de 10 euros/m2, por valor de 13.010 y 9.500 euros, respectivamente, sumando así entre ambas un montante de 22.510 euros, dinero que el concello sufragará en base a fondos municipales propios.

La oferta formal, en base al modelo de compra elegido, se estipula puede presentarse hasta el 1 de febrero.

Es la segunda compra de terrenos en la misma ribera del Chanca, por cuanto el pasado verano el concello había negociado ya la adquisición de otras dos fincas, en base a un montante entonces de 27.160 euros. Cierto que, por el momento, sólo se pudo formalizar la parcela de mayores dimensiones, que es de 2.068 metros por valor de 20.680 euros. La segunda, con una superficie de 716, quedó parada por fallecimiento del titular, lo que deja esa venta ahora en manos de los herederos.

De cristalizar la compra de esas cuatro parcelas, el Concello habrá invertido 49.670 euros de sus arcas en la adquisición de un total de 4.765 metros cuadrados.

La operación responde a un proyecto para poner en valor la desembocadura del Chanca. De hecho, en abril de 2021 el Grupo de Acción Local del Sector Pesquero acordó subvencionar el proyecto municipal para ese espacio, que tenía por objetivo construir una senda fluvial por la ribera del río en el tramo de 200 metros que discurre entre la PO-550 y la desembocadura del Chanca en Os Pasales.

Además se pretende reforzar la zona con la creación de un área recreativa y un bosque de ribera, que es el motivo que justifica esta inversión e 49.670 euros para la compra de los citados terrenos.

En el fondo, obedece a una actuación perseguida por el gobierno municipal desde hace años. De hecho la senda de ribera ya pretendió construirla el concello en 2006, con Jorge Domínguez como alcalde.

Compartir el artículo

stats