Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las redes viejas o decomisadas también se reciclan

La otra vida de los "miños"

Un camión traslada los "miños" amontonados en el entorno de las casetas de usos pesqueros. M. MÉNDEZ

Cuando la flota de enmalle de O Grove que se dedica a la pesca del centollo decide “destrallar” (cambiar) sus “miños” y renueva el paño, la red ya inservible se amontona en la zona portuaria de O Corgo dentro de grandes sacos de obra.

Una mujer "destrallando" los "miños". M. MÉNDEZ

Allí permanece hasta que llega el momento de su traslado en camiones hasta un gestor autorizado, que suele ser una empresa asentada en O Cavadelo (Vilagarcía de Arousa).

El traslado de los viejos "miños" desde el puerto. M. MÉNDEZ

Pero no solo se reciclan y/o destruyen las viejas redes que el sector ya no precisa o no puede emplear más, sino también los aparejos ilegales que con demasiada frecuencia se ven obligados a retirar del agua los efectivos de Gardacostas.

Las redes en desuso estaban almacenadas en O Corgo. M. MÉNDEZ

El centollo es una de las especies más castigadas por los furtivos, de ahí que los “miños” sean las redes a las que más recurren.

Compartir el artículo

stats