Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un genio informático nacido en A Illa

Francisco Cardama, a sus 22 años, ha sido reconocido por su brillante expediente en Ingeniería Informática por la Sociedad Española de Excelencia Académica

El joven de A Illa, ayer en Santiago, donde realiza un máster y trabaja como investigador en el CiTIUS. XOAN ALVAREZ

De saltar, correr y jugar en la zona de Testos a ser elegido uno de los mejores expedientes académicos de toda España. Ese es el camino, con muchas otras paradas en medio, que ha recorrido Francisco Javier Cardama Santiago. Un joven de 22 años de A Illa que se ha convertido en todo un valor de futuro para el desarrollo de todo lo relacionado con las nuevas tecnologías.

El reconocimiento por parte de la Sociedad Española de Excelencia Académica ha supuesto para el joven “un orgullo muy grande”. Añade además que “fue muy sorprendente que después de haber acabado la carrera el verano pasado haya sido seleccionado como uno de los mejores estudiantes de España. No era, ni mucho menos un objetivo, pero es algo que reconforta mucho”.

Desde pequeño me llevé muy bien con los ordenadores, pero cuando me di cuenta de por donde encauzaría mi futuro fue cuando empecé a programar en Bachillerato

Francisco Javier Cardama - Ingeniero informático

decoration

El hecho de que el criterio de selección obedezca a un espectro mucho mayor que lo relacionado con la nota académica, es una cuestión que añade plusvalía a tal reconocimiento. Sin ir más lejos, las personas que evalúan los expedientes son catedráticos e investigadores de todas las ramas de conocimiento de universidades de toda España. “Además del rendimiento en la carrera, también se valora el número de matrículas de honor, publicaciones e investigaciones o incluso la trayectoria que traes desde Bachiller. Es una valoración a nivel global que también valora si trabajaste o la participación en Erasmus”, apunta el galardonado.

Tras estudiar Educación Primaria en el colegio Torre y cursar Bachiller en el IES A Basella de Vilanova, el interés de Francisco Cardama por la informática le viene desde bien pequeño. Incluso reconoce un punto de inflexión en su idilio con las nuevas tecnologías tras su paso por el instituto, “desde pequeño me llevé muy bien con los ordenadores, pero cuando me di cuenta de por donde encauzaría mi futuro fue cuando empecé a programar en Bachillerato”.

Francisco Cardama todavía no tiene muy claro hacia donde enfocará su futuro profesional. XOAN ALVAREZ

A ese interés por las nuevas tecnologías se le añadió su facilidad para materias básicas como la matemática o la física, si bien reconoce que echó de menos una mayor especialización durante su etapa académica obligatoria. “En Bachiller hay muy pocas materias relacionadas con la informática y la tecnología. Soy de los que considera que la tecnología es parte de nuestro día a día y no tiene el peso y la trascendencia que debería en materia curricular en los colegios, pero sobre todo en los institutos”.

Posteriormente, con la entrada en la Universidad de Santiago, reconoce que el poder de atracción de la informática, de sus orígenes y desarrollos aplicados, le cautivó por completo. “Lo más estimulante, sin duda, fue ver reflejada en la carrera la gran parte de los sistemas que me rodeaban durante el día a día y sentir como cada vez los entendía mejor. Actualmente todos vivimos abstrayendo un montón de cosas cotidianas y cuanto más me adentraba en esa gran capa de abstracción de la informática más me estimulaba seguir aprendiendo”.

Soy de los que considera que la tecnología es parte de nuestro día a día y no tiene el peso y la trascendencia que debería en materia curricular en los colegios, pero sobre todo en los institutos

Francisco Javier Cardama - Ingeniero informático

decoration

En materia de conocimientos informáticos, abunda Cardama en que “falta especialización y no es normal que no haya ninguna materia de informática hasta acabar los estudios obligatorios es, cuanto menos, decepcionante. Soy de los que creo que se deben enseñar nociones que ayuden a gestionar tus propios datos en internet y a mirar la informática como una herramienta válida si se sabe usar”.

Incluso hace referencia uno de los mejores expedientes académicos de toda España a la postura de muchos padre a la hora de demonizar el uso de las nuevas tecnologías entre los menores. En su opinión, “como todo es algo que hay que aprender a usar con equilibrio. Es un tema que puede traer muchas cosas buenas, pero también malas. Lo que está claro es que cada vez mas hay que convivir con los avances y la modernización y, en ese sentido, la desinformación es lo peor. Lo importante es enseñar y enseñar bien y hacer saber a los menores que hay cosas en las redes que hay que cuidar”.

Apuesta por una mayor presencia de las nuevas tecnologías en los institutos. XOAN ALVAREZ

También se refirió Francisco Cardama al concepto de aislamiento social que se relaciona con el gusto por la informática, “es muy importante tener interacción social. Por muy buen informático que seas, no es conveniente estar cerrado a modo de cueva. Sin ir más lejos, yo saqué la carrera adelante y también estuve de fiesta cuando toca. Creo que la clave es estudiar como si fuera un trabajo, el tiempo necesario, pero sin descuidar lo demás”.

De cara a su futuro profesional, el joven isleño es de los que prefiere ir paso a paso. Sin más hoja de ruta que el seguir apostando por la formación y la investigación como faros. En ese sentido, y después de cuatro años excelentes que desembocaron en su Graduado en Ingeniería Informática, ahora está realizando un máster de Computación de Altas Prestaciones y trabaja a la par como investigador en el Centro de Investigación de Tecnologías Inteligentes de la USC.

19 matrículas de honor y un 10 en el trabajo fin de grado

La elección de Francisco Javier Cardama Santiago como uno de los mejores expedientes académicos del país tiene una incontestable argumentación en forma de notas. Al margen de que hayan sido tenido en cuenta además otros valores actitudinales, en lo aptitudinal la singularidad de su trayectoria está fuera de toda duda. Unas altas capacidades de las que ya quedó constancia con la nota con la que cruzo las puertas de la facultad de Ingeniería Informática. Un 12,78 sobre un máximo de 14 puntos que, unido a su pasión por la computación, hacía presagiar éxito en su trayectoria universitaria. Lo que se hacía más difícil de atisbar es que fuese incluso capaz de mejorar sus prestaciones a nivel de expediente en la Universidad de Santiago, pero lo logró con una nota media de 9.36 sobre 10 puntos.

El de A Illa también fue parte activa de diferentes movimientos estudiantiles en la USC.

Todo ello después de cuatro años en los que también tuvo tiempo para mostrarse muy activo en materia de lucha por los derechos estudiantiles. Incluso reconoce que también le ha reportado enseñanzas esa inquietud más allá de las aulas, “aprendes a luchar por tus derechos y por mejorar tu educación además de la de futuras generaciones”. Hasta 19 matrículas de honor adornan la trayectoria como estudiante de Ingeniería Informática de Francisco Cardama, convirtiéndose en todo un referente para la comunidad universitaria. No conforme con eso, fue capaz de lograr la máxima nota posible, un 10, en la valoración de su Trabajo de Fin de Grado para ponerle la mejor guinda posible a su carta de presentación ante el mundo laboral. Ahora como voz autorizada en materia de desarrollo informático y sus diferentes aplicaciones, también tiene claro que “tenemos que aprender a usar la tecnología de forma segura. Se están dando pasos adelante en Europa en materia de protección de datos porque la información de cada uno es poder y eso tiene un valor que hay que saber gestionar”.

Compartir el artículo

stats