Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Castrelo de fútbol, fiel a su campo: “Si nos vamos, quedará abandonado para siempre”

El club y el Concello de Cambados buscan una solución ante Costas del Estado

Vista general de la instalación deportiva. | // NOÉ PARGA

El Castrelo Club de Fútbol de Veteranos sigue jugando sus partidos en el viejo campo de tierra de Beiramar. Hace tiempo que las instalaciones quedaron obsoletas y el terreno de juego carece de la suavidad del césped artificial, pero es su hogar deportivo y se niegan a abandonarlo, por mucho que pese sobre él la amenaza del desalojo por parte de Costas del Estado.

“Nosotros vamos a seguir jugando allí”, afirmó ayer sin sombra de duda Leonor Muñiz, tesorera de la directiva del club que preside su hermano, Dionisio Muñiz. “Si nos marchamos, quedaría abandonado para siempre, y no queremos. ¿Cómo vamos a decirle a Costas que queremos luchar por un campo que está abandonado?”, añade.

La instalación deportiva se construyó en la década de los 80 del siglo pasado, y Costas del Estado impidió recientemente llevar a cabo obras de reforma pues se encuentra en terrenos de dominio público, y según sus técnicos no es legalizable ni existe marco legal para extender una concesión temporal a favor del Ayuntamiento.

Hasta ahora se creía que el campo era municipal, y que se había hecho en su día sobre terrenos cedidos por vecinos o ganados al mar, pero cuando hubo que acudir a los archivos en busca de los documentos que avalasen estas tesis, no aparecieron. Por ello, Costas hace valer sus derechos sobre la instalación.

Pero en el club Castrelo de veteranos no se dan por vencidos y siguen haciendo uso del estadio, y más ahora, que la llegada al equipo de varios jugadores nuevos ha espoleado la asistencia de público a los partidos. Precisamente, la directiva del club recibió a última hora de la mañana de ayer la llamada del alcalde de Cambados, Samuel Lago, en la que les comunicaba que había llegado al Ayuntamiento una documentación de Costas que podría ayudar a encontrar una solución al espinoso conflicto.

La ley de 1988

El campo de fútbol de Castrelo empezó a construirse antes de 1988, año en que entró en vigor la actual Ley de Costas. Este dato podría ser importante en la lucha que desde hace meses libran el Ayuntamiento de Cambados y el club de fútbol de veteranos de Castrelo para evitar su clausura y desaparición, pues se encuentra en terrenos de Costas del Estado.

Por sí solo, este dato no es suficiente para salvar el campo, pero podría ayudar a edificar los argumentos del Concello y del club deportivo para su mantenimiento. Sobre esto, el alcalde de Cambados, Samuel Lago, indicó que “ahora sabemos que la obra se había iniciado antes de la entrada en vigor de la Ley de Costas, y que lleva en ese emplazamiento casi 40 años. Es un sinsentido no poder utilizar una infraestructura que ya está hecha desde hace tanto tiempo y tener que construir otra”.

No fue sencillo recabar los datos relativos a la construcción del campo, y de hecho el Ayuntamiento ha tenido que solicitar a Madrid dos proyectos vinculados a la instalación deportiva, de 1982 y 1994. El primero era una petición de permiso para hacer un relleno y construir el campo, mientras que en el segundo se solicitaba la legalización de la instalación. Ninguno de los dos recibió el visto bueno de Costas.

Esa documentación antigua acaba de llegar a Cambados, y podría ayudar a sustentar la solicitud de Concello y vecinos. En cualquier caso, Samuel Lago, opina que la posibilidad más factible de salvar las instalaciones es solicitar la desafectación del terreno, de modo que pase a ser propiedad municipal. Para que ese camino sea viable, hay que justificar que esa parcela carece de uso costero y que el campo en sí no genera ningún tipo de perjuicio ambiental a la zona.

Compartir el artículo

stats