Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La retirada de la cruz falangista de Santa Eulalia ya es cuestión de solo unos días

El Concello adjudicó los trabajos por valor de 10.610 euros a la restauradora vilagarciana Iria López

La Diputación concede una ayuda de 5.916 euros para realizar los trabajos Noé Parga

La cruz falangista en homenaje a José Antonio Primo de Rivera y a los “caídos” del bando nacional en la Guerra Civil será retirada en las próximas semanas. La imagen preside desde hace muchas décadas un lateral de la fachada de la iglesia parroquial de Vilagarcía.

En cumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica y “después de trámites y obstáculos que se prolongaron durante años”, desde el Concello confirman que acaban de aprobar la adjudicación de los trabajos de retirada de la cruz y de los elementos que la acompañan, así como la posterior restauración de la fachada del templo de Santa Eulalia con un presupuesto total de 10.610 euros, de los cuales 5.916 se financiarán con una subvención de la Diputación.

Los trabajos, que llevará a cabo la restauradora vilagarciana Iria López –quien también se encargó de la limpieza de los leones y jarras del Ravella así como del arreglo de la fuente de la Praza de Rafael Pazos de Vilaxoán, entre otras labores– se iniciarán de modo inmediato.

La iglesia de Santa Eulalia de Arealonga es un edificio catalogado como bien patrimonial y arquitectónico a proteger. Por esta razón, cualquier actuación sobre él debe ser revisada y autorizada por la Dirección Xeral de Patrimonio de la Xunta de Galicia. En este caso, el departamento autonómico revalidó en abril del año pasado el permiso concedido en 2004 para retirar la cruz, trabajos que en aquel momento no se llevaron a cabo por faltar la autorización del Arzobispado. En estos momentos ya se cuenta también con este permiso y el gobierno local ya habló con el párroco para comunicarle los planes y también se volvió a dirigir a Patrimonio para informar de la intención de iniciar los trabajos cuanto antes.

Hecha con piezas de granito, el símbolo está engalanado con una corona de motivos vegetales y flanqueada por dos placas en las que aparece un listado de nombres. Sobre ellos, las inscripciones Antonio Primo de Rivera y Por Dios, España y su Revolución Nacional Sindicalista en bajorrelieve. Todo ello con una altura próxima a los cuatro metros.

La retirada de motivos franquistas es una cuestión que se está llevando a cabo en muchos otros lugares. El apoyo económico de la Diputación de Pontevedra está facilitando esta acción que, concretamente en Vilagarcía, ya se viene planteando por diferentes gobiernos desde 1997.

Los trabajos arrancarán la próxima semana

Iria López Baltar será la encargada de dirigir una actuación que, al margen del debate social y político, tiene sus particularidades técnicas. Además de las peculiariades administrativas al tratarse de un trabajo sobre un Bien de Interés Cultural, la necesidad de impactar visualmente lo menos posible sobre el conjunto, es otra de las obligaciones. “Primero tendremos que hacer un trabajo de catas para conocer cuáles son las características de la incrustación y dependiendo de la profundidad que tenga en la piedra de la fachada habrá que utilizar una u otra técnica para su extracción”, apunta la restauradora.

A los trabajos que requiere la cruz hay que añadirle lo que supone la retirada de las diferentes inscripciones. “De lo que se trata es de que el resultado quede visualmente como si en la fachada no se notase el cambio a nivel estético. Además, cada decisión que haya que tomar tiene que contar con la aprobación de Patrimonio, del Concello y del párroco”, afirma Iria López. El inicio de los trabajos está previsto para la próxima semana y se estima una duración de 15 días. El hecho de que actualmente se esté desarrollando una actuación similar en una iglesia de Marín puede condicionar el arranque de las obras debido a la ocupación del cantero encargado del trabajo.

Compartir el artículo

stats