Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cobrar la lotería en A Illa exige paciencia

Enormes colas durante la jornada de ayer en la apertura de la gestora de cobros

Un grupo de padres que integran la gestora de cobros. | // IÑAKI ABELLA

Media hora antes de que abriese la oficina en la que los padres iban a entregar los cheques nominativos por los premios de la Lotería de Navidad de A Illa ya había gente esperando a las puertas del antiguo comercio “Popelín”, situado en la calle Castelao. Poco antes de las cinco y media de la tarde, la cola ya llegaba a otra calle. Muchos eran vecinos de A Illa, pero había gente llegada de fuera, incluso desde Santiago.

Las ganas de cobrar las participaciones premiadas en el sorteo del 22 de diciembre son enormes, pero a los afortunados no les quedará más remedio que armarse de paciencia. El proceso de pago es latoso, y puede llevar un cuarto de hora por persona, pues hay que tomar muchas precauciones para que todo salga bien. Así, antes de canjear las participaciones premiadas por los cheques, hay que comprobar el documento de identidad de los ganadores, que las papeletas son las originales y firmar una serie de documentos.

La oficina abierta por el grupo de padres de la excursión de fin de curso del instituto en la calle Castelao abrió ayer a las 17.30 horas, y la previsión era que atendiese a los vecinos hasta las 20.30 horas. Durante el día de hoy, la gestora repartirá cheques entre las 10.00 y las 14.00 horas, y entre las 16.00 y las 20.00 horas.

Cola de agraciados esperando para canjear sus participaciones. | // IÑAKI ABELLA

El resto de la semana, la gestora atenderá a los vecinos entre las 17.30 y las 20.30 horas. Los padres no se han marcado un máximo de tiempo que funcionará la gestora de cobros en esta ubicación de la calle Castelao, pero será un mínimo de entre dos o tres, tal y como avanzan los promotores. A medida que pasen los días y haya menos afluencia de gente, habría la posibilidad de abrir solo algunos días. “Iremos dejando mensajes a través de la página de Facebook”, señala uno de los progenitores.

Los padres de la excursión se han visto obligados a crear una gestora de cobros porque los bancos se negaron a abonar el dinero de las participaciones, alegando que carecen de personal y de tiempo para afrontar un pago tan repartido, de 16 millones de euros en papeletas de 4.000 euros cada una.

Compartir el artículo

stats