Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La anguila del Ulla espera a febrero en el río Ulla

Los pescadores de Carril y Rianxo podrán pescar solo 5.176 kilos hasta octubre

Plano de las zonas de pesca de anguila en la desembocadura del río Ulla. | // FDV

La Consellería de Medio Ambiente acaba de publicar el plan de aprovechamiento específico de la anguila en la desembocadura del Ulla para la campaña que se inicia el próximo 1 de febrero y que acaba el 31 de octubre.

En la orden se establecen normas generales como el tamaño mínimo de las capturas, fijado en 20 centímetros, con la obligación por parte de los pescadores de devolver al río aquellos ejemplares que no den la talla, así como las anguilas plateadas y otras especies que entren en sus nasas diferentes a las que tienen autorización.

En concreto se subraya que las redes “deberán ser levantadas y revisadas diariamente y deberán vaciarse lo más rápido posible para evitar la muerte de las capturas accidentales” y se añade que queda prohibido “tener más de una red sin vaciar en la cubierta de la embarcación”.

Explican en Medio Ambiente que igual que el pasado año “la cuota máxima autorizada de capturas en la presente campaña es de 5.176 kilogramos para el total de embarcaciones” participantes.

Además establece que el único arte que se podrá emplear para pescar anguila en el Ulla es la nasa-butrón, con un tamaño mínimo de malla de 14 milímetros y un límite de diez nasas por tripulante. Y en este sentido, indican que las nasas deberán ser levantadas y revisadas a diario en el horario habitual de la actividad, establecido entre las 12 horas del lunes a las 12 horas del sábado.

Un plan proteccionista de las especies

La Xunta pone de manifiesto la posibilidad de renovar el plan de explotación de la anguila siempre y cuando se presente con tres meses de antelación a la finalización de la campaña, si bien se expone claramente que nunca podrá afectar al “esfuerzo pesquero autorizado”, es decir que no se podrá superar los poco más de cinco mil kilos autorizados. El citado expediente de renovación requerirá de un informe de la Consellería do Mar para las zonas de desembocadura y, de ser el caso, de los departamentos de la Xunta con competencias en materia de espacios naturales protegidos”.

Recuerdan en la Xunta que la pesca de la anguila es “una actividad profesional tradicional que se desarrolla en algunas zonas de la desembocadura de los ríos gallegos”, entre ellos el Ulla.

Y en este cauce concreto, indica la orden publicada en el Diario de Galicia de ayer, el plan para 2022 fija tres zonas autorizadas: el tramo comprendido entre el puente de Catoira y la línea recta imaginaria que une Punta Palleiro con Punta Grandoiro; el que va de la línea recta imaginaria que une Punta Palleiro con Punta Grandoiro con la línea que une Praia Longa con Punta Seveira; y, la parte del río comprendida entre la línea imaginaria que une Punta Seveira con Punta Rebordexo y su continuación, hasta el faro del dique de Carril, excluída la isla de Cortegada.

En este sentido se señala que a partir del 1 de febrero están autorizados para faenar en esta zona un total de 18 embarcaciones y 37 tripulantes de las cofradías Santiago Apóstol de Carril y Virxe do Carmen de Rianxo. Ambas deberán remitir cada mes a la Xunta los datos de extracción por especie y día trabajado y los justificantes de su venta en lonja, el único medio permitido para comercializar las capturas.

Respecto a las artes de pesca explican que cada una de las caceas de la nasa “deberán estar unidas por una cuerda e irán balizadas según la normativa vigente, llevando en cada extremo una boya de un tamaño mínimo de 20 centímetros”. Y en este sentido se pone de manifiesto que el número de artes de pesca que se emplearán en cada una de las tres zonas no podrá ser nunca superior a diez nasas-butrón por tripulante, con un máximo de 80 por embarcación y por jornada de pesca.

Asimismo se recuerda que las caceas “deberán situarse en dirección paralela a la corriente y no podrán cruzarse ni en el canal ni en la ensenada”. En este sentido la orden establece que deberá programarse el tendido de las artes, de modo que siempre quede libre un largo del río suficiente para el normal movimiento de las especies piscícolas migradoras.

Un total de 37 tripulantes autorizados

La renovación del plan fue solicitada por las cofradías de Carril y Rianxo con el propósito de actualizar las relaciones de tripulantes y embarcaciones autorizadas para la presente campaña. Cabe señalar que el anterior plan de explotación era de 2012 y era prorrogado con carácter anual por la Delegación Territorial de Pontevedra. Así, la Cofradía de Carril propuso una lista de once embarcaciones y 24 tripulantes, y la de Rianxo con siete embarcaciones y 14 tripulantes que hacen un total de 18 embarcaciones y 38 tripulantes, si bien la Xunta les indicó que tenían que renunciar a un marinero “de forma que no se superase el esfuerzo pesquero de la temporada anterior”. La renuncia la efectuó Rianxo en una comunicación del pasado 21 de diciembre.

Compartir el artículo

stats