La próxima semana, la Mancomunidade estará presente en Fitur promocionando los atractivos turísticos de la comarca, una cita a la que los alcaldes de O Salnés acudirán en el flamante AVE recientemente inaugurado. Sin embargo, este avance en las comunicaciones con Madrid no puede ocultar que la comarca de O Salnés es una de las que tiene un peor transporte público de Galicia, sin prácticamente conexiones entre municipios lindantes, que obligan a un uso excesivo del coche particular.

De esta situación es consciente la presidenta de la Mancomunidade, Marta Giráldez, que reconoce que “en los próximos días tenemos que sentarnos los alcaldes para analizar esta situación y tratar de reunirnos con los responsables de Infraestruturas para tratar de articular un mejor transporte público en la comarca. Giráldez es clara al respecto, sin transporte público, muchas de las iniciativas en materia turística que impulsa la Mancomunidade pueden encontrarse en riesgo de no poder llevarse a cabo.

“De qué sirve llegar en AVE si después no tienes cómo desplazarte por la comarca, de qué sirve llegar en tren desde Santiago a Vilagarcía en 19 minutos si después no hay conexiones adecuadas para desplazarse hasta Meaño, A Illa y O Grove”, se pregunta la presidenta y regidora de Meis.

Para Giráldez está claro que la comarca de O Salnés no juega en igualdad de condiciones que otros territorios de Galicia, donde “existe un mayor número de frecuencias en el transporte público y muchas más facilidades para que los jóvenes puedan utilizarlo”. Un ejemplo de ello lo pone utilizando a los jóvenes de su propio Concello.

“En Meis, los jóvenes que quieren desplazarse a Pontevedra tienen que abonar billete, mientras que los de Barro, municipio lindante con nosotros, no lo hacen, al estar considerados como área metropolitana de Pontevedra”, explica.

Hay muchos otros ejemplos que dejan al descubierto la ausencia de un sistema adecuado de transporte público en la comarca, como por ejemplo, que los alumnos de A Illa que cursan sus estudios en el instituto A Basella de Vilanova de Arousa tengan que desplazarse al centro escolar en un autobús fletado por sus propios padres al no existir ninguna línea regular en funcionamiento que les deje cerca en el horario adecuado.

Alegaciones todavía sin responder

La Mancomunidade presentó una serie de alegaciones al Plan de Transporte, pretensiones que se centran en cuatro aspectos básicos, aunque hay muchos más que deberían ser mejorados: un plan de transporte público propio, unir todos los núcleos de población de O Salnés, conectar los municipios con sus centros sanitarios de referencia y fomentar la intermodalidad con los servicios ferroviarios en Vilagarcía. Las cuatro propuestas no solo son razonables para el desarrollo del transporte público en la comarca, sino que son la mejor alternativa a lo que hay en estos momentos, un parche que no cubre las necesidades básicas de los vecinos. La Mancomunidade llegó a solicitar la competencia en transporte interurbano para poder diseñar las líneas y analizar la movilidad interna de la comarca, pero nunca se llegó a dar luz verde a esa propuesta.

Un área metropolitana que no triunfó


Desde hace casi una década, la comarca debate sobre la necesidad de poner en marcha un servicio de transporte público por todo O Salnés que sirva para mejorar la movilidad. Sin embargo, esa necesidad nunca se transforma en hechos y se acaban diluyendo en discusiones ideológicas. Así ocurrió a finales del verano de 2018, cuando la Mancomunidade se dividió entre la propuesta de Vilagarcía, de poner en marcha un área metropolitana, con epicentro en esa ciudad que cuenta con estación de autobuses y estación de ferrocarril, o la de la Mancomunidade que presidía el vilanovés Gonzalo Durán, que apostaba porque el ente crease una UTE con una empresa para poner en marcha líneas circulares que atravesasen la comarca y que contemplase los mismos beneficios para los usuarios que si fuese un área metropolitana. En lugar de caminar hacia un acuerdo entre ambas partes que permitiese a los vecinos de O Salnés disponer de un mejor transporte público, el acuerdo se acabó dinamitando y nunca llegó a ponerse en marcha ninguna de las dos propuestas. De hecho Durán llegó a arremeter contra la propuesta de Vilagarcía al tildarla de “un intento de centralización de la comarca sin precedentes”. Si se puso en funcionamiento la nueva distribución de líneas diseñadas por Infraestruturas, un diseño que no ha satisfecho a nadie y que siguió profundizando en el mal endémico que tiene el transporte público en la comarca de O Salnés: sin frecuencias adecuadas y dejando lugares sin ningún tipo de servicio.