Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gripe aviar: pendientes de las gallinas y parrulos

O Grove y Meis apelan a la colaboración vecinal para elaborar el censo de corrales

Un gallinero en San Salvador de Meis. Iñaki Abella

Ahora que está tan de moda en España el debate sobre ganadería intensiva y extensiva, en O Salnés también se habla de ello, pero aplicando el cuento a los gallineros y a la gripe aviar, que desde hace años mantiene en vilo a los propietarios de corrales.

Cuando esta enfermedad parece ir en aumento y se intensifican las medidas de control y confinamiento, son muchos los arousanos que no saben cómo actuar y muestran su preocupación al respecto.

Y todo mientras en localidades como O Grove y Meis se lanzan bandos informativos animando a la población a darse de alta en el censo de corrales.

Una vecina de Meis muestra su corral. INAKI ABELLA DIEGUEZ

“El problema es que los que tienen cuatro gallinas en casa, ya sea para comer su carne o los huevos que ponen, son personas de avanzada edad que no saben cómo manejar Internet para cumplimentar un censo y que difícilmente van a acercarse a las oficinas del ayuntamiento para inscribirse en el registro de corrales”, advierten los familiares de algunos de vecinos de O Grove propietarios de gallinas, patos y demás aves de corral.

En Meis, existe también una gran preocupación entre los criadores de gallos que participan en la popular feria de Navidad, pues una de las claves de la calidad de su carne es, precisamente, el hecho de que los crían al aire libre, con lo que su alimentación es natural y presentan poca grasa. Pero las actuales restricciones de la Xunta podrían dificultar esta práctica.

En todo caso, vaya por delante que este asunto viene de lejos y que, como se reiteraba ayer en FARO DE VIGO, está prohibida la cría al aire libre de aves de corral en 34 concellos tras la detención de focos de gripe aviar en diversos países de la Unión Europa, entre ellos España.

Concellos de mayor riesgo

Es por ello que se aplican medidas en Zonas de Especial Riesgo (ZER), entre las que se encuentran localidades como A Illa de Arousa, Cambados, Meaño, O Grove, Sanxenxo, Ribadumia y Vilanova de Arousa.

Pero también en las Zonas de Especial Vigilancia (ZEV), de las que forman parte localidades arousanas como Ribeira, Meis y Vilagarcía de Arousa.

Se prohíbe la cría de patos, gansos u ocas junto a otras especies de aves de corral.

Se prohíbe la cría de patos, gansos u ocas junto a otras especies de aves de corral. M.M.

Además de localidades como Pontevedra, A Guarda, Marín, Moaña, Poio, Redondela, Soutomaior, Tomiño, Tui y Vilaboa.

Esto lleva a O Grove, que es uno de los municipios más expuestos de Galicia, dada la estratégica situación geográfica que ocupa en el movimiento migracional de las aves, a apelar de nuevo a la colaboración ciudadana.

Lo hace por mediación de un bando que firma el alcalde, José Cacabelos Rico, en el que anima a los mecos a sumar sus gallineros al registro que se encarga de elaborar la Xunta de Galicia.

En su bando –similar al que hoy mismo pretende lanzar Meis– explica que el pasado año “se detectaron en Europa diversos casos de gripe aviar en aves silvestres y de corral”, lo que llevó al Ministerio de Agricultura “a elevar el nivel de riesgo de aparición del virus de influencia aviar de alta patogenicidad en los municipios españoles que, como O Grove, están incluidos en las denominadas Zonas de Especial Riesgo (ZERs)”.

Un gallinero en O Grove. FDV

De ahí la necesidad de informar a la Xunta de Galicia de la existencia de corrales familiares para elaborar un censo “meramente informativo”, explica el ejecutivo meco.

Se trata de “cubrir un formulario para tener datos sobre la ubicación y características de los gallineros” que permitan intervenir en caso de que se registre un episodio infeccioso, ya que la gripe aviar puede llegar a convertirse en un problema para los humanos, apostillan en el Concello.

Los que tienen cuatro gallinas en casa, ya sea para comer su carne o los huevos que ponen, son personas de avanzada edad que no saben cómo manejar Internet para cumplimentar un censo

decoration

Insisten en que este censo “solo tiene valor informativo y no entraña gasto alguno para los propietarios de las aves de corral”, quienes pueden realizar esta gestión en el edificio administrativo.

Un hombre da de comer a sus gallinas en O Grove, ayer. FdV

Cría prohibida en el exterior

En relación con la nueva alerta por gripe aviar, hay que recordar que los dueños de corrales familiares deben tener en cuenta una serie de recomendaciones básicas, como por ejemplo que se prohíbe la cría de aves al aire libre, siendo necesario recluir gallinas, patos y demás aves en instalaciones cerradas y a cubierto.

Se autorizará su mantenimiento en el exterior “siempre que existan telas pajareras o cualquier otro dispositivo” que impida su contacto con las aves silvestres y el acceso de estas a la comida o la bebida.

Como también se prohíbe dar a las aves de corral agua procedente de depósitos superficiales, fuentes u otros lugares a los que pudieran haber accedido las aves silvestres, salvo que a esa agua se le aplique un tratamiento de higienización que garantice la inexistencia de posibles virus da influencia aviar.

Gallinas sueltas en un corral grovense. FDV

A este respecto, puede indicarse que los depósitos de agua que puedan estar situados en el exterior “deberán ser protegidos para impedir que puedan acceder las aves silvestres”, recalcan en el departamento de Medio Ambiente del Concello de O Grove, donde también resaltan que están prohibidas las concentraciones de aves de cualquier tipo, ya sea en establecimientos comerciales, exhibiciones o concursos.

Los criadores meisinos optan por colocar redes y mallas para no tener sus aves encerradas

José Iglesias es un vecino de San Salvador de Meis que tiene un corral para consumo doméstico, en el que cría gallinas o pavos. Hace tiempo ya cubrió con una red la parte de la huerta por la que deja sueltas a las aves, “porque los gorriones le quitaban la comida a las gallinas”, por lo que espera que las nuevas restricciones impuestas por la Xunta no le afecten demasiado.

Un gallinero en Pontearnelas. INAKI ABELLA DIEGUEZ

Él es partidario de tener a los animales al aire libre siempre y cuando sea posible, “porque encerradas no crían tan bien”, y tampoco cumplen su labor de control de plagas o de las malas hierbas.

Iglesias recuerda que en el pasado ya ha habido alertas semejantes por gripe aviar, pero ignoraba que este invierno la situación fuese más preocupante si cabe.

María del Carmen Monteagudo, que es una de las criadoras de gallos de corral que participan en la feria del 22 de diciembre en Mosteiro, afirmaba ayer que está “a la espera de que el Ayuntamiento nos comunique las novedades que pueda haber”.

Una vecina de Meis con sus gallinas y pavos. INAKI ABELLA DIEGUEZ

En estos momentos no tiene aves, pues las vendió todas poco antes de Navidad y no volverá a criar hasta marzo, pero cuando las cuida, las suelta por debajo de una parra.

“Si es necesario, tendré que arreglar colocando una malla por debajo de la parra”, señaló a preguntas sobre qué hará para cumplir las normas que marque la Xunta.

“Estas alertas son habituales. El año pasado ya se pusieron restricciones en varios concellos, pero a Meis no llegaron. No sabemos qué pasará este”,declara.

Para los criadores de aves de corral de Meis, tenerlos al aire libre es fundamental, pues es una de las claves de su engorde y manutención.

Compartir el artículo

stats