Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cronista Oficial de Meis identifica media docena de petroglifos en el monte Castrove

Mario Gallego Rei aplaude la iniciativa de Concello y Diputación de excavar en el entorno del grabado de Outeiro do Cribo

El petroglifo de Outeiro do Cribo, en Meis. | / I.ABELLA.

Uno de los proyectos de puesta en valor del patrimonio más destacados de este año será el que se va a ejecutar en el petroglifo de Outeiro do Cribo (Armenteira, Meis) y en su entorno. Una de las incógnitas que pretenden resolver los técnicos es si existen más grabados a los pies del que se conoce actualmente, ocultos bajo la tierra. El Cronista Oficial de Meis, Mario Gallego Rei, aplaude la iniciativa de llevar a cabo una excavación, pues entiende que es probable que así sea. “Yo mismo he encontrado más de un petroglifo enterrado”, manifiesta este profesor y estudioso local.

El Cronista Oficial de Meis, Mario Gallego Rei. Noé Parga

Gallego Rei ha culminado un trabajo de investigación que ha titulado “Patrimonio artístico e monumental de Meis”, que confía en publicar con el apoyo del Ayuntamiento, y en él ha contabilizado una veintena de piedras grabadas en el término municipal. Solo en el entorno del de Outeiro do Cribo, en las colinas del monte Castrove, ha identificado media docena.

Para el historiador, el petroglifo que el Concello y la Diputación se disponen a poner en valor este año con un proyecto valorado en 30.000 euros es de un gran relieve artístico. Resalta la importancia tanto de las imágenes figurativas, en las que se representa a varios ciervos y a un hombre montado a caballo, como del enigmático laberinto. “Solo se conocen otros dos similares, el de Mogor, en Marín, y otro en Alemania”, indica Gallego.

Hoy en día, existen varias teorías sobre el posible significado simbólico de la representación del laberinto. Hay un mayor consenso a la hora de analizar los grabados figurativos. La imagen del jinete en su montura pasa por ser la primera escena de equitación conocida en O Salnés, lo que indicaría que el caballo es un animal domesticado en el monte Castrove y su entorno desde hace al menos 4.000 años. En el caso de los ciervos, son la representación de un animal que era vital para las comunidades de campesinos de entonces. “Era un animal abundante en esa época, del que se aprovechaba todo, la carne, la piel y hasta los cuernos para hacer armas y herramientas”.

Compartir el artículo

stats