Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un vecino de Armenteira dona al Concello el terreno del petroglifo de Outeiro do Cribo

La cesión gratuita facilita la puesta en valor de la estación rupestre

Imagen nocturna del petroglifo de Outeiro do Cribo

Un vecino de Armenteira ha cedido gratuitamente al Ayuntamiento de Meis la titularidad del terreno de monte en el que se encuentra el petroglifo de Outeiro do Cribo, el ejemplar de arte rupestre más importante de O Salnés junto a los grabados de Bamio, en Vilagarcía. Esta donación altruista allana mucho el camino a la Administración municipal meisina, puesto que al disponer de la titularidad del terreno le será mucho más sencillo hacer obras de puesta a punto y mantenimiento de la estación rupestre. “Estamos muy agradecidos a este vecino, y cuando la situación sanitaria mejore organizaremos un acto para mostrarle este agradecimiento públicamente”, manifestó en la mañana de ayer la alcaldesa, Marta Giráldez.

La Diputación de Pontevedra acaba de hacer públicas las ayudas para rehabilitación de elementos patrimoniales. Se han aprobado en torno a medio centenar de proyectos en la provincia, y el de Meis es el tercero que obtiene más financiación, solo superada por las concedidas a Redondela y Gondomar.

Así, Meis recibe de la Diputación algo más de 21.900 euros, y el Ayuntamiento aportará de fondos propios otros 10.000. Pero para llevar a cabo las obras previstas era imprescindible disponer antes del terreno -ya fuese mediante donación, compra, expropiación o cesión temporal-, y la buena disposición del propietario de la parcela de monte ha facilitado mucho los trámites.

José Ramón Juviño, concejal de Patrimonio de Meis Noe Parga

Marta Giráldez indica que el proyecto presentado por el Concello de Meis contempla una serie de acciones enmarcadas en la estación rupestre de Outeiro do Cribo, pero que de algún modo se extenderán al conjunto de O Castrove, “porque nuestra idea es unir en el futuro los petroglifos con otros elementos que existen en la zona, como una mámoa de grandes dimensiones y otros petroglifos”.

En lo que respecta a los grabados de Outeiro do Cribo, la actuación que ha sido avalada por el órgano provincial se divide en varias actuaciones. La primera consiste en la limpieza de la vegetación y la tala del arbolado que pueda dañar las piedras.

A continuación, se realizará una excavación arqueológica, pues la tesis de los técnicos de la Diputación es que hay más rocas grabadas bajo tierra. Así, las prospecciones se realizarán en la parte inferior del petroglifo que está ahora a la vista y hacia el sur.

Los resultados de esta excavación determinarán los trabajos de la tercera fase del proyecto. En esta, se llevará a cabo una limpieza manual de plantas y hongos que puedan perjudicar las inscripciones, así como de las fisuras que puedan presentar las piedras. También se aplicará un tratamiento biocida para evitar la reproducción del problema a corto plazo.

La última fase, explica Marta Giráldez, consistirá en la de exposición y divulgación propiamente dichas, con la colocación de un panel interpretativo y de dos vallados. El primero de ellos será perimetral, y su función será el de evitar que accedan al interior el ganado, ciclistas o motoristas; y el segundo se situará junto a los petroglifos, para impedir que haya gente que suba a las rocas.

Un tesoro cultural con al menos 4.000 años de antigüedad

Los petroglifos son piedras grabadas con motivos simbólicos, ya sea figurativos (personas, ciervos, caballos) o abstractos (laberintos, espirales). Los hicieron las comunidades campesinas que habitaban Galicia hace entre 4.000 y 5.000 años, y donde más hay es en las Rías Baixas, sobre todo en la franja atlántica y en el valle del río Lérez, en municipios como Campo Lameiro o Cotobade.

En O Salnés, los principales son los de O Salgueiral, en Bamio (Vilagarcía) y el de Outeiro do Cribo. Los incendios forestales de 2006 permitieron descubrir una serie de rocas en el monte Xiabre, cuyo valor artístico está por estudiar. En el caso del de Outeiro do Cribo, destaca por su singularidad artística el gran laberinto, pero todas las figuras en su conjunto poseen interés, enriquecido por la proximidad de dólmenes como “A Casiña do Mouro”, situado en las proximidades de la caseta forestal. Son especialmente llamativas las representaciones de ciervos.

Los tapizados del Salón Noble de Vilagarcía

Los municipios de O Salnés ingresarán en total 54.700 euros procedentes de las ayudas del departamento de Patrimonio de la Diputación. Meis es el que recibe la mayor cuantía, 21.902 euros, lo que supone el 61,4 por ciento de la inversión total. La institución provincial también ha aprobado una aportación de 9.800 euros a favor del Concello de Cambados, para la restauración de la fuente de la plaza de Alfredo Brañas, que fue diseñada por el escultor Narciso Pérez. Ribadumia dispondrá de 3.300 euros para mejorar el entorno de la fuente y el lavadero de O Corvo.

El Concello de Vilagarcía es otro de los mayores beneficiarios de este programa, pues ha recibido 13.982 euros para la reposición de los tapizados del Salón Noble, dependencia de la casa consistorial en la que se organizan algunos actos institucionales y protocolarios. Esta aportación supone el cien por cien de la inversión necesaria. Finalmente, el proyecto presentado por el Ayuntamiento de Vilanova para realizar una excavación arqueológica en el sector sur del castro y del monasterio de Cálago ha recibido una ayuda de 5.650 euros. Otras iniciativas en materia de obras patrimoniales podrán ser costeadas con los fondos del Plan Concellos.


Compartir el artículo

stats