Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Samuel Lago tiene asegurados los votos para ser alcalde, pero el BNG le afea su gestión del relevo

Fátima Abal oficializa su marcha en un pleno de solo once minutos

Fátima Abal, ayer, en su último pleno como alcaldesa de Cambados, con Samuel Lago, y Constantino Cordal, a la izquierda | // NOÉ PARGA

Pasaban once minutos de las nueve de la noche de ayer cuando Fátima Abal Roma dejó de ser alcaldesa de Cambados. Ocurrió en un pleno brevísimo, tras la lectura de su escrito de renuncia por parte del secretario municipal. No hubo discursos, ni turno de palabra entre los distintos partidos políticos, ni margen alguno para las emociones o un somero balance político.

A partir de ahora se abre un nuevo periodo político en Cambados, pero los primeros indicios apuntan a que podría parecerse mucho al anterior. Hay tres fuerzas de izquierdas con votos suficientes para formar un tripartito progresista que gozaría de la tranquilidad de la mayoría absoluta, pero el dicho de que en ocasiones tres son multitud se cumple a la perfección en la villa del albariño. A menos de año y medio de las elecciones municipales, todas las fuerzas examinan con lupa las acciones de los rivales declarados y de reojo las de los hipotéticos aliados.

Salvo sorpresa mayúscula, Samuel Lago se convertirá este sábado a mediodía en el nuevo alcalde de Cambados, aunque esto no significa que Somos y el BNG vayan a extenderle un cheque en blanco. La ejecutiva y la asamblea de Somos Cambados acordaron apoyar al candidato socialista y mantenerse en el gobierno local. Y el BNG también le votará en el pleno, aunque su nuevo portavoz, José Luis González, “Liso”, se mostró ayer muy decepcionado con la gestión del relevo que pilotó el propio Lago.

En primer lugar, el portavoz del BNG puntualiza que el PSOE no negoció con los nacionalistas la marcha de Fátima Abal y el relevo al frente del Ayuntamiento, sino que tan solo se produjeron, “encuentros informales”. “Liso” González también niega que el Bloque aceptase dar su apoyo al socialista a cambio de tener un mayor peso en la configuración de las líneas políticas del ejecutivo local. “Se nos hizo ese ofrecimiento, que nosotros declinamos”. Los nacionalistas abogan por sentarse a negociar periódicamente sobre asuntos en concreto.

Otro hecho que sentó mal en el BNG de Cambados fue el mensaje que PSOE y Somos lanzaron tras su reunión del lunes de que podría haber cambios en las competencias del grupo de gobierno. “Liso” González opina que Samuel Lago no fue coherente ni sincero con el BNG al ofrecer una serie de contrapartidas políticas que después podrían haber quedado en nada.

“Tenemos la impresión de que las dos partes (en alusión a PSOE y Somos) han aprovechado para marcar su terreno pensando en las próximas elecciones, cuando a nosotros nos lo vendieron como una decisión que se tomaba por un problema de salud de Fátima Abal”, afirmó ayer “Liso” González a preguntas de FARO. “Por nuestra parte, Samuel Lago va a ser alcalde. Es un mal menor para Cambados”.

Para el nuevo portavoz municipal del Bloque, de nada vale que cambie el alcalde si el bipartito sigue anclado en las formas del pasado. “Lo que el BNG tiene claro es que en Cambados se gobierna con nueve votos, y lo que esperamos es que el gobierno municipal también se dé cuenta de eso y abandone su política de hechos consumados”.

Lago y Cordal

La versión de Lago es diferente. Según él, el BNG le ha dado el visto bueno al relevo en la alcaldía, a cambio de que los nacionalistas tengan un mayor peso en la definición de las acciones políticas del gobierno local. El virtual nuevo alcalde de Cambados confía en que la renovación en la corporación (el sábado tomará posesión “Liso” González como nuevo portavoz del BNG, pues ayer estaba fuera, en viaje de trabajo), “marque un punto de inflexión en las relaciones” entre las fuerzas de izquierda y que en el futuro haya un mayor entendimiento.

A preguntas de FARO, Samuel Lago también dijo que “es fundamental” que haya algunos concejales con liberación para poder dedicarse a tiempo completo o parcial al trabajo en el Ayuntamiento y que, “no renunciamos” a esa aspiración, si bien avanza que, “no la llevaremos a pleno sin conseguir antes un acuerdo con el BNG”.

En lo que coinciden Samuel Lago y Constantino Cordal es en que a estas alturas del partido, a un año y cuatro meses de que finalice el mandato, ya es tarde para abordar la posible entrada del Bloque en el gobierno municipal. Sobre esto, Cordal manifestó que, “siempre estuvimos abiertos al diálogo, pero a poco más de un año de que acabe el mandato, pensamos que esa posibilidad ya no tendría sentido”. Cordal será precisamente el alcalde en funciones hasta el sábado a mediodía y quien presida la sesión de investidura.

Luis Aragunde: “Es una estrategia política pura y dura, que se hace pensando solo en los intereses del PSOE”

El portavoz del Partido Popular, Luis Aragunde, afirmó sobre la alcaldesa que, “Fátima Abal hizo lo que pudo, pero fue poco”. “Ejerció muy poco de alcaldesa, no coordinaba ni dirigía nada. Tanto en el mandato pasado como en este hubo un descontrol total”.El líder de la principal fuerza de la oposición en Cambados deseó a la ya exregidora una pronta recuperación de su enfermedad y éxito en sus futuros proyectos personales, pero en su opinión el bagaje político de la gestión de Fátima Abal como alcaldesa es pobre. “Dice que Cambados avanzó, que cambió para bien, pero discrepamos profundamente”.

Luis Aragunde afeó a Fátima Abal la paralización del proyecto de la plaza de abastos (“llevan siete años con un proyecto de tres millones de euros parado”), la supresión de las guardias nocturnas de la Policía Local durante los fines de semana, las malas condiciones de algunas instalaciones deportivas o la pérdida de subvenciones de la Diputación por no presentar proyectos. También le reprochó todas las polémicas que se generaron con la llegada del jefe sustituto de la Policía Local, “que fue una persona que contrató ella”.Para Aragunde, los mandatos de Fátima Abal han dejado a los vecinos un mal sabor de boca y como política ya está, “desgastada”, de ahí que en su opinión su marcha obedezca también, “a una estrategia política pura y dura, que se hace pensando solo en los intereses del PSOE”.

Compartir el artículo

stats