Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“otras zonas”

45 toneladas de bivalvos en diez semanas: el libre marisqueo sigue en el pozo

La producción de los bancos comunes de la ría es ahora ridícula

Marisqueo a flote en Os Lombos do Ulla.

Hace un mes se detallaba en FARO DE VIGO que el avance de la campaña de libre marisqueo iniciada en Arousa el 18 de octubre confirmaba el declive de bancos otrora vitales, como Os Lombos do Ulla.

En aquella ocasión se daba cuenta de que los “rañeiros” habían extraído solo 29 toneladas de bivalvos en cinco semanas. Pues bien, la situación no solo no mejora, sino que tiende a empeorar.

Prueba de ello es que una vez alcanzadas las diez semanas de actividad, apenas se han alcanzado 45 toneladas, frente a las 300 o 400 que podían recogerse en ese mismo periodo en los años de esplendor de estos espacios marisqueros comunes.

Vuelve a quedar puesto de manifiesto que estos bancos están agotados y que los mariscadores de a flote les han dado la espalda, tanto los partidarios como los detractores de la asociación Rañeiros da Ría, encargada desde hace años de gestionarlos.

Solo 151 despachos

De ahí que en jornadas como la de ayer solo acudieran a faenar en ellas 151 embarcaciones. Muy lejos de las 500 o 600 que podrían hacerlo en una sola mañana cuando estos bancos sí funcionaban.

Lo más preocupante es lo que sucede en Os Lombos do Ulla, otrora la panacea y ahora una zona marginal para la que ayer solo se despacharon 25 barcos, frente a los 85 habilitados para las llamadas “otras zonas”, que son espacios más pequeños y menos conocidos que antiguamente apenas se exploraban y ahora son el refugio de la mayoría de naves.

Las otras autorizadas ayer para el libre marisqueo se repartieron entre O Bohído (37) y Cabío (4).

56

El libre marisqueo se queda sin oxígeno en Arousa M. Méndez

No debe sorprender a nadie esta escasa afluencia de barcos, teniendo en cuenta los pobres resultados aludidos, ya que desde el 18 de octubre hasta el viernes pasado, los “rañeiros” apenas lograron 3.021 kilos de berberecho, 1.383 de almeja fina, 4.089 de japónica y 15.330 de babosa.

Ese balance, aportado por las propias cofradías a la Consellería do Mar, indica que en el mismo periodo se retiraron de las zonas comunes 15.125 kilogramos de almeja rubia y alrededor de 6.000 de relojito.

Para entender mejor la situación, a continuación se resume lo sucedido en cada una de las zonas:


Os Lombos do Ulla: Un diamante apagado.

Los bancos de Os Lombos do Ulla dejaron hace mucho de ser la joya de la ría para convertirse en una especie de huerto estéril.

De ahí que en diez semanas de libre marisqueo únicamente reportaran 98 kilos de berberecho, 38 de fina, 151 de japónica y un kilo de babosa. ¡Eso es todo!


O Bohído: Un espacio sobreexplotado.

Este banco llegó a ser el relevo perfecto para Os Lombos, pero su sobreexplotación empieza a hacer mella.

De ahí que solo aportara 675 kilos de berberecho, 800 de fina, 1.493 de japonesa, 12.993 de babosa, 89 de rubia y 2.990 de reloj.


Cabío: No da para más.

Siempre fue la Cenicienta del grupo, y ha dejado de serlo gracias al despropósito en que se han convertido Os Lombos. Pero este pequeño banco de A Pobra no da para mucho más.

En lo que va de campaña ofreció 22 kilos de berberecho, 43 de fina, otros tantos de japónica, 1.197 de babosa, 2.424 de rubia y 1.429 de relojito

"Otras zonas": Un salvavidas inesperado.

Las llamadas “otras zonas” han sido el descubrimiento de la campaña actual para muchos “rañeiros”. La necesidad ahoga, y buscar alternativas a los bancos de siempre era inevitable.

De esos otros espacios salieron 2.226 kilos de berberecho, 502 de fina, 2.402 de japónica, 1.137 de babosa, 12.612 de rubia y 1.507 de relojito.

Compartir el artículo

stats