Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vilaxoán

Las lonjas de Arousa cierran 2021 con 27.000 toneladas y 80 millones de euros

Los puertos arousanos generan el 20% del total de Galicia

Descargas de vieira en el puerto de Cambados. Noé Parga

A día de ayer se habían comercializado en las lonjas arousanas 26.635 toneladas de producto por importe de 78,8 millones de euros. Quiere esto decir que, una vez incorporados los datos de ventas aún pendientes de las últimas semanas, y los que resten por sumar hasta el viernes, los puerto de la ría cierran el año con 27.000 toneladas de mercancía y unos ingresos de 80 millones de euros.

Esto representa el 20% del total de Galicia y puede interpretarse como un buen dato. Aunque no lo es tanto si se tiene en cuenta que son cifras que se sitúan por debajo de las 32.249 toneladas y los más de 82 millones de euros con los que se cerró 2020.

Y, desde luego, nada tienen que ver con los registros de 2019, pues ese año previo a la pandemia se cerró en la ría arousana con casi 34.000 toneladas de mercancía que generaron más de 93 millones de euros.

En resumen, que Arousa completa este año con una significativa pérdida de peso que se traduce en 5.000 toneladas y 2 millones de euros menos que el anterior.

La evolución de las ventas en las lonjas arousanas en lo que va de año. Pesca de Galicia

Descenso en las familias de los bivalvos y los peces

Especialmente debido a la caída de los bivalvos y el pescado, ya que de los primeros se obtuvieron 500 toneladas menos que en 2020, cuando ya se había trabajado a medio gas debido al cese de actividad provocado por el estado de alarma que supuso la irrupción de la pandemia.

406 millones en Galicia

A la espera de cerrar resultados, puede decirse que Galicia va a cerrar el presente ejercicio con unos 406 millones de euros facturados en lonja. Es la cantidad obtenida en 61 puntos de primera venta de los que salieron 130.000 toneladas de pescado, crustáceos, bivalvos, cefalópodos y otras especies.


Esas 500 toneladas menos explican un descenso de facturación por la familia de los bivalvos equivalente a tres millones de euros, lo cual, a su vez, sirve para confirmar lo dicho en los últimos meses en cuanto a pérdida de protagonismo del sector, sobre los problemas que atraviesan los bancos de libre marisqueo y en relación con la mortandad de almeja y berberecho, ya fuera por las plagas, la presencia de algas, sobreexplotación u otros condicionantes.

17

La campaña del centollo de O Grove arranca con 4 toneladas el primer día Iñaki Abella

Factores que, en algunos casos, también pueden haber influido en el descenso de ventas de pescado, pues las lonjas de Arousa pasaron de 27.256 toneladas y 32 millones de euros, el año pasado, a las 21.000 toneladas y 29 millones de euros que marcaban ayer los registros aún provisionales de la plataforma tecnológica Pesca de Galicia.

Buen momento para los crustáceos y los cefalópodos

Descensos, estos de los bivalvos y los peces, que se compensan, al menos en parte, con el buen momento de los crustáceos, ya que se vendieron 35 toneladas más que en 2020, generando una facturación de 5,5 millones de euros.

Aunque para compensación, la derivada de la recuperación de los cefalópodos, con el pulpo como estrella, ya que esta familia duplicó este año el volumen de descargas y pasó de 5 a 7 millones de euros en ingresos.

Un centollo en la lonja grovense. Noe Parga

Un buen comportamiento que también se hizo notar en el caso de los equinodermos y las algas, ya que en ambos casos aumentan tanto el volumen subastado como los ingresos obtenidos.

Para entender mejor la evolución de cada una de estas familias, a continuación se resume su comportamiento en las lonjas arousanas:

Bivalvos.-

Especies como la almeja, navaja, berberecho y demás bivalvos generaron este año más de 35 millones de euros gracias a la venta de unas 3.000 toneladas (datos provisionales).

Llegada de vieira al puerto de Tragove (Cambados). Noe Parga

La lonja más importante para esta especie volvió a ser la de Carril, sin duda gracias a la labor de la agrupación de parquistas OPP-89. En este puerto se vendieron 872 toneladas que generaron unos ingresos de más de 8,3 millones de euros. Y aún así, también se nota un sensible descenso respecto al ejercicio anterior, cerrado con 889 toneladas y 9 millones de euros.

Marisqueo en Galicia: así se prepara O Grove para la 'nueva cosecha'

Marisqueo en O Grove MANUEL MÉNDEZ

Tanto o más evidente en lonjas como la de A Illa, que baja de 356 a 238 toneladas de bivalvos; Cambados, que pasa de 494 a 475; y O Grove, que tras vender 285 toneladas de bivalvos en 2020 debe conformarse, al menos de momento, con 278.

Y lo mismo puede decirse de Vilanova, que baja de 279 a 196 toneladas; y Vilaxoán, que durante el año del estado de alarma colocó en el mercado casi 67 toneladas de bivalvos y en el presente ejercicio apenas llega a las 50.

56

El libre marisqueo se queda sin oxígeno en Arousa M. Méndez

En algunos casos esta caída se traduce en un descenso de ingresos. Como sucede en A Illa, que baja de 4,4 a 3,5 millones de euros, y Vilanova, con 3 millones de euros el año pasado y 2,7 millones en el actual.

No es así en puertos como Cambados, que sube de 5 a 5,5 millones, o el de O Grove, que pasa de 3,9 a 4,2 millones de euros.

Peces.-

Esta familia reportó en Arousa unos ingresas, en lo que va de año, cercanos a los 29 millones de euros, después de la venta de 21.000 toneladas. Poco que ver con los más de 32 millones de euros y 27.256 toneladas del pasado ejercicio.

Subasta de pescado en la lonja de O Grove. Noe Parga

El descenso más acusado corresponde a la lonja de Ribeira, que baja de 27.000 a 20.000 toneladas y de 30 a 27 millones de euros. Aunque bien es cierto que esta lonja es siempre una de las que más tardan en incorporar sus operaciones a la plataforma Pesca de Galicia.

En cualquier caso, el descenso también se nota en Cambados, que pasa de 342 a 324 toneladas y de 800.000 a 745.000 euros; y en O Grove, que de vender 183 toneladas de pescado baja a 143, con facturaciones de 906.000 y 892.000 euros, respectivamente.

Arranca la segunda semana de campaña del centollo

Campaña del centollo Manuel Méndez

Cefalópodos.-

Como se indicaba anteriormente, la familia de los cefalópodos es una de las que experimentan mejor comportamiento este año, cuando ha generado ya más de siete millones de euros por la venta de casi 1.800 toneladas.

Muy por encima de los 5,3 millones de euros y 760 toneladas del año pasado.

Una subasta de pulpo. FDV

Al contrario de lo que sucede con los peces, la lonja de Ribeira, una de las cunas gallegas del pulpo, alcanza unos resultados francamente positivos, pues sube desde las 513 toneladas a cerca de 1.600, y de 3,3 millones de euros a 5,3 millones.

Esto compensa la caída experimentadas en la lonja de Cambados, que pasa de las 162 toneladas en 2020 a 148 toneladas en este 2021, mientras que O Grove sube desde las 63 toneladas de cefalópodos hasta las 66.

Crustáceos.-

Por el alto precio que alcanzan la nécora, bogavante, buey, santiaguiño, percebe, centollo y especies similares, la de los crustáceos es siempre una familia destacada en las lonjas, ya que con pocas cantidades consigue altas facturaciones.

De ahí que este año se vendieran en las rulas de Arousa 329 toneladas de producto y se facturaran ya 5,4 millones de euros, frente a las 294 toneladas y 5,3 milllones de euros de 2020.

Destaca el puerto de O Grove, sin duda gracias a su preciado centollo, ya que roza los dos millones de euros tras vender en lo que va de año 109 toneladas de todo tipo de crustáceos, mientras que el año anterior habían sido 1,7 millones de euros y 90 toneladas de mercancía.

Un centollo a la venta en la lonja meca. Noe Parga

Supera incluso a Ribeira, que de momento se conforma con 1,7 millones de euros, a pesar de vender 38 toneladas más de crustáceos que O Grove.

Al aludir a esta familia también hay que citar a Cambados, pues el año pasado vendió menos de 25 toneladas que le reportaron unos ingresos de 293.00 euros, y en el actual superó ya las 32 toneladas y roza por ello los 350.000 euros.

Asimismo, hay que decir que gracias a los precios que alcanza un productos tan navideño como el camarón, la lonja de A Illa ocupa otro de los lugares destacados en este ranking.

Lo hace con casi 445.000 euros facturados por la venta de nueve toneladas de crustáceos, es decir, prácticamente el mismo volumen que el año pasado, pero con unos ingresos de casi 100.000 euros más.

11

Esperanzador arranque de la campaña del erizo de mar en O Grove Manuel Méndez

Equinodermos.-

Especies como el erizo y el carallo de mar son, como se explicó en tantas ocasiones, valores emergentes. De ahí que en Arousa se vendieran este año 179 toneladas, por importe de 1,6 millones de euros. Es decir, 39 toneladas y 400.000 euros más que en 2020.

Algas en el puerto de A Illa.

Algas en el puerto de A Illa. Abella

Algas.-

Aunque en el balance global de las lonjas no tienen una gran trascendencia, las algas son también una familia en auge en la ría. Prueba de ello es que el año pasado se despacharon 329 toneladas, por valor de 252.000 euros, y que en el actual son ya más de 460 toneladas y 344.000 euros.

47

Abundancia de choco y volandeira en la lonja de Cambados Manuel Méndez

Las “rulas” de Ribeira, Carril, O Grove y Cambados lideran el ranking económico

Al analizar lo sucedido en las lonjas de Arousa Norte (Barbanza) y Arousa Sur (O Salnés) en lo que va de año, cuando rozan las 27.000 toneladas y los 80 millones de euros, hay que tener en cuenta que en Ribeira se descargan también las capturas procedentes de la pesca de altura y gran altura. De ahí que lidere siempre, y claramente, el ranking de descargas y facturaciones, con casi 23.000 toneladas y más de 37 millones de euros.

Imagen de archivo de la lonja de Carril. Noe Parga

Pero hay otras “rulas” muy importantes, cuya actividad se resume a continuación:

  • Carril.- El berberecho resiste en la cuna de la almeja

Aunque no por volumen, la lonja de Carril es la más importante de la ría en facturación, por detrás de Ribeira. Y eso que su actividad de limita a un puñado de especies.

Pero ha sido capaz de colocar en el mercado más de 882 toneladas de mercancía que generaron 8,3 millones de euros.

Uno de los parquistas de Carril.

Uno de los parquistas de Carril. FdV

En lo que va de año destaca, por volumen subastado, el berberecho, que con 473 toneladas (cerca de tres millones de euros) parece encontrar en el puerto carrilexo uno de sus últimos reductos.

Al igual que es, lógicamente, una lonja de referencia para la almeja, diferenciándose de las demás por el trabajo que desempeñan los parquistas de la OPP-89.

La almeja japónica ocupa el segundo puesto del ranking de producción, con 371 toneladas, y el primero de facturación, acercándose a los cinco millones de euros.

Le siguen, con 24 toneladas, la fina (734.000 euros), algo más de nueve toneladas de anguilas (103.000 euros) y cuatro toneladas de babosa (74.000 euros).

La lonja de O Grove. Noe Parga

  • O Grove.- Japónica, centollo, erizo de mar y choco, a la cabeza

La lonja meca subastó este año 673 toneladas de producto por importe de 8 millones de euros. Es decir, 27 toneladas menos que en 2020, pero unos 500.000 euros más que entonces.

Al analizar lo sucedido en este puerto hay que destacar su “top ten” de especies más vendidas, liderado por la almeja japónica con casi 152 toneladas (dos millones de euros), el centollo, con 82 toneladas (1,2 millones) y el erizo de mar, con 52 toneladas (516.000 euros).

El siguen el choco, con casi 45 toneladas (300.000 euros), almeja fina, con 38, y especies como la navaja (32 toneladas), berberecho (26), almeja babosa (25), merluza (21) y pulpo (casi 19 toneladas).

La lonja de Cambados. Noe Parga

  • Cambados.- Volandeira y vieira marcan la diferencia

Como los demás puertos arousanos, la actividad marisquera es la gran dominadora en Cambados. Aunque aquí con dos especies diferentes en su top ten, como son la volandeira, situada en el primer puesto, con más de 158 toneladas en lo que va a de año, y la vieira, que ronda las 45.

Al igual que marca diferencias la sardina, que ocupa el tercer lugar del ranking tras venderse 147 toneladas, por detrás de las 154 toneladas de almeja japónica y por delante de 117 de choco.

Gráfico que muestra el buen momento del centollo. Pesca de Galicia

El jurel (57 toneladas), el alga conocida como golfo (56) y almeja fina, con 23 toneladas –la misma cantidad que el pulpo– son otras especies destacadas en cuanto a volumen, completando los diez primeros puestos las 22 toneladas vendidas de berberecho.

Gracias a estas y otras ochenta especies que suman algo más de mil toneladas, la lonja cambadesa consiguió facturar hasta ahora casi 8 millones de euros.

Descarga de algas en el puerto de A Illa. Noe Parga

  • A Illa.- El puerto en el que dominan las algas

Atendiendo al volumen de producción, las algas son la familia más destacada de la lonja isleña. Una especie como el golfo abandera el “top ten”, con 137 toneladas, seguida del argazo, con 113, y las algas verdes, con 109. También está en la lista la correa, con 13 toneladas. En cuanto a las especies más “comunes”, aparecen la almeja rubia (80 toneladas), japónica (37), babosa (36), longueirón viejo (13 toneladas) y almeja fina (12).

Podrían citarse otras diez especies más vendidas en esta lonja para decir que todas ellas suman unas 623 toneladas y cerca de 4,3 millones de euros.

La lonja de Vilanova. Noe Parga

  • Vilanova.- El longueirón se cuela entre la almeja

En este puerto arousano el longueirón viejo y el berberecho, con alrededor de 18 toneladas en cada caso, se cuelan entre la almeja japónica, que abandera el ranking, con 118 toneladas, y la babosa, con algo más de 15.

En lo que va de año también se vendieron más de diez toneladas de almeja fina en la lonja vilanovesa, de la que salieron una veintena de especies que sumaron 205 toneladas y reportaron 2,8 millones de euros.

La lonja de Vilaxoán. Noe Parga

  • Vilaxoán.- Un punto de venta que lucha por subsistir

La de Vilaxoán es la lonja con menores operaciones en la ría de Arousa: Cerca de 50 toneladas y 752.000 euros. Pero, aún así, trata de mantenerse a flote. Lo hace con especies como la almeja japónica, que supuso casi 39 toneladas en lo que va de año. Le siguen el berberecho (apenas ocho toneladas), la almeja fina (algo más de dos), la babosa, con 222 kilos y la sardina, con 114 kilogramos.

Compartir el artículo

stats