Los efectivos de emergencias acudieron esta madrugada a un accidente en la V.G. 4.2, a la altura de la rotonda de Os Castaños, en Ribadumia, donde un vehículo se salió de la calzada y quedó empotrado en el guardarraíl. El conductor y único ocupante del vehículo pido salir por su propio pie y, afortunadamente, no requirió asistencia sanitaria, pero retirar el vehículo no fue sencillo. El personal del servicio de Emerxencias de Cambados tuvieron que utilizar las máquinas de excarcelación para retirar el coche del guardarraíl, al haber quedado aprisionado. Durante la actuación, la Guardia Civil se vio obligada a regular el tráfico desde las 00:45, hora del siniestro, hasta que el vehículo fue cargado en una grúa.