Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jornadas de felicidad y estrés para los loteros de A Illa

Núñez y Allo gestionan el cobro de las participaciones mientras afrontan la venta de lotería para el Sorteo del Niño

Manuel Núñez, durante las celebraciones de la lotería del pasado miércoles. Iñaki Abella

Todavía no se han abierto las puertas de la Administración de Lotería número 1 de A Illa, pero frente a ella ya hay un ajetreo importante, con un buen número de personas que se acercan para saber cómo van a cobrar el cuarto premio que ha dejado el 91.179, algún reintegro y, sobre todo, para adquirir lotería para el próximo sorteo del Día de Reyes. Todavía afónicos de las emociones vividas el día anterior, Manuel Núñez y Cristina Allo, afrontaron una jornada intensa en la que “se mezclaban sensaciones, la de la alegría por todo lo vivido el día 22 y el estrés por tener que atender a todo y hoy hemos tenido hasta colas delante de las puertas”.

No en vano, la proximidad del sorteo del Niño y el haber sido de las pocas administraciones que han repartido un premio importante en la comarca se ha convertido en el mejor efecto llamada para la venta de décimos. Al mismo tiempo, los dos loteros también están negociando con una entidad bancaria la forma de pago de los premios y el procedimiento que deben seguir los afortunados para cobrar el premio que ha dejado el 91.179. “Esperamos que la próxima semana la gente pueda comenzar a cobrar las participaciones y a disfrutar de un premio que nos ha dejado tan buen sabor de boca por lo repartido que ha estado”, explicaba ayer Núñez.

Lo que sí ha comenzado a repartir son los premios pequeños, las pedreas y reintegros que “muchos aprovechan para adquirir otros décimos para otros sorteos, sobre todo el del Niño, a ver si se repite la suerte”. Los propietarios de la Administración viven todavía en un sueño del que no se quieren despertar, el de haber repartido casi 16 millones de euros durante el sorteo de la Lotería de Navidad del pasado miércoles al haber vendido una serie completa del 42.833 por ventanilla y 786 décimos del 91.179, los dos cuartos premios del sorteo. Este último fue el que más dinero dejó en A Illa de Arousa, con un total de 15,7 millones de euros, todos ellos muy repartidos. El número acabaría siendo elegido por el propio Núñez y por Teresa Barreiro, una de las madres de 41 jóvenes de 4º de la ESO del IES A Illa, para ser vendido en participaciones con las que financiar el viaje de fin de curso. Ninguno de los dos se imaginaba aquel día que convertirían en realidad la ilusión y que llevarían la suerte a un buen número de hogares del municipio. No en vano, muchos de los vecinos de A Illa, colaboraron con los jóvenes que vendieron una media de dos y tres talonarios de 50 participaciones cada uno.

La anterior ocasión en que había sucedido algo semejante, salvo premios muy puntuales, fue hace 23 años, cuando el antiguo bar A Chabola repartió 2.300 millones de las antiguas pesetas entre sus clientes al haber vendido décimos de un segundo premio. Después de tantos años, la suerte volvía a sonreír este año a los vecinos de A Illa.

Compartir el artículo

stats