Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Portos paraliza la nave de O Aguiúncho al faltar todavía la licencia para su ejecución

El pasado 27 de noviembre vecinos de A Illa se manifestaron en contra de esta nave. | Noé Parga

El pleno extraordinario celebrado en A Illa para tratar la polémica construcción de una nave de invernaje en O Aguiúncho se ha saldado con el anuncio de la paralización de la obra y la unánime postura de PSOE, PP y BNG de encontrar un argumento técnico de peso para que el proyecto se revoque de manera definitiva a tenor del rechazo popular.

Fue el propio alcalde, Carlos Iglesias, quien informó de la decisión a instancias de Portos de Galicia. Una decisión que el propio regidor aprovechó para señalar que “si ellos deciden parar la obra es porque Portos es el que tiene las competencias totales de una obra que se hace en suelo portuario, pero eso a nadie, ni al PP ni al BNG parece interesarle”.

El asunto se abordó en el pasado pleno en un ambiente de gran crispación

decoration

En un ambiente de crispación puesto que los portavoces de PP y BNG, Juan José González y David Mochales, recriminaron la inacción del Concello a la hora de postularse en contra de la obra de Outros Adaxes y por no presentar ninguna alegación en tiempo y forma. González Vázquez subraya a este respecto que “el alcalde sabía desde hace año y medio de las intenciones de la empresa y no hizo ni siquiera una junta de portavoces para informar de la situación. Se concedió la licencia de obra sin más”.

En este sentido, el propio Carlos Iglesias insiste en que “el principal y único responsable de que esa nave se haga es Portos de Galicia. Además, en unos terrenos que no tienen ningún tipo de regulación”.

En cuanto al motivo de la paralización de las obras, el alcalde lo atribuye a que la licencia municipal concedida era la referente al proyecto básico, pero no al proyecto de ejecución. Esto todavía tiene que pasar por junta de gobierno antes de su aprobación definitiva.

Esta cuestión lleva al alcalde a señalar que “vamos a estudiar todo muy detenidamente porque si algo queda claro es que nadie en A Illa quiere que se construya allí esa nave”. Por ello, el siguiente paso a dar, tras su aprobación en el pleno extraordinario de ayer, es la elaboración de un detallado estudio técnico y jurídico del proyecto para encontrar una razón que justifique la paralización definitiva de unas obras que tendrán como resultado una nave de la que muchos consideran que atentaría medioambiental y paisajísticamente a todos los niveles.

De momento, la paralización de las obras, iniciadas hace algunas semanas, supone una tensa tregua a la espera que se pueda encontrar un motivo legal que aborte de manera definitiva una nave de lo más polémico.

Compartir el artículo

stats