Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cambados impedirá el acceso en coche a los turistas a varias calles del casco viejo

Constantino Cordal (d.) examina unos planos con los técnicos de Terravanza. | // IÑAKI ABELLA

Muchos cambadeses tienen la percepción de que durante la mayor parte del año se puede circular y aparcar con cierta facilidad en el centro del pueblo. Pero en los meses de verano la situación es completamente distinta: hay días en los que el tránsito se vuelve insoportable y es muy difícil encontrar un estacionamiento medianamente cerca de casa. Así lo han manifestado muchas de las personas que participaron en la encuesta telemática que se convocó con motivo de la elaboración del Plan de Mobilidade Urbana Sostible (PMUS). Técnicos y políticos están de acuerdo en que hay que resolver este problema, de ahí que una de las medidas que se van a implantar en los próximos meses será la de prohibir el acceso en coche a los visitantes por determinadas calles del conjunto histórico y comercial.

El concejal de Tráfico, Constantino Cordal, y dos técnicos de la empresa Terravanza, redactora del PMUS, presentaron ayer el documento en una conferencia de prensa que se prolongó por espacio de dos horas. En ella, dejaron claro que una de las ideas centrales del plan es que hay que favorecer a los peatones sobre los automovilistas, y a los residentes en Cambados sobre los visitantes.

Los residentes tendrán prioridad sobre los visitantes, y los peatones sobre los conductores

decoration

Por ello, algunas de las acciones que se contemplan en el PMUS pasan por evitar el paso y estacionamiento de los vehículos de los turistas por determinados lugares, como las calles interiores de los barrios de San Tomé y Fefiñáns. De este modo, se espera que los residentes puedan circular con mayor fluidez y aparquen con más facilidad. Algunos viales que estarían vetados a los visitantes serán por ejemplo la calle Montesacro -en el entorno del asilo de San Tomé-, o la avenida de Madrid, en el entorno de Fefiñáns.

Constantino Cordal explicó que para articular esta nueva estrategia se habilitará o bien un sistema con cámaras de tráfico o bien con tarjetas para la identificación de los coches de los residentes. También se beneficiarían de esto las personas que acreditasen que su desplazamiento es laboral, o de movilidad reducida. El edil apuntó que estas acciones irán poniéndose en práctica de modo progresivo, pero que estarán “muy avanzadas de cara al próximo verano”.

Asimismo, se propone reservar solo para residentes una serie de aparcamientos en determinadas calles. En la Ribeira de Fefiñáns, por ejemplo, habrá un espacio solo para los vehículos de los empadronados en Cambados (denominado zona verde) y otro en el que de día podrán aparcar personas de fuera (pero con limitación horaria), y de noche estará reservado para residentes (zona mixta).

El documento propone habilitar zona azul en la Ribeira de Fefiñáns y A Calzada y en la parte posterior del centro de salud

decoration

En la conferencia de prensa se hizo especial mención del déficit de plazas de aparcamiento que sufren los vecinos del barrio de San Tomé, puesto que hay pocas casas con garaje y muchas calles son demasiado estrechas. Por ello, se intentará habilitar medio centenar de plazas -solo para empadronados- entre la parte final del paseo marítimo y la alameda.

Implantan la zona azul

Los técnicos que han redactado el PMUS sugieren implantar la zona azul en varias calles, para de este modo estimular los aparcamientos cortos y la disponibilidad de plazas. En el documento se plantea habilitar este régimen de estacionamientos en las franjas más próximas al mar de la Ribeira de Fefiñáns y del Paseo da Calzada y en la explanada existente detrás de la estación de autobuses.

Otras propuestas que pone encima de la mesa el PMUS son la apertura de calles o carreteras nuevas. El objetivo es dotar a Cambados de circunvalaciones que reduzcan el flujo de automóviles por el centro urbano. Así, se proyecta la apertura de dos calles en A Pastora, un nuevo acceso para descongestionar la avenida de Vilagarcía o la ampliación de caminos rurales y pistas entre Castrelo y Vilariño para lograr una conexión directa del tráfico de la atestada PO-550 (Cambados-A Lanzada) con la vía rápida.

En lo que respecta a las vías principales del casco urbano, los técnicos sugieren convertir la avenida de Vilariño en una calle de sentido único, para hacerla más amable para los viandantes y los residentes en los inmuebles circundantes, y se sugiere instalar un semáforo en las inmediaciones de las ruinas de Santa Mariña Dozo, para evitar los embotellamientos que se producen debido al estrechamiento de la carretera.

El PMUS es una herramienta de trabajo, “a diez o quince años vista”, según Cordal, y aboga por los aparcamientos disuasorios en el extrarradio. A modo de ejemplo, se insta a convertir en permanente el aparcamiento para 120 coches que se abre en A Cabana en la Festa do Albariño.

Compartir el artículo

stats