Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un barco mejillonero de 22 metros con grúa de 14

Los planos de la embarcación. F. Carceller

Puede que la crisis frene la construcción de barcos auxiliares de acuicultura y bateas de cultivo de mejillón y ostra. Pero no es menos cierto que cuando se hacen realidad son más modernos y avanzados que nunca.

Puede recordarse, a modo de ejemplo, que el grovense Diego Portela botó en verano de 2020 el “Jocar Tres”, un innovador y espacioso barco mejillonero dotado de los últimos avances tecnológicos e inspirado en la sostenibilidad de la actividad acuícola y medioambiental.

Ahora a pleno rendimiento, es una embarcación provista de hélices de tres palas en proa y popa, lo cual le otorga una gran maniobrabilidad, que está adaptada para cinco tripulantes, con una capacidad en cubierta de 41 toneladas.

Este barco auxiliar de acuicultura, de 22 metros de eslora y 7 de manga, es, como se explicaba anteriormente, solo un ejemplo.

Prueba de ello es que la oficina técnica Faustino Carceller S.L., asentada en Vigo y especializada desde 1988 en la prestación de servicios de ingeniería y consultoría naval, está desarrollando un nuevo proyecto, tanto o más llamativo que el anterior.

Se trata de un buque auxiliar de acuicultura que va a construir Astilleros de Aguiño, en el Concello de Ribeira, que también tiene 22 metros de eslora, en este caso con una capacidad de carga en cubierta de 50 toneladas y dotado de una grúa con un alcance de hasta 14 metros.

Esta embarcación se entregará el año que viene y contribuirá, sin ninguna duda, a la modernización y potenciación del sector acuícola gallego.

Compartir el artículo

stats