Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Contra las barreras en el deporte

David Gil Porteiro, ayer en el colegio Julia Becerra Malvar. | // IÑAKI ABELLA

David Gil Porteiro estuvo en dos Juegos Paralímpicos. En 2000, fue uno de los entrenadores del nadador vigués Chano Rodríguez; y en 2016, acudió a los de Río de Janeiro dentro del equipo del tenista Martín de la Puente. Conoce bien, por lo tanto, las dudas y las angustias de los deportistas con diversidad funcional; pero también los efectos positivos que el ejercicio físico tiene sobre las personas, sea cual sea su condición. “El movimiento en sí libera una serie de hormonas que tienen un efecto positivo sobre nuestro organismo”, manifestó este vigués, profesional de Educación Física y seleccionador nacional de atletismo de personas con movilidad reducida.

El colegio Julia Becerra Malvar, de Ribadumia, desarrolla este curso un proyecto en el que se entremezclan el deporte y la salud, la inclusión y la solidaridad. La iniciativa arrancó a finales de noviembre con la visita de la triatleta paralímpica Susana Rodríguez Gacio, medallista en Tokio, y continuó ayer con la visita de David Gil.

David Gil se dirige a los alumnos de tercero de ESO del Becerra Malvar INAKI ABELLA DIEGUEZ

El vigués es conocido sobre todo por su trabajo en la asociación FranGil (el nombre es un homenaje a su hermano mayor, Francisco, fallecido de leucemia), y por la “Marcha solidaria 700 camisetas contra la leucemia”, una caminata anual entre Vigo y Pontevedra, que en su última edición reunió a medio millar de personas. Gil habló a los alumnos de tercero de ESO del Becerra Malvar de esta experiencia, y de la importancia de inscribirse en el registro de donantes de médula. “Es regalar vida en vida”, aseveró. Les mostró dos vídeos: uno de la fundación Josep Carreras, y otro rodado en Galicia que narra la historia de una donante cuya médula ósea resultó compatible con otra persona que la necesitaba. Cuando David Gil inició la marcha, en 2010, había 60.000 personas inscritas en el registro de donantes en España; hoy son cerca de 450.000.

Profesionalmente, Gil está vinculado al deporte adaptado. Los deportistas de élite disponen de los apoyos económicos y las condiciones para entrenar en centros de alto rendimiento, pero esta no es la realidad de la práctica totalidad de las personas con movilidad reducida que quieren hacer ejercicio. “Se ha mejorado mucho en la eliminación de las barreras arquitectónicas, pero todavía queda mucho por hacer, tanto en los accesos como en las propias instalaciones”. Por ello, insta a las administraciones a mejorar la accesibilidad de los centros deportivos, puesto que redundará en la mejoría de la salud de las personas, tanto física como mental. “Somos animales psicosomáticos, y el ejercicio nos puede liberar de muchas enfermedades”.

Compartir el artículo

stats