Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gema Rial | Decana electa del Colegio de Abogados de Pontevedra

“Todavía seguimos sin recuperarnos del parón que causó el COVID”

Gema Rial posa con integrantes de la candidatura conjunta. | // FDV

Gema Rial Rodríguez, (Covas-Meaño, 1964) es la primera mujer en la larga historia del Colegio Provincial de Abogados que ocupará la silla de decana, cargo que desempeñará a partir de enero cuando cese el actual equipo de Ramón Jáudenes, que llevaba al frente de la institución desde 2011. Con ella engrosan la renovación los letrados José Fernando Area, Pilar Moledo, David Torres, Ana Vázquez e Isabel Sueiro.

–Es usted la primera mujer que va a dirigir una institución histórica como es el Colegio de Abogados de Pontevedra, ¿cuál es el principal reto de su equipo a corto o medio plazo?

–Vamos a continuar con la demanda de una regulación más adecuada de los turnos de oficio, es decir de la justicia gratuita, en el sentido de conseguir que la administración costee todo el trabajo que desempeñamos, porque al ser considerado un servicio público, parece que no es lógico que una parte de la actividad tenga que ser sufragada por los propios letrados.

–Recientemente la Xunta anunció un aumento de los honorarios de los letrados por el ejercicio de dicha función ¿Es todavía insuficiente?

–En el baremo hay actos que hacemos los abogados y no se abonan. Por ello creo que una de las funciones del nuevo equipo será negociar con la Xunta en este sentido.

–Usted forma parte, como bibliotecaria, del equipo del aún decano Ramón Jáudenes que pilotó la modernización del colegio ¿Cómo afrontará la continuidad?

–La digitalización y la sede electrónica se impuso sobre la tradicional, pero el sistema tiene todavía importantes lagunas. Creo que debemos avanzar en la formación de los profesionales para capacitarlos para esta nueva forma de trabajar. Es cierto que hay compañeros a los que les rechifla la informática y tienen un nivel muy alto, pero hay otros a los que aún les cuesta enviar o recibir documentos de un procedimiento, tratar con organismos o un largo etcétera.

–Y cree que es bueno para la Justicia este paso hacia la absoluta digitalización?

–Tenemos que adaptarnos a los cambios, que entre otras cosas nos van a aportar más comodidad además de ahorrar tiempo y recursos económicos. Creo que la adaptación es posible y positiva si se hace buen uso de ella.

–Con el COVID también se extendió el uso de las nuevas tecnologías y, ahora, hasta se toma declaración a los imputados a distancia. ¿Cree que el cambio ha venido para quedarse?

–La justicia a distancia, telemática, tiene su parte buena, pues sobre todo permite dar agilidad a muchas causas que un abogado puede atender desde su propio despacho. La inmediatez resulta siempre muy positiva, aunque también es una herramienta que entraña ciertos peligros pues hay situaciones que si son presenciales no quedan ocultas como podría ser el estado de nerviosismo de una persona llamada a declarar (al ser difícil observar su sudoración, sonrojo, temblores...).

–Usted ha sido parte importante en el primer proceso de digitalización del Colegio al ser responsable de la Biblioteca ¿Cuál ha sido su papel?

–Efectivamente, en estos dos mandatos últimos hemos procedido a la digitalización de la Biblioteca con más de 9.000 libros que todos los colegiados tienen a golpe de click en sus despachos y de forma totalmente gratuita. Es uno de los grandes beneficios de esta nueva era telemática, sin duda.

–El COVID ha sido un importante freno para la actividad jurídica del pasado año ¿Se han recuperado ya de ese enorme bache?

–Aún no nos hemos recuperado del parón, ni mucho menos. El COVID llegó justo cuando empezábamos a despegar de las secuelas de la huelga de funcionarios de 2018, que también fue un gran batacazo para los profesionales. Con todo, no hubo un parón absoluto pues se tramitaron casos de violencia de género, los correspondientes a los turnos de oficio o los instados por algunos particulares.

–Y, aún hoy, quedan sesgos diferenciados cuando acuden a los juzgados...

–Claro que es distinto, si bien ahora los profesionales ya podemos entrar en los juzgados sin siquiera pedir cita previa como ocurría hace poco, pero todavía existen protocolos que ralentizan nuestra función.

–La violencia de género es una de sus especialidades, ¿cuánto camino queda por recorrer?

– En violencia de género sigue necesitándose mucha formación, aunque los abogados están muy sensibilizados en la materia. La peculiaridad del delito, el hecho de que esté enraizado socialmente y que son actitudes con riesgo exige un cuidado exquisito.

–En cuanto a la comarca de O Salnés, ¿cuál es su opinión sobre la precariedad de medios y profesionales

–Es cierto que la Justicia es lenta en O Salnés y que al menos sería necesario que la administración refuerce al menos los juzgados, si no se crean nuevos. Le pondría por ejemplo el Juzgado de Cambados 3 que se encarga de Civil, Penal y Violencia contra la Mujer con personal insuficiente. Obviamente hay muchas carencias.

Compartir el artículo

stats