Joven, pero sobradamente preparada y capacitada. Es Sabela Siaba Crespo, que el miércoles tomará posesión como titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Vilagarcía.

Llega para desarrollar su actividad profesional “con independencia, imparcialidad e integridad”, tal y como ayer destacaba el presidente del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), José María Gómez y Díaz-Castroverde.

Pero también para representar el relevo generacional que poco a poco se abre camino en el mundo de la judicatura, ya que nació hace solo 29 años, en el ayuntamiento coruñés de Carnota.

La jueza Sabela Siaba Crespo.

La jueza Sabela Siaba Crespo.

Dos juezas más en Ribeira

Al igual que representa el importante peso específico de la mujer en este colectivo, como lo demuestra el hecho de que junto a ella prestaran juramento ayer Irina Fernández Fernández y Laura García Blanco, quienes también toman posesión en Arousa, en este caso al frente de los juzgados 1 y 3 de Ribeira, respectivamente.

Sin duda, la llegada de la joven jueza a la ciudad vilagarciana supone un soplo de aire fresco para la actividad judicial y todo un desafío personal y profesional para ella.

Listado de jueces que ayer prestaron juramento o prometieron el cargo.

Listado de jueces que ayer prestaron juramento o prometieron el cargo. Consejo General del Poder Judicial

Una mujer dispuesta a dedicarse en cuerpo y alma a la tarea que tiene encomendada. Y lo hará “con esfuerzo, voluntad y constancia”, que son los valores que caracterizan a los catorce nuevos jueces destinados a Galicia y procedentes de la 70ª promoción de la Escuela Judicial que ayer juraron o prometieron su cargo.

Así lo destacaron sus portavoces, la jueza Raquel López López y el juez Esteban Basalo Moreno, quienes también resaltaron que han elegido “dedicar nuestras vidas a una profesión bonita, pero a la vez exigente, y que implica una gran responsabilidad”.

El acto de juramento o promesa de los nuevos jueces. Consejo General del Poder Judicial

Ganas e ilusión

Una profesión “en la que las ganas de aprender y la ilusión por el trabajo que desempeñamos deben ser nuestro gran aliado”, brindándose a ser “los jueces que la sociedad espera de nosotros”, manifestaron.

El presidente del alto tribunal los animó a desarrollar su actividad profesional con capacidad de autocrítica y empatía, siendo esto último “imprescindible para saber escuchar y posicionarse ante quien se encuentra en situación de vulnerabilidad”.

Asimismo, como garantes del Estado de Derecho, “deben comprometerse para luchar contra la desigualdad y actuar con perspectiva de género”, manifestó Díaz-Castroverde.