Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inscripción indebida en un registro de morosos tiene castigo: de 3.000 a 12.000 euros

Desde la izquierda, Rocío del Alba Castro, Pablo Rodríguez, Antonio Torres y Xurxo Charlín, esta semana en Cambados. | // NOÉ PARGA

Antonio Padín Torres es el técnico de Consumo del Ayuntamiento de Cambados. A mediados de 2017 rescindió el contrato que tenía con una empresa de telefonía móvil, puesto que no estaba contento con el servicio de internet que le habían prestado. Pero la compañía reaccionó reclamándole algo menos de 73 euros, y terminó registrando a su ya excliente en un fichero de morosos. Tras la incredulidad y la rabia iniciales, Padín Torres contactó con la empresa Honoriza, que se encargó de llevar su caso a los Juzgados, y la multinacional fue condenada a abonar a Torres una indemnización de 8.000 euros.

“Denunciamos a la compañía por la vulneración del derecho al honor de las personas que son incluidas en los ficheros de morosos de forma injusta”, explica Pablo Rodríguez Castro, fundador y gerente de Honoriza, una empresa con sedes en Ourense y Vilagarcía que está especializada en la defensa legal de los David que en algún momento deciden luchar contra el Goliat que representan las grandes corporaciones de la telefonía.

Rodríguez explica que hacen lo mismo que cuando una persona famosa denuncia a otra en el mundo de la prensa rosa por vulnerar su honor. “La diferencia entre el personaje famoso y el anónimo que ha sido incluido en un fichero de morosos es el grado de difusión de la información que atenta contra su honor”, de ahí que las indemnizaciones también varíen mucho. Así, el personaje habituado a las revistas de papel cuché recibirá decenas de miles de euros, mientras que el anónimo obtendrá entre 3.000 y 12.000 euros.

“La indemnización dependerá del número de empresas que hayan consultado el fichero, de si el consumidor ha ido a solicitar un préstamo y se lo denegaron por figurar en ese registro, o del periodo de tiempo que la persona estuvo registrada”

Pablo Rodríguez - CEO de Honoriza

decoration

“La cantidad depende de una serie de factores”, explica Pablo Rodríguez, cuya empresa trabaja con algunos de los abogados más reputados del área, como Rocío del Alba Castro Prieto. “La indemnización dependerá del número de empresas que hayan consultado el fichero, de si el consumidor ha ido a solicitar un préstamo y se lo denegaron por figurar en ese registro, o del periodo de tiempo que la persona estuvo registrada”.

Este tipo de demandas se están volviendo frecuentes. Xurxo Charlín, concejal de Cambados del que depende la oficina de Consumo, explica que las compañías de telecomunicaciones siguen copando el mayor número de quejas de los ciudadanos. En ocasiones, esto desemboca en conflictos mal resueltos, y algunas telefónicas registran al cliente en el temido fichero de morosos, lo cual puede suponer un problema grave a la hora de pedir un préstamo, de financiar una compra, por pequeña que sea.

Antonio Torres, en su doble faceta de técnico de Consumo y de afectado, recomienda a los ciudadanos que conserven siempre toda la documentación, pues será su salvoconducto en un hipotético juicio. Pablo Rodríguez, a su vez, alerta de que no todo el monte es orégano, y cada vez hay más timadores que venden falsas promesas. “Empiezas a recibir mensajes desde números 807, y se conocen casos de personas a las que tiempo después les llegaron facturas de 300 euros”.

Por ello, el CEO de Honoriza recomienda a las personas que se vean en la tesitura de salir de estos registros de impagos que acudan a profesionales o empresas que puedan acreditar su solvencia.

En su caso, ya han ganado docenas de juicios. Solo entre los partidos judiciales de Vilagarcía y Cambados, los jueces les han dado la razón en nueve litigios en los que se enfrentaron a compañías de telecomunicaciones, y lograron para sus clientes indemnizaciones por un montante total de 43.000 euros. Pero trabajan en toda España.

Compartir el artículo

stats