Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Atención Primaria de O Salnés de nuevo al límite por las bajas y el concurso de traslados

Cola en el exterior del centro de salud de Vilagarcía, para pedir cita. NOÉ PARGA

Los centros de salud de O Salnés vuelven a encontrarse en una situación muy complicada por la falta de médicos. Las bajas por enfermedad, las jubilaciones y el reciente concurso de traslados han vaciado algunos ambulatorios, con las consecuencias imaginables: médicos desbordados de trabajo, y pacientes que se desesperan antes de ser atendidos. Algunos profesionales indican que la situación se resolverá más o menos pronto, en cuanto se tramiten los contratos de interinidades, pero mientras tanto llueve sobre mojado.

En Cambados, llevan desde mediados de esta semana con solo dos médicos. Dos de los facultativos que estaban asignados antes a esta localidad se han trasladado, uno de ellos a Pontevedra y otro a Vilanova. Esto, unido a las circunstancias personales de otros trabajadores, ha provocado una situación que está generando un gran malestar entre los pacientes que se encuentran sin médico.

Sin salir de la villa del albariño, estos días hay un único pediatra, cuando el cupo del centro de salud de Cambados es de cuatro especialistas en medicina infanto-juvenil.

El de Pediatría es precisamente el servicio que más está sufriendo estas semanas la carestía de médicos en el centro de salud de Vilagarcía. Cuenta con cinco plazas (cuatro para el horario de mañana, y uno para el de tarde), pero en estos momentos solo están en activo dos galenos. El pediatra que hacía los turnos de tarde se ha jubilado, y otros dos profesionales están de baja médica.

De los dos pediatras que están trabajando en San Roque para toda la población menor de 14 años de Vilagarcía, uno de ellos tiene que ir dos mañanas a la semana al centro de salud de Catoira. Esto supone que su compañero que queda en el ambulatorio de San Roque se ve obligado a asumir toda la carga de trabajo programada con cita y las urgencias que puedan ir entrando por la puerta.

Contratos más atractivos

La sanidad gallega no encuentra médicos en paro. Esa es la explicación que da la administración cuando se producen quejas por la falta de facultativos en los centros de salud, y cuando los profesionales exigen en vano la sustitución de las bajas o las vacaciones. Pero, ¿por qué no hay médicos?

Óscar Gerpe, delegado de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) afirma que esta es la consecuencia de una política laboral deficiente, que ha hecho que multitud de jóvenes graduados en Medicina se hayan marchado de Galicia o estén trabajando en la sanidad privada. En su opinión, los contratos por días y con mínimas posibilidades de estabilidad a medio plazo provocó el éxodo de jóvenes cuyas consecuencias está sufriendo actualmente la sanidad gallega. Por ello, emplaza a la administración a cambiar de estrategia. “Para captar médicos y evitar que se nos marchen hay que ofrecerles contratos atractivos, estables. Se están ofreciendo los mismos contratos que hace quince años, pero el mercado laboral de ahora no tiene nada que ver con el de hace quince años”.

Gerpe afirma que en el momento actual hay compañeros que ven a diario hasta a 60 pacientes, “cuando lo ideal, lo pactado, es ver entre 30 y 38”, y que esta sobrecarga no solo supone una enorme losa para los profesionales, sino que también la padecen los pacientes, que salen peor atendidos. También están aumentando las esperas para conseguir una consulta con el médico de familia. En algunos casos, en Vilagarcía la demora si se pide la cita por internet supera las dos semanas. Por teléfono, o yendo en persona, la espera es mucho menor.

Aconsejan evitar las consultas presenciales, salvo que sean necesarias

En torno al 60 por ciento de las consultas que reciben los médicos en Vilagarcía ya son presenciales. Y podrían ser más, puesto que ya no existen cortapisas a la atención en persona, como durante el estado de emergencia sanitaria. “Mucha gente se ha acostumbrado a que hay cosas que se pueden resolver por teléfono”, sostiene Óscar Gerpe, del sindicato CESM. Eso sí, este mismo profesional advierte de los riesgos de la sexta ola de COVID, que está creciendo rápidamente. Cree que hay que volver a tomar medidas para evitar los contagios, y emplaza a los pacientes a solicitar la cita presencial solo si ven que es necesario. De este modo, se evita el riesgo de contagio, que vuelve a ser significativo.


Compartir el artículo

stats