Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Proyectan cinco aerogeneradores más en Xiabre con una altura de hasta 87 metros

Aerogeneradores del parque eólico del monte Xiabre. | // IÑAKI ABELLA

El prometido maná de los fondos europeos ha hecho proliferar los proyectos eólicos por toda la geografía gallega. La empresa Engasa ha desempolvado su proyecto de segunda ampliación del parque de Xiabre, que contempla la instalación de cinco nuevos aerogeneradores, y una inversión de 19 millones de euros.

La documentación está en exposición pública tanto en la sede física como en la electrónica de la Consellería de Economía, y el periodo de presentación de alegaciones permanecerá abierto hasta mediados de diciembre. La junta de gobierno del Ayuntamiento de Vilagarcía del pasado lunes dio cuenta del proyecto, y lo ha remitido para su estudio a la gerencia de urbanismo. Una vez que esté terminado su informe, el Concello decidirá si presenta o no alegaciones.

En el monte Xiabre existe actualmente un parque eólico compuesto por 11 turbinas, de hasta 80 metros de altura. En 2007, la firma Engasa presentó una propuesta para ampliar la explotación con ocho torres más, y aunque tres años después obtuvo el visto bueno ambiental, finalmente no llegó a desarrollar la inversión. El proyecto que está ahora en exposición pública es, por tanto, un modificado del anterior.

En vez de ocho molinos, se contemplan cinco, pero más modernos y altos, pues se situarán entre los 82 y los 87 metros. A pesar de esa reducción en número de turbinas mantiene la potencia de 18 megavatios, puesto que se emplean técnicas más eficientes.

Afecta a terrenos de los municipios de Vilagarcía y Catoira

decoration

La ampliación se sitúa en terrenos que pertenecen a los ayuntamientos de Vilagarcía y Catoira. Hay propietarios particulares afectados, así como comunidades de montes. Entre estas se encuentran las de Cea, Bamio y Trabanca Sardiñeira, en Vilagarcía, y la de Abalo, en el municipio vecino de Catoira.

Directivos de la comunidad de Bamio explican que los ingenieros que les asesoran a ellos están estudiando la documentación, y que probablemente se reunirán la semana próxima para conocer los detalles del proyecto y abordar la postura de los comuneros. En los terrenos de Bamio se ubicaría un aerogenerador, y hay otro que se sitúa en el linde entre Bamio y Trabanca Sardiñeira.

Los detalles técnicos de las torres proyectadas señalan que además de su altura (de entre 82 y 87 metros), contarán con rotores de entre 126 y 136 metros de diámetro y con tres palas de fibra de carbono. Los promotores también abogan por pintarlos de manera que se mimeticen mejor con el paisaje, reduciendo así el impacto visual.

La empresa destaca que la ampliación del parque no provocará afecciones medioambientales “significativas”, y que los transformadores irán integrados en las propias torres, de modo que se utilizará menos suelo. La instalación industrial ocupará principalmente terrenos de Vilagarcía, en torno a un 80 por ciento del total.

La “burbuja” eólica

Galicia vive en estos momentos una “burbuja” eólica, con un gran número de proyectos. Así, ya acumula más de 9.300 megavatios de potencia de parques que cuentan con la autorización de Red Eléctrica de España para engancharse al sistema para volcar su producción cuando entren en funcionamiento. Pero toda esa potencia está aún sin construir y es más del doble que la funciona en estos momentos en la comunidad.

En su momento, tanto la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera como el vicepresidente gallego, y conselleiro de Industria, Francisco Conde admitieron públicamente la existencia de una burbuja renovable.

El Gobierno central decidió activar el 1 de junio del pasado 2020 una moratoria para, precisamente, frenar la carrera por entrar en el sistema eléctrico. No se podían presentar nuevas solicitudes de acceso hasta el 1 de julio de este año. Tras el fin de ese veto, Red Eléctrica de España recibió en dos meses peticiones que suman unos 1.000 megavatios de potencia eólica en Galicia.

En el caso de O Salnés se ven afectados los dos grandes sistemas montañosos de la comarca, el de Xiabre por el norte, donde ya funciona un parque con once turbinas; y el del Castrove, por el sur. Este ha generado un importante malestar social e institucional -los ayuntamientos afectados se han manifestado públicamente en contra-, pero los terrenos son de las comunidades de montes, y algunas de ellas no ven con malos ojos el plan.

Los opositores al parque del Castrove participan en una manifestación el 11 de diciembre en Pontevedra

La plataforma vecinal que se opone a la construcción de un parque eólico en el monte Castrove está trabajando en la celebración de una manifestación que se va a celebrar en Pontevedra el 11 de diciembre (sábado). La protesta tendrá su epicentro en la plaza de A Peregrina, y están convocados los vecinos de las comarcas de O Salnés y Pontevedra, afectados por el proyecto del Castrove, así como de O Morrazo, donde hay otro parque proyectado. La plataforma de O Salnés estuvo representada hace unas semanas en una manifestación que se celebró en Madrid. Allí, las entidades gallegas acordaron convocar una protesta, para expresar el malestar social con este tipo de proyectos eólicos. En un primer momento, se había planteado la posibilidad de celebrar una protesta unitaria en Santiago, pero finamente se acordó celebrar las manifestaciones por comarcas.

El controvertido proyecto para la instalación de cuatro aerogeneradores eólicos en el monte Castrove ha sido presentado por la sociedad Parque Eólico Cadaval y Ventoso, cuyos dos administradores son hombres de negocios con amplia experiencia en el sector, y bien relacionados tanto con las grandes compañías energéticas (Iberdrola), como con la administración pública gallega, a través de la Fundación Sotavento. La firma que promueve el complejo eólico entre los municipios de Meis, Barro y Poio empezó a operar el 6 de marzo del año pasado, y se inscribió en el Boletín del Registro Mercantil el 28 de abril de ese mismo año, con un capital social de 3.000 euros. La sociedad cuenta con dos administradores mancomunados, Francisco de Asís Caamaño Martínez y Gerardo Santaolalla González. Ambos poseen amplia experiencia en empresas vinculadas a los sectores energético y eólico.

Compartir el artículo

stats