Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El mando de la Guardia Civil y el Seprona se trasladarán de Vilagarcía a Cambados en 2024

Desde la izquierda, Venzal, Torrejón, Larriba, Abal y Lago, con una infografía del futuro cuartel de Cambados. | // IÑAKI ABELLA

El Ministerio del Interior va a invertir más de siete millones de euros en el nuevo cuartel de la Guardia Civil de Cambados. El puesto será de los más modernos de España, de ahí que adquiera una mayor relevancia en la organización interna del Instituto Armado. Hasta ahora, la capital administrativa de la Compañía (que engloba la comarca de O Salnés y un buen número de municipios colindantes) se encontraba en Vilagarcía, pero a partir de 2024 el mando y su plana mayor se trasladarán a Cambados.

La Sociedad de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios y de la Seguridad del Estado (Siepse) entregó ayer a la alcaldesa de Cambados, Fátima Abal, el proyecto del nuevo cuartel, que salió recientemente a licitación. Tras la correspondiente sesión fotográfica, responsables de la Administración y de la Guardia Civil explicaron los aspectos más relevantes de la obra, que previsiblemente empezará entre abril y junio de 2023.

La inversión superará los siete millones de euros

decoration

Posteriormente, el coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra, Simón Venzal, indicó a preguntas de la prensa que el puesto de Cambados se convertirá en el principal de la Compañía de Vilagarcía. Esto implicará el traslado desde la ciudad arousana a la villa del albariño de varios funcionarios y servicios.

Simón Venzal detalló que el mando de la Compañía y su plana mayor pasarán a trabajar en Cambados, y que también se trasladará a esta localidad el Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza). De hecho, actualmente trabajan en el cuartel de Cambados en torno a 40 funcionarios, y cuando esté operativo el nuevo edificio, lo harán unos 60.

El coronel manifestó también que por el momento no está previsto crear en esta localidad ninguna unidad específica de lucha contra el crimen organizado o el narcotráfico (como por ejemplo, los ECO), pero tampoco se puede descartar para el futuro. Y es que el edificio policial está dimensionado en realidad para una plantilla de unos 110 guardias.

El coronel jefe señala que las nuevas instalaciones permitirán centralizar algunos servicios que ahora están dispersos, pero manifestó que en los planes de la Guardia Civil no entra el cierre de ningún puesto.

Solar de la calle Valle Inclán, sobre el que se edificará el nuevo cuartel Iñaki Abella

El traslado de efectivos desde Vilagarcía a Cambados sería una realidad a lo largo de 2024, que es cuando está previsto que entre en funcionamiento el nuevo cuartel. La obra está ahora en licitación, de modo que las empresas interesadas ya pueden presentar sus ofertas. El sobre económico se abre el 10 de enero de 2022, y si todo marcha según lo previsto la adjudicación se producirá durante el primer trimestre del año, con lo que los trabajos podrían arrancar entre abril y junio.

El plazo de ejecución de la obra es de un año y tres meses, de modo que los edificios estarían terminados en torno al tercer trimestre de 2023. Luego hay que amueblar y equipar las instalaciones, lo cual sitúa el horizonte temporal en 2024.

Más de siete millones

La Siepse ya ha sacado a licitación la obra. El presupuesto base es de 6,2 millones de euros, pero todo apunta a que la inversión final superará con mucho los siete millones, puesto que a esta cuantía hay que sumarle los impuestos y el coste del equipamiento y los muebles, que serán objeto de un concurso público posterior.

El cuartel se ubicará en el solar del anterior, en la calle Valle Inclán, y constará de dos edificios. El más próximo a la calle estará dedicado en exclusiva a las dependencias policiales, y está distribuido en bajo y dos plantas.

El edificio producirá parte de su energía eléctrica con paneles fotovoltaicos

decoration

En el piso inferior se encuentran las dependencias de atención al público, recogida de denuncias y la Intervención de Armas. En las dos plantas superiores estarán las oficinas policiales, incluidas las de los equipos de seguridad ciudadana y Policía Judicial. También está previsto habilitar un área de detención, con tres celdas individuales y otras dos para menores de edad.

En la parte posterior del solar está proyectado un edificio de bajo y cuatro alturas, que se habilita para las viviendas de los guardias. El proyecto contempla la construcción de 16 apartamentos o pisos, la mitad de un único dormitorio, y la otra mitad con tres habitaciones. En conjunto, los dos edificios tendrán una superficie edificada de 5.000 metros cuadrados.

El director de Producción de la empresa pública Siepse, Juan José Torrejón, destacó también la calidad de la construcción, puesto que la fachada tendrá acabados en piedra, en consonancia con la ubicación del puesto, a escasos 300 metros de la plaza de Fefiñáns. Asimismo, los arquitectos han mimado la eficiencia energética, con lo que se instalarán sistemas de aerotermia y paneles fotovoltaicos para que el consumo de electricidad de la infraestructura sea el menor posible.

A Mercede podría ser la futura sede de la Policía Local

La subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba, resaltó que, “es una infraestructura muy ambiciosa”, y aseguró que esta obra de Cambados, “llevaba mucho tiempo en la agenda del Gobierno central”. El concejal de Obras de Cambados, Samuel Lago, tildó el proyecto de “hito para nuestra localidad y para la comarca”, mientras que Constantino Cordal, concejal de Seguridad Ciudadana, avanzó que la actual ubicación de la Guardia Civil, en el centro social de A Mercede, es también uno de los posibles destinos de la Policía Local, que lleva tiempo reclamando una nueva base.

Finalmente, tomó la palabra la alcaldesa, Fátima Abal, quien indicó que, “esta demanda la inició el PSOE, hace ya muchos años”, hasta el extremo de que fue una de las reivindicaciones habituales de los dos líderes socialistas que la precedieron, Domingo Tabuyo y Rafael Blanco.

El cuartel viejo fue demolido a principios de este año, después de que la Diputación de Pontevedra iniciase en 2019 una obra de rehabilitación. En el transcurso de la misma, aparecieron defectos de seguridad tan graves, que los técnicos recomendaron parar los trabajos, desalojar de inmediato el edificio, tirarlo abajo y construir uno nuevo. El traslado se materializó en diciembre de ese año y los agentes se mudaron al centro social de A Mercede, donde están trabajando desde hace casi dos años.

Compartir el artículo

stats