Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ALAITZ OTERO GÓMEZ | Premio Extraordinario de la ESO

“Con pequeños descansos, el tiempo de estudio me rinde más”

Alaitz Otero Gómez, alumna del Francisco Asorey de Cambados. | // CEDIDA

El talento es importante, pero por sí solo no llega. También se necesita trabajo, constancia, tiempo. Alaitz Otero Gómez lo sabe y por eso estudia un poco todos los días. Dejarlo todo para la recta final del partido no va con ella. Ese es uno de los secretos de sus notas, que le han valido uno de los 20 premios extraordinarios de la ESO que ha concedido la Consellería de Educación en Galicia. Esta estudiante del instituto Francisco Asorey (Cambados) está convencida de que con perseverancia, “cualquiera puede sacar adelante unos estudios con buenas notas”. No obstante, también pide a quienes no sean capaces de llevar adelante un proyecto académico como a ellos les gustaría que no se rindan. “No es el fin del mundo, cada persona tiene inteligencias y habilidades distintas”.

–¿Cómo organizas tu tiempo de estudio?

–Intento llevar todo al día, tanto las materias como los deberes. No me gusta nada dejarlo todo para el último día. Lo que sí hago es utilizar la técnica Pomodoro, que consiste en trabajar durante media hora, y después descansar cinco minutos. Con esos pequeños descansos noto que aprovecho mejor el tiempo de estudio, que me rinde más.

–¿En qué medida influyen la familia y los profesores en el rendimiento académico de un alumno?

–Sinceramente, creo que influyen mucho, porque son las personas con las que más tiempo pasas. Si unos padres muestran poco interés por el estudio de sus hijos, el rendimiento puede ser peor. Y con los profesores, más de lo mismo. Los mejores profesores son los que se implican y que tienen presente que además de estudiantes somos personas.

"Las redes sociales no son malas de por sí, pero si se les dedicas demasiado tiempo sí que nos pueden distraer de los estudios"

decoration

–Unas notas sobresalientes no son solo mérito del alumno.

–No, porque todos tenemos unas circunstancias externas que nos afectan y que es imposible evitar.

–En Primaria, los niños suelen tener varias actividades extraescolares, entre deportivas, artísticas o de idiomas. ¿Es posible mantener ese ritmo en Secundaria o hay que hacerse a la idea de que hay que renunciar a ellas?

–Eso depende de cada persona, porque unas necesitan más horas de estudio y otras menos. Pero yo creo que por lo menos sí que hay que mantener una actividad, una afición para no estar pensando todo el tiempo en los estudios.

–Para obtener un rendimiento académico alto es necesario dedicarle tiempo ¿Tienes la sensación de que conseguir estas notas te está acarreando la pérdida de mucho tiempo de ocio?

–Un poco sí. Si quieres sacar muy buenas notas no te queda más remedio que dedicarle tiempo al estudio. Eso sí, yo siempre intento guardar un rato de ocio para no saturarme. Sin ese tiempo de desconexión no sería capaz de mantener estas notas, terminaría cansada.

"Tener hermanos mayores con un rendimiento académico alto es una presión, pero también una motivación"

decoration

–¿Demonizamos en exceso las nuevas tecnologías o pueden ser beneficiosas para el estudiante?

–Depende de como se utilicen, el tiempo que le dediquemos y el tipo de tecnologías. Por sí solas, no son malas. Gracias a ellas, es más fácil encontrar información para un trabajo y te permiten resolver dudas de manera rápida. Las redes sociales tampoco son malas de por sí, pero si se les dedicas demasiado tiempo sí que nos pueden distraer de los estudios.

–Tu hermano mayor Ibai también obtuvo en su día un Premio Extraordinario de la ESO, y recientemente se hizo también con el de Bachillerato ¿Tener un hermano con un rendimiento académico alto supone una presión añadida para un estudiante?

–Es una presión, pero también una motivación. Es una presión porque puedes sentir que debes hacer tanto o más que él, aunque no sea cierto, ya que cada uno tiene sus capacidades y no tenemos las mismas virtudes. Con el tiempo, sin embargo, se ha convertido más en una motivación, ya que ves que es posible tener esas notas, que se puede conseguir. Además, la presión se compensa con el alivio de saber que tienes cerca a una persona que te puede ayudar en los estudios siempre que lo necesites.

Compartir el artículo

stats