Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adolfo Baloira Villar nnficha personal | Jefe del Servicio de Neumología del CHOP

“Si no hubiese fumadores siete de cada diez pacientes no habrían padecido EPOC”

El especialista subraya la importancia de prevenir en el Día Mundial de esta patología

Baloira Villar, en su consulta en el Hospital Montecelo. | Gustavo Santos

Hoy, 17 de noviembre, se celebra el Día Mundial de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, conocida como EPOC. El doctor Adolfo Baloira, jefe de Neumología del Complejo Hospitalario de Pontevedra, realiza un análisis exhaustivo de la realidad de esta enfermedad con datos que invitan a cualquier fumador a pensarse muy seriamente olvidar su adicción.

– ¿Qué supone para un especialista en la materia una fecha así?

– La verdad es que casi todos los días se celebra el día mundial de una enfermedad y ha desvirtuado un poquito estas celebraciones. Sí están bien en el sentido de que es necesario poner en conocimiento determinadas situaciones. La EPOC es una enfermedad muy importante y lo merece. En la población de entre 40 y 80 años padecen esta enfermedad un 10%. Guarda relación directa con el tabaquismo, pero también puede generarse sin tabaco. Bien es cierto que si no hubiese fumadores 7 de cada 10 personas no habrían padecido EPOC. Sin embargo, la realidad dice que es la cuarta causa de muerte en el mundo desarrollado. Otra cosa es la cantidad de bajas laborales y el coste altísimo que tiene para la sociedad esta enfermedad.

– Está usted al frente del servicio de Neumología del CHOP, ¿cuál es la incidencia de esta patología en el área sanitaria?

– En nuestra área se mueve en ese 10% nacional, pero tenemos una consulta específica dedicada a esta enfermedad. Atendemos los viernes y tenemos a más de 600 pacientes. Llevamos a cerca del 15% del total de los pacientes EPOC. Los más leves reciben atención primaria. Incluso hemos creado un grupo de médicos que llamamos Pontepoc en el que hemos establecido protocolos comunes o teleconsultas. A su vez vemos a los pacientes a demanda previo paso por un teléfono de contacto. Todo esto supone una carga de trabajo importante para el departamento, requiere pruebas como espirometría, tacs, pruebas de esfuerzo... Es una parte importante del volumen total de pacientes de neumología. Además, en épocas invernales el 20% de los ingresos hospitalarios son a consecuencia de EPOC. Por eso es importante concienciar de que no hay que fumar porque es el principal causante. Genera unos síntomas a medida que la enfermedad va progresando. Te ves abocado a una vida condicionada por no poder respirar, infecciones pulmonares y una decadencia muy cruel.

El doctor Baloira incide en la necesidad de abandonar cuanto antes el tabaco. Gustavo Santos

– Usted dirá, pero en cuestiones de EPOC se habla de un infradiagnóstico alarmante. Hasta 3 de cada 4 afectados pueden no estar diagnosticados. ¿Es así?

– Ese es uno de los problemas fundamentales. El diagnostico exige una espirometría. Toda persona por encima de 40 años con más de 10 años fumando tiene que hacer la prueba. Cuanto antes lo detectemos antes podemos tratar porque los tratamientos precoces con broncodilatadores son mucho más efectivos. Sobre todo reducen las flemas que se producen muchísimo y es en esas secreciones respiratorias donde se encuentran la mayor parte de los gérmenes.

"En épocas invernales el 20% de los ingresos hospitalarios son a consecuencia de EPOC"

– ¿Qué síntomas deberían obligar a hacer una espirometría preventiva?

– Fundamentalmente todo individuo fumador que tiene más tos de lo habitual, expectora o tiene dificultad respiratoria, debe hacer una espirometría. La disnea es subjetiva porque la sensación de falta de aire puede afectar de diferentes maneras, incluso de manera psicosomática.

– ¿El tabaco tiene la culpa de todo?

– Es uno de los enemigos fundamentales, pero no es el culpable de todo. La EPOC por tabaco es la EPOC por antonomasia. Sin embargo, en mujeres con este diagnóstico se ha comprobado que un 30% no son fumadoras. Parece ser que los estrógenos pueden favorecer la afectación pulmonar. Además, en el aire también hay gérmenes, incluso la exposición al humo de leña puede ser una causa. En algunos países del centro de Europa se ha estudiado que puede estar relacionada con trabajos en granjas de cerdos.

“Los daños al pulmón ya no los podemos revertir, pero sí se pueden ralentizar los efectos y mejorar la esperanza de vida”

– ¿En qué momento se encuentran las posibilidades terapéuticas para tratar esta patología?

– Hemos mejorado mucho en los últimos años. Es una enfermedad multifactorial que acaba destruyendo el pulmón. Eso no lo podemos revertir si el daño ya está hecho, pero podemos ralentizar los efectos y mejorar la esperanza de vida. Tenemos dos tipos de fármacos con broncodilatadores, con dispositivos cada vez mejores para inhalar más fármaco de manera directa y también antiinflamatorios con corticoides para los bronquios. Incluso hay medicinas que bloquean las células que generan sustancias perjudiciales para los bronquios. Estamos en una evolución hacia fármacos específicos. Luego están otros como los mucolíticos para expectorar mejor. Con el COVID se han desarrollado aparatos para respirar a través de mascarillas nasales. 300 pacientes nuestros tienen en su domicilio un aparato que, a través de una mascarilla, ayuda a respirar, sobre todo para pacientes más obesos o con EPOC más evolucionada. Tenemos una batería de fármacos buenos, pero con todo ello, el ejercicio físico y la nutrición son de los mejores tratamientos.

– ¿El COVID ha tenido una incidencia al alza en el número de pacientes EPOC?

– No, hemos visto que no es más grave la situación ni ha tenido mayor incidencia. Es algo que tiene que ver con el tipo de receptores del COVID porque se ha demostrado que los pacientes EPOC tenían menos de esos receptores a consecuencia de algún tratamiento con corticoide.

– Y como voz autorizada también en la materia, ¿cómo estamos en materia COVID?

– Nuestra área sanitaria estaba en situación excelente, pero quiero quitar el marchamo de excelente porque justo ayer ingresó un paciente por COVID. Es cierto que tiene 90 años, pero estábamos en una buena situación todos por la vacunación. Aquí hemos hecho un programa modélico, pero tenemos que seguir en ello.

“Hay quien no va al médico para no dejar de fumar”

– A veces el fumador es como el sufridor silente que teme ser descubierto y evita precisamente ese diagnóstico ¿Hay miedo a tener que elegir entre salud y adicción?

– Hay personas que prefieren no acudir al médico porque no quieren dejar de fumar. Los neumólogos tenemos que hacer mucho hincapié en el tremendo daño que produce el tabaco y en la cantidad de enfermedades que genera. Con una EPOC avanzada el tratamiento es muy poco eficaz y obliga a ingresos continuos. Es una enfermedad que mata de forma prematura y sin poder respirar, lo cual es muy desagradable. Hay que concienciarse de que hay que dejar de fumar. Hasta se da la circunstancia de que nuestros tratamientos son en su mayoría inhalados y son mucho menos invasivos.

– Está usted al frente de un estudio que permitiría saber qué fumadores van a padecer en un futuro complicaciones pulmonares. Suena a algo tremendamente beneficioso.

– Lo que hacemos en nuestra consulta de EPOC es que a todo paciente con síntomas o fumador intenso le hacemos una espirometría. Es una enfermedad en la que no hay una alteración genética exclusiva, pero puede haber una suma de muchas de ellas. Uno de cada cuatro fumadores no desarrollan esta enfermedad y hay que saber la razón.

– ¿Es la EPOC una enfermedad que también puede aparecer en edades tempranas?

– También, aunque en general actúa entre la quinta y sexta década de la vida. Eso no descarta que puede haber EPOC antes en personas que empezaron a fumar prematuramente. También está comprobado que hay una cuestión genética que produce un déficit de la proteína Alpha 1. Está comprobado que, sin esta antitripsina, si uno fuma puede desarrollar el EPOC con enfisema. Lo bueno es que tenemos tratamiento para ello.

Compartir el artículo

stats