Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santiago de Laiglesia Gil | Primatólogo

“Lo que más nos diferencia de los primates es la percepción del tiempo, la planificación"

Santiago de Laiglesia Gil, ayer en Vilanova. | // IÑAKI ABELLA

El instituto Francisco Asorey de Cambados cierra hoy su Semana da Ciencia. Y una de las actividades que pondrán el broche a la programación es una charla del primatólogo cambadés Santiago de Laiglesia Gil. Su ponencia tiene un título tan sugerente como provocador, “Por qué no somos la cumbre de la evolución y qué piensan de esto las personas no humanas”. Cuando se le pregunta por él, De Laiglesia anima a pensar en la evolución de las especies no como un árbol, sino como un arbusto, y apela al paleontólogo y biólogo evolutivo Stephen Jay Gould, quien afirmó que, “los humanos no son el resultado final de un progreso evolutivo predecible, sino una casualidad cósmica tardía, una pequeña ramita en el enorme arbusto arborescente de la vida, que si se volviera a plantar desde semilla, casi seguramente no volvería a crear esta ramita otra vez”.

–¿Por qué defiende que el ser humano no es la cumbre de la evolución?

–Todas las especies están igualmente adaptadas a sus condiciones ambientales y todas tienen millones de años de evolución a sus espaldas. Los seres humanos no somos tanto como nos creemos, y así nos lo ha demostrado ahora un organismo microscópico (el virus del COVID), que casi nos vence.

–¿Todavía miramos a los primates por encima del hombro, como si no quisiésemos aceptar nuestro parentesco con ellos?

–Sí, y eso se refleja en como los tratamos. Siendo como son algunas de las especies más próximas a nosotros, los tratamos bastante mal, hasta el extremo de que la mayoría de los grandes simios están en peligro crítico de extinción.

"Los seres humanos no somos tanto como nos creemos, y así nos lo ha demostrado ahora un organismo microscópico, que casi nos vence"

decoration

–¿Qué opina de su exhibición en los zoológicos?

–Los zoológicos deberían tener un fin exclusivamente de conservación de las especies y de educación. No debería permitirse ni la compra de ejemplares, como sucede con algunos delfinarios, ni la exhibición como negocio.

–¿Qué puede la especie humana aprender de los primates?

–Su capacidad de vivir más amigablemente con el entorno, de ser más respetuosos con él.

–¿Cuál es el primate más próximo a nosotros desde el punto de vista comportamental?

–Es complicado responder a eso. Desde el punto de vista filogenético, el primate más parecido a nosotros es el bonobo, pero desde el punto de vista comportamental podemos parecernos más a otras especies, tanto de primates como de otros órdenes.

"Los chimpacés también muestran empatía hacia los demás, y colaboran los unos con los otros para alimentarse"

decoration

–Algunos antropólogos subrayan nuestra proximidad con los chimpancés, y hacen hincapié en la violencia de estos animales para defender una supuesta tendencia violenta innata del ser humano. ¿Qué opina de esas teorías?

–Los episodios de violencia de los chimpancés tampoco son tan frecuentes, y así como tienen conductas agonísticas (agresivas), también las tienen afiliativas, sociales. Los animales sociales complejos, como son los primates y los grandes simios, necesitan resolver muchos problemas. Unas veces lo hacen de forma pacífica, y otras violenta. Los chimpacés también muestran empatía hacia los demás, y colaboran los unos con los otros para alimentarse, de modo que también podríamos recurrir a ellos para defender que los seres humanos somos buenos por naturaleza.

–¿Existe la amistad entre los primates?

–Sí, claro, existen entre ellos vínculos sociales complejos a largo plazo.

–¿Qué es lo que más nos diferencia de ellos?

–Probablemente sea la percepción del tiempo, la planificación, el hecho de vivir pensando en el futuro.

–¿Hay alguna “moraleja” que quiera transmitir hoy en su ponencia a los estudiantes del Asorey?

–Sí, me gustaría decirles que somos la única especie con la capacidad de entender el daño que le estamos haciendo al planeta. Ahora solo que tenemos que hacer algo por revertirlo.

Compartir el artículo

stats