Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La acuicultura del futuro llama a la puerta

Los representantes de Pescanova, la Xunta, el Estado y el Concello de O Grove, durante la visita a las instalaciones. Iñaki Abella

Una historia iniciada en una granja de pollos

Lo que hace medio siglo funcionaba como granja de pollos se convirtió hace cuatro décadas en un centro pionero a nivel nacional dedicado al cultivo de rodaballo en cautividad.

Aquellas instalaciones que, con el nombre de Insuíña, se situaban en el barrio de Ardia, a la entrada de O Grove, han desaparecido para siempre.

En su lugar se levanta uno de los más modernos centros de investigación y divulgación acuícola del mundo, el Pescanova Biomarine Center.

Ayer se presentó en sociedad con todo lujo de detalles y un notable desembarco de autoridades locales, autonómicas y estatales.

Unos y otros, junto a la cúpula del grupo Nueva Pescanova y firmas como Abanca, pudieron familiarizarse con estas revolucionarias instalaciones en las que seguir apostando por el rodaballo y el pulpo. Pero sin dejar de innovar en el cultivo de otras muchas especies que, a la postre, serán el sustento de la humanidad a medio y largo plazo.

La acuicultura es el futuro, y ese futuro ya está aquí. Según la FAO, el 50% de los productos del mar que se consumen en el mundo procede de dicho sector, que da empleo a 2,5 millones de personas y hace de Galicia una referencia mundial indiscutible gracias a especies como el mejillón de batea.

Lo que sucede es que a causa de factores como la sobreexplotación, el furtivismo, la contaminación, el cambio climático e incluso una deficiente gestión de bancos marisqueros –en algunas zonas–, ese porcentaje de dependencia de la acuicultura se elevará drásticamente a medio y largo plazo.

27

Nueva Pescanova inaugura en O Grove el Biomarine Center Iñaki Abella

Tanto, que en el horizonte de 2030 los expertos estiman que este sector puede generar “un volumen global de 300.000 millones de dólares en valor”.

Y en ello abunda Pescanova, que da empleo a 10.000 personas en una veintena de países europeos, africanos, asiáticos y americanos.

Llegados a este extremo, y ante la existencia de 250.000 especies marinas de las que únicamente se explotan en acuicultura 580, es cuando entra en juego la necesidad de invertir en I+D+i y seguir expandiendo el sector

A su vez, esto justifica la conveniencia e idoneidad de instalaciones como las del Pescanova Biomarine Center.

Los representantes de Pescanova presentaron ayer su nueva joya. Iñaki Abella

Un proyecto, dicho sea de paso, estratégico para el sector mar-industria y el consumidor, gestado hace muchos años y que ayer, tras superar no pocas dificultades administrativas que retrasaron su estreno, fue inaugurado oficialmente, con los honores propios de todo acontecimiento histórico y social que se precie.

Porque aún tratándose de una apuesta privada, en este caso patroneada por el grupo Nueva Pescanova, no cabe duda de que la implementación de estas instalaciones supone un fuerte espaldarazo para O Grove, Galicia y España a la hora de diseñar las hojas de ruta que cada Gobierno debe trazar para lograr esa “acuicultura del futuro” de la que cada vez se habla con mayor insistencia y convencimiento.

Un momento de la visita al Museo Pescanova Biomarine Center, que estará abierto al público. Iñaki Abella

De ahí que nadie quisiera perderse la cita y acudieran tanto representantes del sector acuícola como de las instituciones y algunas de las más importantes empresas privadas de la comunidad.

7,5 millones para otra forma de entender la relación del hombre con el mar

Unos y otros quisieron arropar al grupo Nueva Pescanova en el lanzamiento de este centro pionero de I+D+i que simboliza un nuevo modo de entender la relación del hombre con el mar y la sostenibilidad medioambiental.

Son 4.000 metros cuadrados de modernas instalaciones en los que se invirtieron 7,5 millones de euros.

Parque fotovoltaico propio equivalente a 7.000 árboles

Esto también ha permitido dotar al Biomarine Center de un parque solar fotovoltaico propio, capaz de producir unos 300.000 kilovatios por hora anuales que, a la postre, “es el equivalente a plantar más de 7.000 árboles”.

La intervención del presidente de Nueva Pescanova, José María Benavent. Iñaki Abella

Lógicamente, además de ese guiño medioambiental con el que evitar de manera drástica la emisión de CO2, el nuevo centro de referencia mundial en acuicultura dispone de unas modernas y casi secretas instalaciones –cuestión de competencia y competitividad– en las que criar en cautividad no solo especies de crecimiento contrastado e imparable en la acuicultura durante los últimos años, como el rodaballo y el emergente pulpo.

También facilitará el nacimiento, crecimiento y comercialización de otros muchos productos de atractivo comercial.

Visita guiada y elogios

Durante la visita guiada para dar a conocer las zonas de investigación –sin entrar en demasiados detalles–, desarrollo y divulgación –capitaneada por el Museo Pescanova–, nadie escatimó en elogios y buenos deseos.

Lo hicieron, por ejemplo, el presidente de la Xunta,. Alberto Núñez Feijóo, la conselleira de Mar, Rosa Quintana, y el alcalde grovense, José Cacabelos.

Jacobo Fernández (derecha). Iñaki Abella

Los visionarios de los años ochenta

Alfredo Fernández fundó Insuíña junto con Manuel Domínguez y Sergio Devesa hace tantos años ya que muchos ni se acuerdan.

Aquella piscifactoría se hizo grande de la mano del doctor Jacobo Fernández, otro meco de pura cepa que siempre pasea con orgullo el nombre de su pueblo.

Estos visionarios son, sin duda, los otros grandes protagonistas del estreno del Pescanova Biomarine Center.

La comercialización de los primeros pulpos crecidos en cautividad, el verano que viene

La inauguración del Pescanova Biomarine Center sirvió, también, para que tanto la empresa como las administraciones públicas reiteraran importantes anuncios e hicieran alguno nuevo, siempre de interés tanto para el sector del mar como para el consumidor.

La cría de pulpos en cautividad es la gran baza del Biomarine Center. Iñaki Abella

A modo de ejemplo, se recalcó que el Grupo Nueva Pescanova comercializará el verano que viene “los primeros pulpos del mundo nacidos en acuicultura”.

Será posible después de que, incluso antes del nacimiento del Biomarine Center, Nueva Pescanova consiguiera criar cefalópodo hasta hacerlo llegar a la edad adulta. Logrando, asimismo, el hito de su reproducción fuera del medio natural.

Langostinos con Microsoft

Puestos a hacer anuncios, el presidente de Nueva Pescanova, José María Benavent, incidió en el esfuerzo realizado por su compañía en materia de inteligencia artificial y big data, de aplicación a especies como el langostino para así controlar con Microsoft el cien por ciento de su procesos de obtención y comercialización.

De este modo “se garantiza la trazabilidad alimentaria y mejorar la salud y el bienestar animal”.

La vieja Insuíña, en Ardia. FdV

En relación con esta especie, abundó en que en Nicaragua, Guatemala y Ecuador, Nueva Pescanova cultiva langostino vannamei en “7.000 hectáreas de lagunas naturales que equivalen a 15.000 campos de fútbol”. De ahí la trascendencia del control informático aludido.

El consejero delegado, Ignacio González, durante la presentación. Iñaki Abella

Es, en definitiva, un paso más hacia el futuro de esa acuicultura que Pescanova decidió potenciar cuando en los años ochenta del siglo pasado se implicó al máximo en la producción de rodaballo en Galicia, “haciendo que durante algunos años fuéramos los únicos productores en el mundo y lideráramos la acuicultura de esta especie de forma global”, sentenció José María Benavent.

La recepción de autoridades, ante el edificio. arousa

Feijóo destaca el potencial de la acuicultura gellga

La acuicultura gallega generó el año pasado más de 254 millones de euros y sirvió para mantener 5.600 empleos.

Sobre todo, gracias al mejillón, que facturó en origen 101 millones de euros tras la venta de 232.756 toneladas.

De este modo Galicia ocupa una privilegiada posición mundial en la acuicultura, también evidente si se constata que produce el 20% del total del pescado y marisco criados en Europa, consiguiendo el 85% del total de la producción en España.

“Estamos hablando de una multinacional líder en la comercialización de los productos del mar que ahora pone en marcha Pescanova Biomarine Center, el primer centro privado de investigación acuícola de España y uno de los tres más importantes de Europa”

Alberto Núñez Feijóo - Presidente de la Xunta

decoration

Es evidente, por tanto, que el acuícola es un sector estratégico y de futuro en la comunidad, tal y como ayer se encargó de recordar, aludiendo a los citados datos, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

El presidente de Nueva Pescanova desvela algunos secretos al titular de la Xunta. Iñaki Abella

Lo hizo sin olvidarse de incidir en que ese futuro pasa, necesariamente, por apostar en I+D+i, como hizo Nueva Pescanova con el Biomarine Center de O Grove.

Un pueblo orgulloso de su pasado e ilusionado con su futuro

José Cacabelos, el alcalde, presentó a O Grove como un pueblo orgulloso de su pasado e ilusionado con su futuro.

Recordó los orígenes de Insuíña, el paso de los fomentadores catalanes por las fábricas de salazón y la instalación de las bateas de mejillón, reafirmando así la histórica e innegable vinculación de su municipio con el mar y la acuicultura

Ejemplo de compromiso

Fue en el acto inaugural de las instalaciones donde el titular del Gobierno gallego citó a la compañía como ejemplo de compromiso con la innovación y la sostenibilidad.

“Estamos hablando de una multinacional líder en la comercialización de los productos del mar que ahora pone en marcha Pescanova Biomarine Center, el primer centro privado de investigación acuícola de España y uno de los tres más importantes de Europa”, resaltó.

Esto lo llevó a recordar que en esta compañía se elaboran 160.000 toneladas de productos del mar desde 17 plantas esparcidas por todo el mundo, entre ellas las gallegas de Arteixo, Insuiña-Xove, O Porriño y Chapela.

De este modo, el titular de la Xunta quiso animar al conjunto del sector mar-industria a implicarse en proyectos que garanticen su continuidad futura y a favorecer a generaciones venideras.

Apoyo autonómico, a través de la Consellería de Mar

Para ello, manifestó, “el sector pesquero tiene el apoyo de la Xunta”. Sobre todo a través de la Consellería do Mar, con un presupuesto para el año que viene de casi 200 millones de euros, “lo que supone un incremento del 50% en los últimos cinco años”, espetó.

Y no solo eso, sino que “desde 2009” la Administración autonómica destinó 70 millones de euros a “apoyar la mejora de las pymes de transformación de productos del mar y de la acuicultura”.

Compartir el artículo

stats