Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arousa

Cada vez más mujeres al timón del sector acuícola

Una mujer descargando sacos de mejillón en el muelle. M. Méndez

Desde hace mucho tiempo las mujeres no se limitan a figurar en los papeles como titulares de las concesiones administrativas que trabajan sus padres, hermanos, esposos o hijos.

Lo que sucede es que ellas también llevan el timón del sector acuícola en Galicia y, en consecuencia, contribuyen de manera decisiva a que esta comunidad sea líder mundial en la materia.

Galicia despacha cientos de toneladas de mejillón e incrementa su precio en origen

Galicia despacha cientos de toneladas de mejillón e incrementa su precio en origen Manuel Méndez

De todos es sabido que son ellas las que lideran absolutamente el marisqueo a pie desde tiempos inmemoriales.

Pero también es cierto que cada vez ganan más peso como mariscadoras de a flote o rañeiras, al igual que como parquistas –en zonas tan importantes como Carril– y, por supuesto, cada vez ejercen mayor autoridad como bateeiras.

69

Descargas de mejillón en Galicia Manuel Méndez

En este último caso, hay que insistir en que no solo están para figurar, sino también para recolectar mejilla (semilla o cría) en las batidas rocas del litoral, participan en las labores de encordado, realizan los desdobles y, en definitiva, están presentes en todo el ciclo productivo.

Importantes en cada eslabón de la cadena

El papel femenino en la acuicultura es importante en cada paso del ciclo productivo. “Participamos activamente en cada parte del proceso, desde la recolección de la cría y el encordado hasta la descarga del mejillón en los puertos, para después encargarnos, también, de su depuración, transformación y comercialización, entre otras áreas de trabajo”, manifiestan.

“Estamos capacitadas para hacer cualquier tipo de trabajo y lo demostramos a diario con nuestro esfuerzo y sacrificio”, aseguran las mujeres, sabedoras de que juegan un papel cada vez más importante para que Galicia siga siendo una potencia mundial en producción de mejillón.

Dos mujeres se encargan de controlar el rendimiento del mejillón descargado. M.M.

De hecho, en Galicia hay 3.300 bateas pertenecientes a alrededor de 2.000 personas, y prácticamente la mitad son mujeres; titulares o cotitulares de las concesiones.

“Es necesario seguir trabajando para visibilizar el papel de las mujeres en todas las actividades ligadas al mar y afrontar retos como el del relevo generacional”

Rosa Quintana - Conselleira de Mar

decoration

Al igual que hay unas 715 trabajando directamente en los viveros flotantes, junto a varios miles en la industria depuradora y transformadora (conserveras).

Una joven bateeira descargando sacos de mejillón en Vilanova. M.M.

En todo el proceso

Mujeres que, completando el laboreo sobre las embarcaciones auxiliares de acuicultura, o en el emparrillado de los viveros flotantes, también se implican al máximo en el momento de descargar el mejillón en los puertos.

Una controladora de calidad de Mexillón de Galicia conversa con un comercializador mientras pesa el producto. M. Méndez

Lo hacen tanto apilando los sacos en cubierta como preparando las barcadas para las grúas, o bien trasladando la mercancía en carretillas para introducirla en los camiones, que algunas también conducen.

Una controladora de Mexillón de Galicia pesa las muestras de mejillón descargado para supervisar su rendimiento. M.M.

Al igual que participan en las descargas en condición de controladoras de calidad y rendimiento del molusco, trabajando así para diferentes asociaciones de productores, depuradoras y para el Consello Regulador que gestiona la DOP Mexillón de Galicia.

“El papel femenino también es clave tanto en los equipos directivos de las empresas de transformación como en la plantilla de producción, siendo esta solo una pequeña parte del gran valor que tiene el papel femenino en toda la cadena mar-industria"

Rosa Quintana - Conselleira de Mar

decoration

Un órgano, por cierto, presidido por una mujer, Lina Solla Sanmartín, que en su día fue la candidata propuesta por la Asociación Gallega de Depuradoras de Moluscos (Agade), ahora liderada por la viguesa María Dolores de la Torre Lamosa.

No son, ni mucho menos, las únicas dirigentes responsables de la actividad acuícola en Galicia, ya que también puede citarse a María Dolores Fernández Vázquez, que al frente de Promotora Industrial Sadense (Proinsa), en Ares-Betanzos, es una de las dirigentes históricas y más influyentes del sector bateeiro.

Imagen de archivo de una visita de la conselleira a las bateas y long-line de Proinsa, en Ares-Betanzos. Tras ella, Dolores Vázquez. FdV

Nombres a los que pueden añadirse los de otras muchas directivas mejilloneras (cada vez más) e incluso los de patronas mayores que, como Maricarmen Vales, Susana González y tantas otras, mandan en diferentes cofradías de pescadores gallegas.

Laboratorio del Intecmar.

Laboratorio del Intecmar. Abella

Sin olvidar a decenas de dirigentes en los propios pósitos, asociaciones bateeiras, empresas depuradoras, cocederos y conserveras, a las investigadoras de centros como el CIMA, el Igafa o el CSIC, ni a la que es la máxima exponente del sector del mar-industria en Galicia, la conselleira Rosa Quintana.

La conselleira Rosa Quintana (izq.) y Covadonga Salgado (directora del Intecmar) durante el proceso de toma de muestras en cuerdas de batea. Iñaki Abella

Por cierto, que al hablar de esta Consellería hay que tener muy presente que de ella depende un departamento vital para el presente y el futuro de la acuicultura, como es el Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino (Intecmar). Y claro, al frente del mismo está otra mujer, Covadonga Salgado.

Dos mujeres durante una descarga de mejillón en Vilanova. M.M.

Rosa Quintana destaca el papel femenino

Precisamente Rosa Quintana destaca el papel de las mujeres en el sector del mar y, particularmente, en la acuicultura, “una actividad en la que están presentes tanto como titulares de empresas, entre ellas bateas, parques de cultivo o plantas de depuración o transformación, como también en calidad de trabajadoras en el ámbito de la producción”, manifiesta.

Las mujeres participan en todo el ciclo productivo. M.M.

Tanto es así que, “según la encuesta de Ocupesca de 2019, más de un 20% de la población ocupada en acuicultura en Galicia son mujeres, y su presencia está en aumento”, resalta la propia conselleira.

Descarga de mejillón en Vilanova. M. Méndez

Las encargadas de tomar decisiones

Rosa Quintana –que no deja de alabar el papel desempeñado por las mujeres– y la directora del Intecmar, Covadonga Salgado, son solo un ejemplo del peso específico de las mujeres al frente del sector acuícola.

Un sector en el que también puede citarse a María Dolores de la Torre Lamosa, como representante de Agade –medio centenar de socios y 400 millones de euros anuales– o Lina Solla Sanmartín, presidenta del DOP Mexillón de Galicia.

Es evidente que las mujeres son las encargadas de tomar muchas de las decisiones más importantes.

Órganos de dirección

A su juicio, “el papel femenino también es clave tanto en los equipos directivos de las empresas de transformación como en la plantilla de producción, siendo esta solo una pequeña parte del gran valor que tiene el papel femenino en toda la cadena mar-industria, donde las mujeres somos un motor para el avance y el futuro de la actividad”.

Una "rañeira" arousana en plena actividad, en Os Lombos do Ulla. Noé Parga

En cualquier caso, “es necesario seguir trabajando para visibilizar el papel de las mujeres en todas las actividades ligadas al mar y afrontar retos como el del relevo generacional”, finaliza la titular de Mar.

Un número creciente de rañeiras

De todos es sabido que el marisqueo a pie siempre estuvo dominado por las mujeres. Pero el colectivo femenino también es cada vez más numeroso en el marisqueo a flote, tradicionalmente en manos de los hombres (rañeiros).

Ese creciente peso de las rañeiras se hace notar en actividades acuícolas como las relacionadas con el cultivo de bivalvos en los parques de Carril, al igual que sucede en la producción de mejillón y ostra en las bateas de las rías gallegas.

Una presencia que es igualmente notable entre la flota que se dedica al manejo de artes como los “miños” y a la pesca de lamprea, entre otras actividades vinculadas al mar.

Compartir el artículo

stats