Construida entre 1880 y 1890, se trata de una pieza de estilo alfonsino cuyas tablas “soportaron” el peso de la pluma de Valle-Inclán durante la redacción de “El Embrujado. Tragedia de tierra de Salnés “ y en el inicio de “La Lámpara Maravillosa”. Esa mesa, en la que el genial vilanovés elaboró su obra mientras vivía en Cambados, es desde el pasado mes de septiembre, propiedad del Concello de Vilanova que, en próximas fechas, va a iniciar su rehabilitación, una actuación encargada a una empresa especializada en la que se tratará de eliminar la carcoma y garantizar su durabilidad antes de instalarla, de forma definitiva, en el interior de la casa de O Cuadrante, el museo dedicado a la vida y obra del escritor en su tierra natal.

El alcalde de Vilanova, Gonzalo Durán, y la historiadora del arte, Alicia Padín, presentaron ayer esta adquisición justo antes del inicio de la lectura de textos de Valle-Inclán, que se celebró durante toda la jornada en O Cuadrante. La mesa fue adquirida a la familia Fraga, de Ramón Cabanillas. Pero antes de hacerlo, la mesa se sometió a un exhaustivo peritaje en el que se consiguió localizar algunas fotografías en las que aparecen varios integrantes de la familia Valle junto a la mesa, entre ellos, el propio escritor, una instantánea tomada antes de mayo de 1914. El escritorio se encontraba en su vivienda de Fefiñáns, de hecho siempre permaneció en esta casa y, en consecuencia, fue utilizado por el autor durante su estancia.

En 1912 y hasta mediados de 1913, el escritor permaneció en esa casa, concluyendo el Embrujado e iniciando La Lámpara Maravillosa.

El informe también reconoce que la pieza se encuentra en un estado de conservación bastante malo, con marcas evidentes de carcoma, fracturas y signos evidentes de uso continuado, por lo que se recomienda no solo comenzar con su restauración, sino también elegir un lugar adecuado en el interior de O Cuadrante, donde se guarden unas condiciones mínimas de humedad, luz y cuidados.

La presentación se realizó justo antes de comenzar con uno de los actos más emblemáticos de la Semana da Cultura, la lectura de textos del escritor, que se realizó sobre la misma mesa. En esta ocasión, la obra elegida fue “Los cuernos de Don Friolera”, una obra de teatro de la que se celebra este año el centenario de su publicación.

La obra se publicó por primera vez en 1921 por entregas y en 1925 en un único tomo. Aunque fue prohibida durante el franquismo, Juan José Alonso Millán la pondría en escena en Murcia a puerta cerrada en 1959.