Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cáritas atiende en Arousa a 50 personas sin hogar cada mes

Este año no se celebrará la tradicional lectura del manifiesto con motivo de la pandemia. Iñaki Abella

Cáritas Interparroquial de Arousa celebra el domingo el Día de las Personas sin Hogar, este año bajo el lema “¿Sin salida? Perdidos en un sistema de protección social que no protege. Digamos basta. Nadie sin hogar”. Al igual que en 2020, con motivo de la pandemia de COVID no habrá lectura pública de manifiesto, pero sí otras actividades como acciones de sensibilización en los colegios proporcionando al profesorado material de la campaña para trabajar en el aula y una exposición que han elaborado personas sin hogar que han pasado por la casa de acogida de San Cibrán.

Comedor social y casa de San Cibrán

Según los datos facilitados por la ONG religiosa, en Arousa atiende mensualmente a una media de cincuenta personas sin hogar. Muchas de ellas, unas treinta, se alimentan cada día en el comedor social de la Praza da Constitución, donde se sirven unos mil menús al mes.

Hombre de 40 a 60 años sin ingresos

Con respecto al perfil de los usuarios del comedor, responde a un hombre de entre 40 y 60 años, de nacionalidad española, soltero, parado de larga duración y sin ingresos. Los servicios de higiene personal, lavandería y ropero también son utilizados por las personas sin techo.

Otro de los recursos esenciales de Cáritas en Arousa es el Centro de Inclusión Social-Acogida Básica de San Cibrán, donde este año han vivido dieciséis personas con edades comprendidas entre los 6 y los 61 años, tanto hombres como mujeres.

En este caso el perfil de los usuarios es muy diverso, por lo que “no podemos avanzar una realidad homogénea”, señalan desde la entidad social.

Este centro de acogida temporal pionero en Galicia ha dado cobijo desde su apertura en el año 2005 a un total de 261 personas sin hogar, desde bebés y niños hasta adultos de hasta 64 años. Y es que han vivido en las instalaciones de San Cibrán tanto personas solas como unidades familiares que no tenían vivienda.

El COVID ha agudizado los problemas

La pandemia de COVID ha agravado “aún más las dificultades permanentes que tienen estas personas para acceder a los derechos fundamentales”, advierten desde Cáritas Interparroquial de Arousa, donde han sido testigos “de primera mano” de “cómo las personas más excluidas se quedaron fuera de muchas de las medidas de protección social y sanitaria”. La brecha digital para acceder a ellas es uno de los grandes problemas.

Compartir el artículo

stats