Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La conservera Thenaisie se salva, sus trabajadores no

Una de las protestas convocadas en defensa de Thenaisie Provote. Noé Parga

Una oferta inicialmente superior a los tres millones de euros a la que se suman casi 2,2 millones más destinados a comprar maquinaria. Esa es la propuesta de la firma Tomás Guillén que le ha servido para quedarse con la conservera Thenaisie Provote, en la que se compromete a mantener 19 de los 120 puestos de trabajo y donde tratará de reflotar un proyecto y unas marcas que llevan meses agonizando.

El sindicato CIG lo confirma y da así por finalizado el conflicto sociolaboral originado en torno a Thenaisie Provote, con factoría en O Grove y centro logístico en Mos.

El dinero antes que el empleo

Lo hace en base al auto judicial dictado la semana pasada que inclina la balanza a favor de Maquinaria Tomás Guillén, aunque lamentando que “se hace más en base a cuestiones económicas que pensando en los empleos”.

Para explicar este punto y final a un largo y complejo proceso, la sindicalista Rosa Abuín argumenta que “se adjudicaron las unidades productivas de O Grove y Mos” y que en el auto “se dice que tanto esta oferta como la presentada por Canet Ferrero Inversiones tenían la suficiente solvencia económica e iban a mantener tanto las unidades productivas como la mayor cantidad de puestos de trabajo posible”. 

“Es la oferta que menos nos gustaba y la peor a nivel social, porque es la que menos puestos de trabajo mantiene y, sobre todo, porque va a tener la fábrica cerrada un año para acometer las reformas necesarias”

decoration

Pero finalmente “se decantan por la de Tomás Guillén porque es la que más dinero puso sobre la mesa”, incide la sindicalista.

Otra multitudinaria muestra de apoyo en O Grove a la conservera Thenaisie Provote Muñiz

Así pues, tras lamentar nuevamente que no se tuviera en cuenta “lo que significaba socialmente la oferta de Canet Ferrero Inversiones, porque mantenía 71 puestos”, destaca que “la presentada por Conservas Rías Baixas respetaba 77 empleos” y que “la de Guillén se limita a 19”, catorce en la villa meca y cinco en Mos.

Acto seguido detalla que “la oferta de Canet era de 2,2 millones, frente a los 2,5 millones ofertados inicialmente por Tomás Guillén, que finalmente se quedó en algo más de tres millones de euros”.

Esa es la propuesta que acepta el auto, deteniéndose la jueza a valorar que “Tomás Guillén presentó en su plan de futuro para la empresa un compromiso de invertir 2.176.745 euros para renovar la maquinaria”, aunque bien es cierto que “sin que exista ninguna garantía de que esto vaya a suceder”.

Una de las protestas desplegadas en O Corgo. FdV

Ningún aval

Dicho de otro modo, que “se le da un mes para completar la venta directa y todo lo demás se queda en una cuestión de fe, pues dado que no se le pidió ningún aval solo nos queda confiar en que, efectivamente, el adjudicatario vaya a destinar esos 2,2 millones de euros que ofreció para modernizar la empresa y que le sirvieron para hacerse con la adjudicación”, reflexionan la CIG y el comité de empresa.

5

Thenaisie entra en una semana clave para resolver el conflicto Faro de Vigo

Ante esto, se comprometen a velar para que esa inversión se lleve a buen término y resumen la situación actual diciendo que “Thenaisie no se cierra”.

Triunfo agridulce

Aunque lejos de ser ésta una victoria contundente, lo interpretan como un triunfo agridulce, ya que “120 trabajadores se van al paro y se empiezan a negociar ya los EREs de extinción, dejando los contratos subrogados de esos 14 trabajadores de O Grove y 5 de Mos, cuyo futuro desconocemos”.

Cuestión de fe, y de tiempo

Trabajadores y sindicalistas hacen todo tipo de especulaciones al hablar sobre la adjudicación de Thenaisie Provote. 

Dicen, por ejemplo, que “ni siquiera se garantizan las condiciones laborales actuales, sobre todo en el caso de la plantilla de Mos, ya que sus trabajadores incluso pueden ser trasladados”.

A lo que añaden que “el tiempo dará y quitará razones, y ojalá esto salga bien, pero también puede suceder que Tomás Guillén desarrolle su plan y después venda la empresa, o bien que se especialice en determinados productos, como los delicatessen”.

Es por ello que “deseamos que cumplan lo prometido en el juzgado y se respete el auto dictado por la jueza, porque las cosas que se dejan a la improvisación, como sucede en este caso, no nos gustan”, reflexionan.

Al igual que asumen que “no nos queda otra que creer en que Thenaisie pueda volver a ser dentro de un año una empresa de futuro y una referencia del sector con una plantilla que pueda ampliarse”.

23

O Grove vuelve a salir a la calle en defensa de Thenaisie Provote Faro de Vigo

Tanto en CIG como en el comité de empresa concluyen que la ganadora del concurso “es la oferta que menos nos gustaba y la peor a nivel social, porque es la que menos puestos de trabajo mantiene y, sobre todo, porque va a tener la fábrica cerrada un año para acometer las reformas necesarias”.

Su temor, aducen, es que “tal y como está redactado el auto no tenemos garantías de nada, y tal y como están las cosas en el sector, un año puede suponer una pérdida importante de cuota de mercado”.

"Solo nos queda esperar, pero hoy estamos todos despedidos"

“Solo nos queda esperar a que pase el tiempo y tener esperanza”, indicaban esta mañana los trabajadores de Thenaisie Provote antes de reconocer que “en la plantilla estamos cansados y agobiados después de tanto tiempo”.

Tras lamentar “no haber podido salir antes de este conflicto”, los trabajadores resaltan que “lo único cierto es que hoy estamos todos despedidos, por eso ahora solo nos queda afrontar una etapa de esperanza, confiando en que la oferta de Guillén se haga realidad y en el futuro pueda contratar a más gente”.

En relación con esto, no dudan en señalar que “el hecho de que se acepte la oferta que menos empleos mantiene deja claro que los intereses que primaron en el concurso fueron los bancarios, sin tener en cuenta que en una de las ofertas se ahorrarían 71 indemnizaciones económicas por el despido de otros tantos trabajadores; pero no se hizo esa valoración”.

Muy por el contrario, “apostaron claramente por el dinero, porque las otras dos ofertas subrogaban todos los contratos y mantenían la reparación progresiva de la empresa; una vez más las instituciones dieron prioridad al dinero y se olvidaron de los trabajadores”, sostiene la plantilla ligada al sindicato CIG.

Compartir el artículo

stats