Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nuevo récord en Galicia: 46 ballenas alimentándose juntas

Ballenas estudiadas por el BDRI cuando se alimentaban muy cerca de la costa de las Rías Baixas, el sábado pasado. BDRI / Balaenatur

A pesar de haberse superado el verano, y cuando los rigores otoñales empiezan a hacerse notar y complican la navegación, la comunidad científica que estudia a los cetáceos en Galicia no deja de trabajar ni de llevarse gratas sorpresas con ellos.

Y si no que se lo pregunten al puñado de privilegiados investigadores y/o alumnos del Instituto para el Estudio de los Delfines Mulares (BDRI) que el sábado pudieron disfrutar de la que está considerada la mayor agregación de ballenas vista en las Rías Baixas, al menos desde que hace 36 años se cazó la última.

Después de que la semana anterior este mismo centro pudiera estudiar un total de 77 ejemplares en cuatro jornadas de trabajo, esta vez fueron casi medio centenar los localizados a bordo del barco del BDRI, que dirige Bruno Díaz López y que, como en esta ocasión, hace un estrecho seguimiento de los mamíferos marinos que llegan a la costa gallega.

Lo hace, cabe recordar, al abrigo del proyecto “Balaenatur”, financiado por el Ministerio para la Transición Ecológica a través de la Fundación Biodiversidad con el objetivo de conocer los hábitos de los rorcuales y, sobre todo, ver cómo les afecta el cambio climático.

Una ballena azul se da un festín cerca de Ons FdV

La majestuosa ballena azul

Esa investigación del BDRI que avala el Gobierno de España se centra, sobre todo, en la popular ballena azul, que de un tiempo a esta parte no deja de acercarse a la costa de Galicia para alimentarse; cada año en mayor número.

Ballenas avistadas por el BDRI el sábado. BDRI / Balaenatur

De ahí la importancia de haber localizado y estudiado a dos ejemplares de esta especie (Balaenoptera musculus), también conocida como rorcual azul, durante la jornada del sábado.

Aunque lo que más llama la atención esta vez es la gran agregación ballenera de la que formaban parte, conformando una “familia numerosa” en la que había, al menos, otros 44 rorcuales, estos comunes (Balaenoptera physalus), también llamados ballena de aleta.

“Estas agregaciones no hacen más que mostrar un restablecimiento de su comportamiento natural y la progresiva recuperación de la especie”

Bruno Díaz López - Director del BDRI

decoration

 

En menos de 50 kilómetros cuadrados

El propio Bruno Díaz destaca la trascendencia de este “nuevo récord de una agregación de ballenas”, localizadas mientras se alimentaban “en un área de menos de 50 kilómetros cuadrados” que, si bien puede parecer un vasto territorio, no deja de ser un espacio minúsculo e insignificante en medio de la inmensidad del océano.

Y allí estaban el sábado, frente a las Rías Baixas gallegas, esas 46 ballenas ahora incluidas en la base de datos del BDRI y “Balaenatur”, contribuyendo así al mejor conocimiento de la especie a nivel mundial, ya que los datos obtenidos son compartidos con entidades y organismos de otros países para, entre otras razones, conocer mejor las rutas migratorias de los grandes cetáceos.

40

Diario de a bordo en el "Chasula": aves pelágicas, delfines y ballenas azules Manuel Méndez

La especie más cazada hasta finales del siglo pasado

Aprovechan en el BDRI para recordar que el rorcual común fue la especie más castigada por la caza ballenera en aguas gallegas hasta finales del siglo pasado, “viéndose su número reducido de forma drástica”.

De ahí que el director del centro de estudio de los mamíferos marinos, con sede en O Grove, llegue a la conclusión de que “estas agregaciones no hacen más que mostrar un restablecimiento de su comportamiento natural y la progresiva recuperación de la especie”.

Son, concluye Bruno Díaz López, “esperanzadoras noticias” que están siendo documentadas en esta segunda edición del “Balaenatur” sobre las que tendrá oportunidad de hablar este doctor en Ecología durante el “Foro Mar”, que se celebrará el 11 de noviembre en Cambados a instancias de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) y que, entre otros aspectos, abordará el de la sostenibilidad medioambiental.

Compartir el artículo

stats