Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Floristerías y viveros achican sus ganancias para atenuar la subida de precios en Difuntos

Una de las socias de Colín, ayer, en su establecimiento de Vilagarcía. | // NOÉ PARGA

El encarecimiento de la vida y la crisis de las materias primas afectan a prácticamente todos los ramos de la economía, y el vinculado a la producción y comercialización de flores también los está padeciendo, con incrementos en el precio de determinadas plantas de importación de hasta el 40 por ciento. No obstante, estos aumentos no repercutirán en su totalidad en el consumidor final, puesto que viveros y floristerías han decidido achicar un poco sus márgenes empresariales para que el precio final sea lo más ajustado posible.

“La margarita de importación ha subido en torno a un 40 por ciento, pero nosotras no queremos subir mucho el precio final porque nos parece que se haría muy cara”, afirma María del Carmen Miguéns Navia, una de las dos socias de Colín, una floristería situada en Rubiáns (Vilagarcía). A modo de ejemplo, afirma que si el año pasado el precio medio de las margaritas rondaba los cinco euros, este año se situará en torno a los seis.

Viveros y floristerías afrontan uno de los momentos más importantes del año en cuanto a ventas, como es la festividad de Difuntos. Y si el año pasado tuvieron una campaña marcada por la incertidumbre y el COVID, este año deberán sortear el fuerte incremento de precios que ha experimentado la flor por varios motivos.

Rogelio Vieites Paz, ayer, en su plantación de “eucaliptus cinerea”. | // NOÉ PARGA

Rogelio Vieites Paz, de As Sinas (Vilanova) explica que, “este año estamos empezando a recuperar la normalidad en cuanto a producción, pero aún nos falta un pequeño ajuste para llegar a los niveles de antes de la pandemia”. Algunos productores han cosechado menos, por temor a que el coronavirus dé una vuelta de tuerca y arruine una vez más sus plantaciones, como les sucedió en la primera mitad de 2020. Por ello, de entrada, hay menos mercancía en el mercado español, que se nutre de países como Colombia, Ecuador o Sudáfrica.

Otro aspecto a tener en cuenta es que el alza del precio de los combustibles ha disparado el coste de los transportes por avión. En consecuencia, Vieites estima que rosas o claveles verán incrementados sus precios en los mercados intermedios en torno a un 20 por ciento.

Rosas y crisantemos se venderán por Difuntos a un precio medio de 2,50 euros la unidad

decoration

Pero, como en el caso anterior, el productor y comercializador arousano descarta que estas subidas se trasladen al consumidor final. “Todos tendremos que reducir un poco nuestros márgenes de beneficio para que el precio en el punto de venta final no se dispare”, plantea Rogelio Vieites.

Asimismo, hay carestía de materias primas. María del Carmen Miguéns asegura que los productores con los que trabaja ella están plantando menos porque sus proveedores de Holanda les están enviando menos pies; y Rogelio Vieites sostiene que el precio del plástico ha subido un 50 por ciento, lo cual al final también repercutirá en mayor o menor medida en el bolsillo del consumidor.

Precios medios

Los clientes más previsores ya han acudido a sus floristerías de confianza para realizar sus encargos para Difuntos. De todos modos, el grueso del trabajo de la campaña empezará a principios de la semana próxima (quedan 12 días para Todos los Santos, que este año cuadra en lunes).

Los comerciantes consultados estiman que el precio medio del ramo de margaritas se situará este año en torno a los seis euros (el año pasado costaba una media de cinco); las rosas saldrán a una media de 2,50 euros (por dos euros en 2020); y también está previsto que la bola grande de crisantemo ronde los 2,50 euros, unos 50 céntimos más que hace un año.

Carmen Miguéns y Rogelio Vieites coinciden en que hay menos mercancía, pero que no se espera que haya falta casi total de ninguna flor en concreto. Eso sí, no habrá de todas por igual. “A nosotras nos han dicho que va a haber poca rosa blanca”, remachan en Colín.

Una treintena de tiendas de flores en O Salnés

En O Salnés hay algo más de una treintena de floristerías. Por municipios, donde más tiendas hay es en Vilagarcía, con una decena. Algunos de estos negocios ejercen la venta en las plazas de abastos, y en los últimos años se han popularizado las que realizan entregas a domicilio mediante empresas como Interflora o Teleflora. En la comarca arousana hay también viveros, como es el de Rogelio Vieites.

Él dispone de flor, aunque dedica una parte muy significativa de su producción al cultivo de “verde”, que son aquellas especies utilizadas en la confección de los ramos, como pueden ser la tuya o el “eucaliptus cinerea”, una variedad que está siendo muy demandada actualmente. En algunos casos, los viveristas compatibilizan esta actividad de producción con la venta al público general.

Mercados en Cambados y Vilagarcía

Durante las vísperas de Difuntos hay tanto trabajo que algunos ayuntamientos idearon hace unos años los mercados o ferias de las flores, para reunir en ellas a un grupo de vendedores y facilitarles las cosas tanto a estos como a sus clientes. Estos mercados se hacen en poblaciones como Vilagarcía o Cambados.

Este último es el más grande de la comarca, y este año se trasladará a la plaza de Fefiñáns, donde se van a congregar 24 puestos de venta. También seguirán funcionando las floristerías convencionales, así como los puntos de venta en los mercados ambulantes.

Compartir el artículo

stats